Internacional

Un grupo yihadista toma cientos de rehenes en una localidad del noreste de Nigeria

Un soldado nigeriano sobre un vehículo militar en Maiduguri, capital de Borno, el pasado 16 de febrero.
Un soldado nigeriano sobre un vehículo militar en Maiduguri, capital de Borno, el pasado 16 de febrero.Afolabi Sotunde / Reuters

Presuntos combatientes del autodenominado Estado Islámico en África Occidental (ISWAP, según sus siglas en inglés) invadieron la ciudad de Kukawa, en el noreste de Nigeria, tomando como rehenes a cientos de civiles, según han informado este miércoles fuentes locales y de seguridad. Los habitantes de la localidad acababan de regresar a sus hogares tras haber permanecido durante dos años en una campo de desplazados debido a la violencia, explicó Babakura Kolo, jefe de una milicia civil. Los yihadistas aprovecharon el momento para asaltar el lugar.

Un jefe local que logró escapar relató que habían regresado a principios de agosto con la esperanza de poder al fin cultivar sus tierras, “pero acabaron de inmediato en manos de los insurgentes”. ”No sabemos que van a hacer con ellos, pero esperemos que no les hagan daño”, confesó este líder comunitario, que prefiere conservar el anonimato.

Una fuente de seguridad confirmó el ataque e indicó que aviones de combate fueron desplegados desde Maiduguri, la capital de Borno, para “ocuparse de la situación”. Kukawa se encuentra cerca de la gran ciudad de Baga, en la periferia del lago Chad, una zona controlada por el grupo ISWAP, que se separó de los yihadistas de Boko Haram en 2016. Afiliado al autodenominado Estado Islámico, ISWAP ha perpetrado numerosos ataques principalmente contra el ejército nigeriano, y ha llegado a causarle cientos de bajas. El grupo armado controla varias ciudades y pueblos y miles de civiles viven bajo su control.

Más de 36.000 personas han muerto desde 2009 a causa de la violencia en Nigeria y más de dos millones siguen desplazadas. La ONU declaró la semana pasada que 10,6 millones de personas, de un total de 13 millones, dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir en los tres estados de Nigeria más afectados por el conflicto yihadista.

Los ejércitos de Nigeria, Chad y Níger lanzaron en abril una gran ofensiva militar contra los yihadistas en el lago Chad, especialmente contra Boko Haram, como respuesta a los tres grandes ataques sufridos en marzo que provocaron la muerte hasta a 170 soldados de las tres nacionalidades. Las operaciones arrojaron nuevas sombras sobre las tácticas usadas en la lucha antiterrorista en el Sahel después de la sospechosa muerte de 75 prisioneros en Níger. Organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch llevan años denunciando los abusos de las fuerzas armadas en la región.

Leave a Reply