Las noticias

Una treintena de policías alemanes, suspendidos de servicio por compartir imágenes ultraderechistas

El ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul, en febrero del año pasado en Bochum.
El ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul, en febrero del año pasado en Bochum.FRIEDEMANN VOGEL / EFE

Una unidad de policía infestada de ultraderechistas en el oeste de Alemania. Hasta 29 policías de Renania del Norte-Westfalia han sido suspendidos de servicio acusados de propagar mensajes con contenidos neonazis durante años, según informaron las autoridades del Estado federado. Una imagen de Hitler, otra de un refugiado en una supuesta cámara de gas u otra más de disparos a personas negras forman parte de las escenas que intercambiaban en al menos cinco chats. El ministro de Interior regional, Herbert Reul, lo ha considerado “una vergüenza”. “Las acusaciones golpean a la policía de lleno”, ha declarado el político conservador, quien ha considerado que se trata de “propaganda neonazi y antirrefugiados deleznable”.

En total, 126 imágenes fueron compartidas en los grupos, fundados entre 2012 y 2015. La operación ha incluido redadas y registros en 34 oficinas de la policía y en varios domicilios de agentes en cinco ciudades. La Fiscalía de Duisburgo y la policía de Bochum investigan ahora a los acusados por posible sedición y utilización de símbolos anticonstitucionales. Once de los agentes habrían participado activamente enviando mensajes y el resto los recibió y los leyó sin denunciarlo a sus superiores. Un total de 14 agentes serán apartados de su cargo y el resto, de momento, han sido suspendidos.

La mayoría pertenece a la comisaría de Mühlheim an der Ruhr, cerca de Essen, en el oeste de Alemania, y el jefe del departamento es uno de los agentes suspendidos. Los investigadores dieron con las imágenes en el curso de unas pesquisas relacionadas con otro caso, en el que un agente de 32 años había sido acusado de revelar secretos oficiales a un periodista, y su teléfono fue confiscado durante la intervención. Por eso Reul cuenta con que habrá más casos, ya que de momento solo han tenido acceso a un teléfono móvil. Tras las redadas de este miércoles, las autoridades esperan recabar nueva información sobre otros posibles implicados en la célula ultraderechista.

El ministro regional de Interior ha anunciado que planea crear un comisionado especial encargado de investigar el radicalismo de ultraderecha en la policía de Renania del Norte-Westfalia, y por otro lado, el sindicato de policía ha mostrado su indignación porque ha asegurado que “la lucha contra el extremismo de derechas es parte del ADN de la policía”.

Casos similares

La presencia de neonazis en la policía y también en el Ejército corre el peligro de dejar de ser noticia en Alemania. El caso de los 29 policías de Renania del Norte Westfalia sucede a otros que han salido recientemente a la luz. En los Estados federados de Hesse, Baden-Württenberg y Baviera ha habido en los últimos meses casos similares, de agentes ultraderechistas conectados a través de servicios de mensajería y redes sociales.

La violencia de extrema derecha se ha convertido para las autoridades alemanas en la mayor amenaza para la seguridad en el país, según declaró al principio del verano el ministro de Interior, Horst Seehofer. Los servicios secretos internos cifran en 32.080 las personas con “potencial” ultraderechistas; 13.000 de ellos con tendencia a la violencia.

Leave a Reply