Las noticias

Telefónica ajusta el saldo de su fondo de comercio en 8.359 millones

Telefónica ha reajustado el saldo de su fondo de comercio, con una reducción de 8.359 millones de euros al cierre de 2020, con respecto a la conclusión del ejercicio anterior. En su informe financiero anual correspondiente al pasado año, la operadora indica que se ha pasado de 25.403 millones a 17.044 millones. Unos movimientos de ajuste que han realizado empresas de distintos sectores tras el impacto de la crisis del Covid.

En el caso de Telefónica hay un ajuste de 4.847 millones de euros derivado del acuerdo Liberty Global para fusionar sus filiales en Reino Unido, O2 y Virgin Media. De ellos, 4.750 millones fueron reclasificados a activos no corrientes y grupos enajenables mantenidos para la venta, y el resto deriva del impacto de los tipos de cambio.

En Alemania, hay una variación de 261 millones de euros, derivada de la venta de torres móviles a Telxius; mientras que hay otra reducción de 2.895 millones por efecto de la depreciación de las principales divisas respecto al euro, principalmente del real brasileño. El saldo en Brasil pasa de 8.814 a 6.258 millones en 2020. La teleco indicó la pasada semana que el impacto del tipo de cambio en los ingresos de 2020 fue de 3.138 millones y el del Covid, de 1.905 millones, provocando una caída de los ingresos del 11%.

Además, se registró un deterioro de la totalidad del fondo de comercio asignado a Telefónica Argentina por importe de 519 millones. El total de Hispam se redujo de 2.530 a 1.778 millones.

En el citado informe financiero, el auditor sitúa la valoración de los fondos de comercio entre las cuestiones claves de la auditoría. Así, recuerda que, para determinar su existe deterioro, para cada unidad generadora de efectivo o UGE (España, Brasil, Alemania, Reino Unido, Hispam y Telxius) a la que se asigna el fondo de comercio, la dirección realiza una evaluación de deterioro con carácter anual o cuando se producen cambios en circunstancias o eventos que indiquen que el valor contable pudiera no ser íntegramente recuperable.

En este sentido, la operadora explica que la crisis provocada por el Covid-19 ha tenido un impacto significativo en los resultados de todas las UGE, especialmente en el segundo trimestre de 2020. Esta situación constituyó un indicio de deterioro de fondo de comercio y el Grupo ha llevado a cabo análisis de deterioro en periodos intermedios, con especial énfasis en las UGEs cuyo valor en uso se encontraba más cercano al valor en libros a 31 de diciembre de 2019.

La compañía señala que al cierre de 2020 se ha llevado a cabo un nuevo análisis de deterioro, cuya base ha sido el último plan de negocio de las distintas unidades generadoras de efectivo a las que están asignados los fondos de comercio del grupo, aprobados por el consejo de administración de la teleco.

Flujos de caja

Según explica Telefónica, para completar los cinco años de flujos de caja posteriores al cierre, se ha realizado un periodo de normalización adicional sobre el plan estratégico en las variables operativas hasta alcanzar los parámetros a perpetuidad, teniendo como referente el consenso de los analistas. En casos específicos en los que se considera que el periodo de normalización no refleja la evolución esperada del negocio, se usan planes estratégicos que cubren el periodo de cinco años de flujos de caja. Finalmente, para determinar el valor a perpetuidad de cada UGE, se aplica el supuesto de crecimiento constante del flujo libre de caja a lo largo del tiempo, utilizando una tasa de crecimiento a perpetuidad. “El modelo utilizado es asimilable al conocido de Gordon-Shapiro para valoración de compañías mediante el reparto de dividendos, contando con un amplio reconocimiento internacional en las modelizaciones de valoración de empresas”, dice la teleco.

El proceso para la elaboración de los planes estratégicos de las UGEs toma como referencia la actual situación del mercado de cada una de ellas, el condicionamiento y evolución del entorno macroeconómico, competitivo, regulatorio y tecnológico.

Prospecciones de ingresos y rentabilidad

Ingresos. Telefónica explica que el cálculo del valor en uso para las distintas unidades generadoras de efectivo parte de los planes de negocio aprobado. Posteriormente se analizan variables como los márgenes de Oibda de largo plazo y el ratio de inversiones en activos de largo plazo (porcentaje sobre los ingresos). Según el informe financiero de Telefónica, en términos de ingresos, el plan recoge una tendencia de estabilidad y mejora a partir de 2022 en moneda local.

Europa. Con respecto al margen, se comparan con los datos disponibles de analistas y de competidores en los mercados geográficos en los que opera Telefónica. En Europa, los márgenes sobre Oibda de largo plazo estimados por los analistas del grupo a dos años vista se sitúan para España en un rango de entre 39% y 43%, en Alemania entre 31% y 33%, y en Reino Unido 29% y 34%. En el ratio de inversiones sobre ingresos, España se situaría en el 12% y un 14% en Alemania y Reino Unid).

Brasil. En Brasil, el margen sobre Oibda de largo plazo estimado por los analistas a dos años vista se sitúa en un rango entre 41% y 45%. En cuanto a las inversiones, el ratio frente a ingresos sería del 16%).

Leave a Reply