Deportes Las noticias

Y Pedroso gritó: “Dale intensidad, Ana, y vamos ‘pallá’”

Peleteiro, feliz con su medalla de plata.
Peleteiro, feliz con su medalla de plata.ALEKSANDRA SZMIGIEL / Reuters

Jorge Ureña y Ana Peleteiro, de oro en Glasgow hace dos años, salieron de plata de Torun, lo que, dado el terremoto que sufren las costumbres, las rutinas y la humanidad en el año y más de la pandemia, está mejor que bien. Su rutina de trabajo, sus dudas, su soledad, han sido diferentes, pero eso no ha alterado su ADN de campeones, de competidores natos, como Ureña, que, saliendo de una lesión reciente, solo cede ante el intocable Kevin Mayer; como Peleteiro, que dos años más tarde planta cara a todas y compite como nunca.

Con el oro de Husillos en 400m la víspera, y con los bronces de Jesús Gómez en el 1.500 el viernes y el de Adel Mechaal en los 3.000m del domingo, en los que junto a Mohamed Katir actuó de escolta en la marcha triunfal de la coronación doble del soberbio Jakob Ingebrigtsen, el atletismo español se va de Torun con cinco medallas (décima en el medallero liderado por Países Bajos), a las que hay que sumar los cuartos puestos importantes de los recién llegados Katir (3.000m) y Asier Martínez (60m vallas) y de la perseverante Marta Pérez en 1.500m, el quinto de Esther Guerrero en los 1.500m y los séptimos de Belén Toimil, y su récord de peso, y Fátima Diame en longitud, y el octavo de Lucía Rodríguez en 3.000m. Con los ocho finalistas, España asciende al quinto puesto en el ránking y descubre a una nueva generación de atletas, sobre todo las mujeres del medio fondo, que compiten como los juveniles, al asalto siempre, sin miedo a fallar.

La gallega Ana Peleteiro se considera africana de sangre, sin más, pero seguramente sabe que su alma es cubana, o, por lo menos, compite como una cubana, como su entrenador Iván Pedroso, especialista en dar siempre la estocada en el sexto salto, el último, cuando los rivales (Yago Lamela, entonces) ya empezaban a pensar en su botín, y así Peleteiro compite en el triple de Torun. Queda un intento y su mejor marca hasta el momento, 14,34m, solo le permite ser cuarta. El oro está en los 14,53m con los que Patricia Mamona acaba de batir el récord de Portugal. La plata, un centímetro más abajo, los 14,52m de la alemana Neele Eckhardt. Peleteiro no está en una forma tan brillante como hace dos años cuando saltó 14,73m en Glasgow, pero está mejor que esos 14,34m. De eso está seguro Pedroso, quien piensa que algo se le está escapando. Y solo en el quinto salto, explica por teléfono desde Torun el cubano, se da cuenta, se da un golpe en la frente por tonto y le vocea a la atleta: “Lo hemos estado haciendo mal, tienes que meter el pie de otra manera, así, dale intensidad y vamos pallá”. Donde no llega la forma llegan la técnica y llega el coraje, y llega Peleteiro, que en su último salto llega a 14,52m, dos centímetros corta para el oro pero suficientes para la plata, pues su segundo salto es más largo que el de la alemana a la que empata. “No me voy como si hubiera perdido”, dijo la gallega. “Luché hasta el final y conseguí la mejor marca del año pese a haber estado lesionada bastante tiempo. Demostré que soy muy buena competidora, y, encima, mi entrenador está muy contento conmigo. El verano será mejor, seguro”.

“Lo importante, y por eso estamos supercontentos, es que lo sacó”, dice Pedroso. “Y yo siempre confié en que lo sacaría”.

Unos últimos 1.000m en 2m 21,51s le bastaron a Jakob Ingebrigtsen para ganar los 3.000m (7m 48,20s), su cuarta carrera en cuatro días, su segunda final, su segundo oro, y cumplir con su objetivo de Torun de salir como el más premiado de todos. En la carrera, como en los 1.500m, los atletas españoles no pudieron sino ser sus guardias de corps, una escolta que persiguió por la pista al noruego de 20 años con la esperanza de poderle superar en los últimos metros. Más valiente en los 3.000m fue el debutante Katir, que se pegó como una lapa cuando cambió el noruego y no pudo evitar despegarse, ya agotado, con el último cambio del jovencito. Su agotamiento lo aprovecharon dos veteranos expertos, el belga Isaac Kimeli, un realista que salió solo pensando en ser segundo (”y en la carrera iba rezando para que, por favor, el noruego bajara el ritmo, y segundo acabó, y el catalán residente en Estambul Adel Mechaal (donde recibe los entrenamientos que le programa Antonio Serrano), quien con los pies en la tierra ahorró todas sus fuerzas para superar a Katir en la última recta y conseguir, así, su segunda medalla en un Europeo indoor, un bronce tras el oro de 2017.

¿Agradeció Ingebrigtsen su trabajo a sus escoltas? Más bien no. La misma ironía que usó su hermano Henrik en las redes para llamar cobarde al polaco Marcin Lewandowski (el del oro de ida y vuelta con la descalificación-recalificación del joven noruego) por borrarse de los 3.000m a los que se había apuntado (“¿asustado de @jakobing?”) la utilizó Jakob en la zona mixta cuando comentó, “me ha sorprendido que mis rivales me dejaran ir a mi aire, sin interrumpirme”, recordando que su descalificación frustrada de los 1.500m se debió a que él intentó apartar a un rival que iba delante y le cerraba el paso. “Mañana mismo volveré a los entrenamientos”, anunció. “Creo que puedo ser aún mejor. Siempre quiero ser el mejor y el más rápido, y en Tokio aspiro a ganar los 1.500m”.

Leave a Reply