Las noticias

Val Kilmer y las huellas que el cáncer le ha dejado

Val Kilmer, de 60 años, sigue teniendo muy presente su batalla contra el cáncer y revela que su familia le instó para que no dejara la quimioterapia a pesar de que iba en contra de sus creencias. El actor hizo público su diagnóstico de cáncer en 2017, después de negar inicialmente las noticias de que estaba enfermo. La estrella de Top Gun se sometió a cirugía y posteriormente a quimioterapia en 2014, dejándole con un tubo de traqueotomía y otro de alimentación. En una entrevista con la revista The New York Times, el actor ha contado cómo echa de menos comer alimentos y suele ver programas de cocina.

Kilmer, que sigue las creencias de la fe de la Ciencia Cristiana —fundada por Mary Baker en Boston en 1879—, ha desvelado que decidió seguir adelante con la quimioterapia a pesar de ir en contra de sus creencias religiosas, que sostienen que la oración es más efectiva para la curación física cuando no se combina con la medicina. Este punto de vista no fue compartido por su exesposa, Joanne Whalley, de 58 años, ni por sus dos hijos Jack, de 24 años, y Mercedes, de 28.

“Simplemente no quería experimentar su miedo, que fue profundo”, explicó Kilmer, insinuando que fue su familia quien lo instó a buscar ayuda médica. “Hubiera tenido que irme pero simplemente no quería estar sin ellos”.

Kilmer descubrió que tenía un bulto en la garganta cuando estaba de gira con su espectáculo Citizen Twain en Nashville en 2014. Más tarde fue diagnosticado de cáncer de garganta, después de tener síntomas y despertarse en un charco de su propia sangre. Lo ha contado en sus nuevas memorias, I’m Your Huckleberry, donde relata esos días aciagos: “Una noche, de repente, desperté vomitando sangre, que cubrió la cama como si se tratara de una escena de El Padrino”, ha publicado la revista People. El actor llamó a su amiga Cher —quien había sido su pareja a principios de los años ochenta y que le invitó a mudarse con ella cuando supo que se encontraba enfermo— y cuando llegó el médico, se dio cuenta de que Cher estaba realizando un escáner del facultativo; luego le dijo que era tan guapo como Gregory Peck. “A pesar de estar cubierto de sangre, conseguí llamarle la atención moviendo mis cejas”, cuenta Kilmer, ahora en tono divertido.

El actor, sin embargo, no fue siempre tan claro sobre su enfermedad y en el pasado dijo que no había tenido la enfermedad cuando su amigo Michael Douglas habló sobre sus problemas de salud en 2016. Sobre el incidente, Kilmer explicó: “Dijeron que negaba que tenía cáncer, pero es que cuando me lo preguntaron, no tenía cáncer.”

Después de su diagnóstico en 2014, Kilmer fue operado y comenzó como quimioterapia y radiación. Sin perder su sentido del humor, la estrella de Top Gun bromeó diciendo que “se parecerá a Orson Welles” cuando coma de nuevo, e hizo un gesto de palear comida con los brazos.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply