Las noticias

Valencia: 1.300 rastreadores y la incidencia más baja

Varios operarios precintan unos columpios en un parque de Valencia el 18 de septiembre.
Varios operarios precintan unos columpios en un parque de Valencia el 18 de septiembre.Ana Escobar / EFE

La incidencia del coronavirus en la Comunidad Valenciana es la más baja de España en la actualidad. Los 108 casos por 100.000 habitantes acumulados en los últimos 14 días la sitúan en la cola de contagios, junto a Canarias, a mucha distancia de Madrid (784), la más afectada, según los datos de este martes del Ministerio de Sanidad. Y la evolución solo de la última semana mejora sus cifras. ¿A qué se debe este comportamiento del virus en una autonomía que hace menos PCR que otras y tiene áreas metropolitanas densamente pobladas como Valencia y Alicante-Elche?

En gran medida se debe al trabajo de los 1.300 rastreadores, que se incrementarán en 150 más con la total incorporación de los militares, según coinciden varios expertos y la responsable sanitaria de la Generalitat. La autonomía, de cinco millones de habitantes, cuenta con el mayor número de rastreadores de España y defiende la importancia de la detección y seguimiento de los brotes más que la realización masiva de PCR. La tasa valenciana de estas pruebas (161 por cada 1.000 habitantes) está por debajo de la media española (198). Sin embargo, el 4,7% de las camas hospitalarias valencianas y el 8% de las camas UCI están ocupadas por enfermos de covid-19 frente al 9,6% y el 18% del promedio nacional.

Ildefonso Hernández, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, Salvador Peiró, director de Investigación del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de la Generalitat, y Ana Barceló, consejera de Sanidad, subrayan que hay más factores importantes, y nunca se puede descartar el componente del azar ni que las cosas puedan cambiar, pero insisten en que los datos refrendan la importancia de seguir la cadena de contagios. La pandemia, en cualquier caso, no da respiro y este martes se registraron 903 nuevos positivos, lo que eleva a 6.114 los contagios activos valencianos.

″Creo que el trabajo de rastreo es muy bueno, dentro de lo que se puede hacer. Desde la última semana de junio hasta el 20 de septiembre se había detectado casi un millar de brotes en la Comunidad Valenciana. Y eso, que muchas veces se pone como negativo en titulares, en realidad, es positivo porque demuestra la capacidad de detectar y seguir los contagios. En Madrid, por ejemplo, se registraron en el mismo periodo 185 brotes”, asegura Peiró. “Aquí se hizo una inversión pública en Salud Pública en los años ochenta y noventa que, algo vetusta, se mantiene, con mucha cercanía en los servicios responsables del control epidemiológico. Hay muchas cosas que mejorar, pero se detectan brotes y se conocen las cadenas de transmisión en muchos casos”, señala Hernández, que forma parte del comité científico que asesora al presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, al igual que Peiró.

El epidemiólogo Alberto Infante, profesor del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, incide en que hay varios factores que explican la evolución favorable de la situación epidemiológica, entre ellos tener un buen sistema de rastreo como se ha demostrado en Alemania. “Y en Valencia hay más rastreadores que en otras comunidades autónomas. Ahora bien, ningún factor aislado explica por sí solo las grandes diferencias, se ha de acompañar con otras medidas que se mantengan en el tiempo. En Valencia el rastreo opera a su favor”, afirma.

“Un elemento muy importante es la coordinación entre salud pública y atención primaria, que es fundamental. Cuando hay un contagio, atención primaria estudia los contactos de los convivientes, y salud pública el de todos los contactos sociales, junto con los servicios de prevención de riesgos laborales de las empresas. Ahora se ha sumado el Ejército, que rastrea los contactos que les remite salud pública cuando se amplía la exposición”, explica la consejera. “Desde que se levantó el estado de alarma, se han detectado 1.054 brotes, de los que se han cerrado el 86% y quedan activos 157”, añade la consejera que tiene varios frentes abiertos entre los sanitarios. Los médicos de atención primaria denuncian el sobreesfuerzo y la necesidad de más profesionales. Este martes, Barceló les transmitió la intención de pagarles un complemento y de contratar excepcionalmente a diplomados y licenciados, entre otros, gracias al decreto ley del Gobierno que lo permite, como en el estado de alarma. Los MIR siguen de huelga desde hace dos meses.

El “populismo” de las PCR

La consejera de Sanidad, Ana Barceló, se defiende de las críticas por la realización de menos pruebas PCR por habitante que otras autonomías: “Hacemos las que debemos hacer, no las hacemos de manera masiva. Prueba de ello es que de las 56.000 PCR que hicimos entre el 18 y el 24 de septiembre, el 8% dio positivo, frente al 20,7% de Madrid, por ejemplo, según el ministerio. Y en el estudio de seroprevalencia, solo el 4% de los valencianos había pasado la enfermedad”.

“Hay mucho populismo en esto de las PCR. Hay que hacerlas con inteligencia, allí donde son necesarias, si no, no sirven de nada y pueden causar más confusión que ayuda. Pueden crear falsos positivos y falsos negativos. Es muy importante el aislamiento y seguimiento posterior”, apunta Ildefonso Hernández, opinión que comparten Salvador Peiró y Alberto Infante. Este última se inscribe en la filosofía de una política selectiva, tanto de los confinamientos, en los que hay que pactar y dar alternativas a la ciudadanía, como en la realización de test de PCR. Y pone de ejemplo el caso de Barcelona que este verano tuvo una alta incidencia y se pudo contener de esa manera selectiva de actuar.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Descárguese la aplicación de rastreo para España

Buscador: La nueva normalidad por municipios

Guía de actuación ante la enfermedad

Leave a Reply