Las noticias

Una inauguración virtual para una exposición sobre el silencio

Una de las obras de Alfonso Berridi que se expone en el Círculo de Bellas Artes.Una de las obras de Alfonso Berridi que se expone en el Círculo de Bellas Artes.

El vasco Alfonso Berridi fue un artista que plasmó en numerosas ocasiones en sus obras, ya fuesen pinturas, esculturas, fotografías o grabados, a hombres y mujeres en silencio, sin rostro, que solían reflejar las ciudades actuales, con sus prisas e incomunicación… Nacido en San Sebastián, en 1958, donde estudio historia del arte, y fallecido en Madrid, en 2013, ciudad en la que residía desde finales de los años ochenta, el Círculo de Bellas Artes tenía previsto inaugurar este jueves, 26 de marzo, una exposición sobre el donostiarra que la crisis del coronavirus deja, por ahora, sin público, pero que la institución ha querido presentar de manera virtual, con dos vídeos, uno con los comentarios de la comisaria, Pilar López, y otro de bienvenida del director del Círculo, Valerio Rocco, más una visita virtual en 360º a la sala Minerva.

Lo que los visitantes pueden contemplar a través de este recorrido, en la exposición titulada ¿Qué hacen y quiénes hacen?, son “metáforas del caos”, según los organizadores. Es un mundo de pequeños seres enigmáticos que toma forma a través de dos tipos de esculturas: por un lado, grupos de figuras recortadas y pintadas sobre planchas de plomo y, por otro, espirales de cartón corrugado, de cuyo centro brotan estas características figuras de Berridi, silueteadas sobre cartón y pintadas con tinta. En ambas series, los seres creados por Berridi están concentrados, leyendo papeles, libros… En palabras del propio artista, “se trataba de crear espacios de incertidumbre y murmullo”. Para el director del CBA, “no deja de ser una metáfora poderosa de lo que estamos viviendo”, en referencia al confinamiento por la pandemia.

Aunque pasó su vida como artista en Madrid, donde expuso en varias ocasiones en ARCO, Berridi mostró también su obra en galerías y centros del País Vasco, como el Museo de San Telmo o el Koldo Mitxelena, ambos en su ciudad natal. El trabajo que se muestra ahora en el Círculo supuso un giro hacia la figuración en su obra, un proyecto vinculado a lo que más hacía entonces, colaboraciones como ilustrador para periódicos como El Diario Vasco, Abc o El Ideal, de Granada. Sin embargo, fue la experiencia de vivir en la capital la que le llevó a interesarse por esta clase de figuras anónimas, ensimismadas en unas tareas que se repiten a lo largo de su propuesta. Unos seres que, en definitiva, nos hacen plantearnos las preguntas de la exposición, qué hacen y quiénes son estos individuos silenciosos y, también, por qué lo hacen.

Leave a Reply