Las noticias

Una mala semana para plantar marihuana

Una buena racha para la Guardia Civil y muy mala para los cultivadores de marihuana. Alrededor de 25.000 plantas de cannabis sativa han sido interceptadas ―y serán posteriormente destruidas― en media docena de operaciones por toda España en los últimos días. Granada, Burgos, Cantabria, Murcia y Huelva han sido los sitios en los que la Guardia Civil ha desarrollado operaciones de desmantelamiento de plantaciones de marihuana con éxito. La más importante ha ocurrido en Atarfe (18.500 habitantes, Granada). Los investigadores localizaron el pasado martes de madrugada 15.250 plantas incautadas, de las que casi 11.000 se cultivaban en distintas parcelas al aire libre y cerca de la población. El resto fueron encontradas en seis viviendas.

La operación de Atarfe, bautizada Green Planet por los agentes, se inició tras un tiroteo entre los vigilantes de una de las plantaciones y los agentes de la Benemérita que investigaban esa plantación. Según explica la Guardia Civil en un comunicado, los guardianes de la droga pensaban que los agentes formaban parte de alguna banda que pretendía robarles la mercancía y comenzaron a disparar. El tiroteo dio lugar a una batida de la Guardia Civil que descubrió la existencia de hasta 14 parcelas de terreno ocupadas ilegalmente con 10.750 plantas de cannabis en distinto estado de crecimiento. A continuación, ya dentro de viviendas, encontraron 4.500 plantas más. El instituto armado ha calificado esta como la mayor incautación en la provincia de los últimos años.

Al día siguiente, en Escóznar, un pueblo de poco más de 900 habitantes situado también en la provincia granadina, el helicóptero de la Guardia Civil descubrió otras 14 plantaciones de marihuana. La operación se ha rematado con 2.700 plantas y 20 vecinos de la localidad investigados. Según la Guardia Civil, los vecinos, al comprobar que sus plantaciones habían sido descubiertas, comenzaron a arrancar las plantas de cannabis para intentar deshacerse de ellas lo más rápidamente posible. Solo cuatro entregaron voluntariamente sus plantas.

La actuación en Burgos, en la comarca de Las Merindades, ha servido para desmantelar un centro clandestino de producción de cannabis sativa instalado “profesionalmente”, según los agentes, en el interior de una vivienda. Allí se han aprehendido 1.394 plantas y se ha detenido a un hombre de 39 años. La actuación se inició tras un incendio declarado en el interior de una vivienda rural. Tras extinguirlo, los agentes comprobaron que la segunda planta estaba dedicada en exclusiva al cultivo de cannabis.

En Cabezón de la Sal, en Cantabria, los agentes han detenido a un hombre de 62 años que cultivaba 1.034 plantas. En Pliego (Murcia) la Guardia Civil y la Policía Local se han incautado de “gran cantidad” de marihuana ya dispuesta en cogollos, con un peso de 21 kilos, que dos personas detenidas guardaban en un inmueble de esta localidad. Al inicio del registro de la vivienda, uno de los sospechosos intentó deshacerse de la droga que tenía almacenada lanzándosela al vecino, que intentó quemarla en la chimenea de la vivienda y verterla por el desagüe.

Finalmente, en Huelva, dos operaciones han servido para detener a seis personas y aprehender 4.033 plantas de cannabis sativa. En la primera operación, en un paraje de difícil acceso de Gibraleón, las plantas estaban plantadas protegidas dentro de un cañizal en espeso y de gran altura. En este caso, los cultivadores extraían el agua de forma ilícita a través de una finca cercana dedicada al cultivo de cítricos. En la segunda operación, los agentes se incautaron 2.540 plantas. Además de la marihuana, los agentes han intervenido además, una escopeta del calibre 12 y una carabina de aire comprimido modificada para disparar munición del calibre 22.

Leave a Reply