Las noticias

Un accidente impide a Bruce Willis pasar el confinamiento con su esposa

Que Bruce Willis y Demi Moore pasen el confinamiento juntos es extraño. Que lo hagan sin que los acompañe la actual esposa del actor, Emma Heming, con la que tiene dos hijas, es todavía más insólito. Todo tiene una explicación. La hija mediana de los actores, Scout Willis, ha revelado que ambas familias tenían previsto permanecer en la misma vivienda de Sun Valley (Idaho, EE UU) durante la cuarentena, pero el desarrollo de los acontecimientos por la crisis del coronavirus ha impedido la reunión y ha obligado al actor a convivir únicamente con su anterior familia.

Durante una entrevista en el podcast Dopey, Scout Willis ha hablado sobre la situación actual y ha esclarecido por qué sus padres están juntos durante la cuarentena. “Iba a ser realmente divertido. Mi madrastra iba a venir aquí con mis hermanitas, pero la más pequeña, a la que nunca le enseñaron a no tocar inyecciones, se encontró con unas agujas en un parque e intentó toquetearlas con el zapato y finalmente acabó tocándolas con el pie”, ha narrado. La actual esposa del protagonista de La jungla de cristal llevó a la niña al médico y tuvieron que permanecer en Los Ángeles (California) a la espera de los resultados. Por entonces, el intérprete ya estaba instalado en Idaho, a más de 1.200 kilómetros de su familia, y no pudo regresar a su hogar debido a las medidas que se habían establecido entonces en el país. “Lo de volar se volvió una locura y mi madrastra decidió quedarse en Los Ángeles con mis hermanas pequeñas”, ha detallado la joven.

Mientras que Emma Heming cuida de sus hijas —Mabel Ray y Evelyn Pennen, de ocho y cinco años, respectivamente— en la ciudad californiana, su marido se encuentra con su exesposa y sus tres hijas mayores: Rumer, de 31 años, Scout, de 28, y Tallulah, de 26. “Ha sido muy divertido tener a mis padres en la casa donde nos criaron, ha sido precioso”, ha reconocido la mediana de las hijas de Demi Moore, que considera que el confinamiento está siendo “un momento divino, por tener tanto tiempo para pasar con ellos”.

A pesar de la distancia, Heming está muy presente en las redes sociales al comentar las imágenes que el clan Willis-Moore está publicando en Instagram. En la instantánea que compartió Tallulah en su perfil donde aparecen todos vestidos con pijamas de rayas verdes y blancas, la esposa del actor comentó: “¡No muchos pueden conseguir ese color! Luciendo un buen escuadrón”. Pero también ha escrito que los extraña: “Os quiero y os echo de menos, chicos”

Bruce Willis y Demi Moore se declaran buenos amigos y orgullosos de haber conseguido que sus familias tengan una relación cómplice. Se conocieron en 1987, en el estreno de la comedia Procedimiento ilegal, en cuyo reparto estaba Emilio Estevez, que era entonces el prometido de Demi Moore. A los cuatro meses, la actriz se casaba en Las Vegas. Tenía 25 años y quien la llevó al altar no fue Estevez sino Bruce Willis. Después de casi 11 años de matrimonio, anunciaron su separación y el intérprete tuvo que pagar una cifra millonaria para conseguirlo: 78,5 millones de euros, según informaron entonces algunos medios estadounidenses. Willis se volvió a casar en 2009 con la actriz y modelo Emma Heming, mientras que Moore pasó de nuevo por el altar en 2005 con el actor Ashton Kutcher, del que se separó en 2011.

Sus admiradores siempre miraron hacia Willis como causante último de la ruptura. Su afición por las mujeres y su locuacidad para ensalzar a sus parejas cinematográficas no ayudaron mucho a aplacar los celos que la protagonista de Ghost tenía cada vez que este trabajaba con mujeres más jóvenes que ella. Sin embargo, Willis se convirtió tiempo después en el refugio equilibrado para sus hijas y también para su exmujer, que ha pasado por momentos muy difíciles, tal y como ha dejado plasmado en el libro de memorias, Inside Out, que publicó el año pasado. Tallullah Willis recordó en el programa Red Table Talk, que presenta Jada Pinkett Smith, lo duro que había sido que su madre sufriera una recaída en la bebida después de una cierta recuperación. “Era como si el sol se ocultara, como si llegara un monstruo”, explicó. “Me acuerdo de estar muy enfadada y de tratarla como si fuera una niña, hablarle como si fuera una niña. No era la madre con la que habíamos crecido”, añadió.

Eso agravó la conflictiva relación de Moore con sus tres hijas, que ahora se muestran mucho más unidas desde que la actriz se enfrentó a sus fantasmas y adicciones. También ha declarado sentirse “muy orgullosa” de su divorcio con Bruce Willis, que llegó en 2000. La separación “no fue fácil al principio”, pero lograron encontrar los motivos por los que se forjó su relación, el fondo que creó a su familia y eso produjo “algo nuevo que dio a las niñas un ambiente amoroso y de apoyo con ambos padres”, ha explicado la actriz.

“Nos sentimos más conectados que antes del divorcio”, ha dicho la actriz en más de una ocasión. Los dos actores han conseguido seguir siendo amigos y que las cinco hijas del actor, a pesar de la diferencia de edad que las separa se sientan familia. Un nuevo tipo de relación que propició incluso que Demi Moore asistiera a la ceremonia de renovación de votos que hicieron Willis y Heming en marzo de 2019, y que después la pareja apoyara a la actriz cuando lanzó sus memorias en Estados Unidos, en septiembre del mismo año.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply