Las noticias

Un bebé de seis meses en una de las 442 reuniones ilegales detectadas en Madrid el pasado fin de semana

En un fin de semana de numerosas reuniones clandestinas, los agentes de la Policía Municipal de Madrid irrumpieron pasada la medianoche del sábado en el bar Yoja del distrito de Puente de Vallecas de la capital y encontraron un asistente inusual. El local estaba abierto, a pesar de que debía haber cerrado a las once, hora en la que además empieza el toque de queda. Allí, además del habitual incumplimiento del aforo, gente sin mascarilla, algunos clientes escondidos en el almacén entre cajas de Coca-Cola… encontraron a una madre con un bebé de seis meses en los brazos.

Esta es “la más curiosa”, según un portavoz policial, de las 442 reuniones ilegales detectadas en Madrid el pasado fin de semana, lo que supone el récord de toda la pandemia, solo superado por los puentes de la Constitución y del 12 de octubre. En este último, por ejemplo, si se cuenta de viernes a lunes, hubo unas 500. “Este fin de semana es el peor en cuanto a número de total de intervenciones”, confirma el portavoz que, sin embargo, aclara que no es el peor en cuanto a número de personas que se saltan las normas para frenar la covid-19.

“No eran macrofiestas. El sábado hizo buen tiempo, lo que llevó a la gente a la calle, en lugar de reunirse en locales de cualquier forma. Hicieron lo mismo, pero al aire libre y por la tarde. A partir de ahora, el problema lo vamos a tener más en los botellones que en los locales”, aclara. No es lo mismo 10 jóvenes en un piso que 150 en un local en el que caben 30, ejemplifica el portavoz. Por ejemplo, en el bar Yoja había 15 personas, más el bebé.

“Avalancha” para salir de un local de Villaverde

La cita más numerosa se produjo en otro local en Villaverde en la medianoche del sábado, el Opus Vip, donde había 65 personas, que fueron denunciadas por incumplimiento de la normativa anti-covid. Este local, además, tenía licencia de bar, pero ejercía de bar de copas. Los asistentes, además de estar fuera de hora y de no respetar el aforo, iban sin mascarilla. Los agentes solo pudieron denunciar a 42 de los clientes, ya que el resto salió “en avalancha” al llegar los policías, que no pudieron retenerlos”.

En Villa de Vallecas se intervino el sábado en un club social en el que había “45 personas de unos 40 años para arriba, fuera de horario, bailando y consumiendo de todo”. Los agentes levantaron 90 denuncias por asuntos sanitarios, otra por violar la ley de espectáculos y seis más por consumo de estupefacientes.

De las 442 intervenciones, 370 eran fiestas ilegales y, el resto, reuniones en domicilios de personas no convivientes. Desde el inicio del segundo estado de alarma, el pasado 25 de octubre, los agentes municipales han intervenido 6.480 fiestas ilegales. El fin de semana pasado fueron 320 y el anterior, 418.

El sábado fue la jornada en la que se detectaron más fiestas prohibidas, 191, en tanto que el domingo los agentes intervinieron en 170 reuniones ilegales y el viernes en 81. “La media suele ser de 80 el viernes, 180 el sábado y 160 el domingo”, anota el portavoz. En total, se pusieron durante todo el fin de semana 603 propuestas de sanción por no llevar mascarilla.

Leave a Reply