Las noticias

Viaja en el tiempo jugando como nuestros abuelos

Estos días que tenemos a nuestros abuelos tan presentes, hemos querido rendirles un homenaje aprendiendo a qué jugaban cuando eran pequeños. Así que hemos recurrido a un especialista en juegos tradicionales, Oriol Ripoll, para que nos ayude a hacer memoria y, de paso, nos dé pistas para recuperar esos juegos que teníamos olvidados. Una de las ventajas de los juegos de toda la vida, nos cuenta, es que “utilizan materiales que se encuentran fácilmente en el entorno y que en algunos casos representan o explican aspectos de la vida cotidiana”. ¿Y tú, qué juegos de tu infancia estás compartiendo con tus hijos?

PARA MOVERSE (UN POQUITO) LAS CHAPAS

A mediados del siglo XX, con la aparición de las chapas de refrescos y la popularización de las carreras de coches o de bicicletas, aparecieron las carreras de chapas. Para jugar, simplemente se necesita dibujar un circuito (se puede hacer con una hoja de papel grande o con cinta adhesiva pegada en el suelo o tizas) y chapas de refresco que se llenan de plastilina para que pesen más. Los jugadores por turnos hacen avanzar su chapa intentando que no salga fuera del circuito. Gana el primero que llega a la meta. Pero hay muchos juegos más que nos proponen en esta web llamada El mercader de los juegos, descúbrelos. En instagram se ha puesto de moda un hastag para esta cuarentena #carrerasdechapas

UNA RECETA LÚDICA: CARRILLAS, JUGANDO CON ALMENDRAS, NUECES O CASTAÑAS

A finales del siglo XVII, el sevillano Rodrigo Caro escribió un libro de juegos de la época y los comparaba con los que aparecen en la literatura clásica griega o romana. Un apartado especial son los juegos con almendras. Siguiendo esta tradición, en el Bierzo se juega a carrillas, donde se colocan tres almendras, nueces o castañas juntas y una cuarta encima de ellas. Se lanza otra almendra desde una distancia marcada con la intención de dar solo a la que está encima.

PARA PENSAR JUEGOS DE PALABRAS: XARADES

Los juegos con palabras tienen un papel importante en el repertorio tradicional. Francesc Maspons i Labrós escribió en el siglo XIX Jocs d’infants, un repertorio de juegos donde aparece xarades. Se forman dos equipos. Un equipo escoge una palabra que se pueda dividir en dos fragmentos con sentido (por ejemplo cara-col, libre-ría o con licencia azul-lejos). Después representan cada parte por separado y toda la palabra con mímica. El otro equipo deberá adivinarla.

EL PAÍS SE QUEDA EN CASA

Actividades, planes y experiencias en familia o en solitario para hacer llevadero el confinamiento.

UNA MANUALIDAD: UNA DE CARTAS CON LA MONA

La mona es un juego tradicional con cartas. Se elimina de la baraja una carta y se mezclan el resto y se reparten entre todos los jugadores. Cada jugador mira cuántas parejas del mismo número tiene y las elimina. Después, por turnos, cada jugador roba una carta a la de su izquierda y si forma una pareja con alguna de la mano, las elimina. Como hay una carta desaparejada, pierde el último jugador con una carta en la mano. Y si le quieres dar una vuelta de tuerca puedes crear tu propio juego de cartas como @anitadiamantes con su hijo Hugo.

IDEAS PARA PROFES: PRACTICA MATES CON LA MORRA

La morra es uno de los juegos tradicional que jugaban los romanos, y que aún se juega en Sant Carles de la Ràpita y en diferentes pueblos de Teruel. Dos jugadores esconden el puño en la espalda. Sacan la mano extendida a la vez mostrando un número de dedos y, simultáneamente, dicen cuánto creen que suman las dos manos. Cada acierto es un punto y gana quien llega antes a una puntuación determinada previamente.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply