Las noticias

Tarta salada de espárragos trigueros

Los espárragos trigueros son un producto de temporada -aunque los encontremos casi en todo momento, traídos del último confín del mundo- que lo tiene todo: versátil, sabroso y saludable, y además admite multitud de elaboraciones de lo más variado. La fórmula que nos ocupa no puede ser más fácil: una lámina de hojaldre que cubrimos con espárragos trigueros precocinados en el microondas -del que sabéis que somos grandes apóstoles y apóstolas– unidos con un mínimo mejunje de huevo y nata, lo justo para rellenar los huecos entre los espárragos y aportar aún más sabor.

La preparación os llevará 10 minutos y la cocción algo más de media hora, pero durante esta parte no tenéis que estar mirando el horno como si fuera la televisión: lo que saldrá de allí parece una receta de postín. Los espárragos trigueros los precocinamos en el microondas porque es posible que el tiempo de cocción de la tarta en el horno no sea suficiente para que queden bien tiernos, y así nos aseguramos.

Por suerte hoy en día tenemos hojaldres industriales dignos que nos sacan de muchos apuros: se trata de buscar marcas que ya los ofrecen con mantequilla en lugar de otras grasas. El sabor es claramente mejor y nos ahorran mucho trabajo, o mejor aún, nos permiten preparaciones que de otra manera no haríamos, porque pocos se animan a preparar su propio hojaldre casero. Esta tarta admite también el empleo de una masa quebrada comercial o una buena masa quebrada casera; a mí me gusta hacerla integral, lo que hace esta tarta un pelín más saludable.

Dificultad

Creo que poca.

Ingredientes

Para una tarta de 24 x 35 cm, aproximadamente

  • 1 plancha de hojaldre rectangular (mejor de mantequilla)
  • 1 manojo de espárragos trigueros gordos o 2 manojos de espárragos finitos
  • 1 buen chorro de aceite de oliva virgen
  • 1 huevo
  • 40 ml de nata líquida
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Cortar el extremo leñoso de los espárragos y desecharlo. Lavarlos para eliminar la tierra.

  2. Secar un poco y cortar por la mitad a lo largo si son gruesos; si son finitos, dejarlos tal cual.

  3. Ponerlos en un recipiente apto para microondas, regarlos con un buen chorretón de aceite de oliva y remover para que se impregnen todos.

  4. Cocer en el microondas a máxima potencia 3-4 minutos (depende de la potencia del microondas, hay que ir comprobando cómo van), hasta que estén casi tiernos y más o menos flexibles.

  5. Poner la plancha de hojaldre sobre una bandeja de horno y doblar el borde hacia dentro en derredor, haciendo como un dobladillo de dos o tres centímetros. Pinchar toda la superficie de la masa con un tenedor, menos el borde, para que no se levante en la cocción.

  6. Colocar los espárragos en una sola capa, si los espárragos son grandes con el corte hacia abajo, e intentando que queden bien pegados y no se vea la masa.

  7. Mezclar en un bol el huevo con la nata líquida y pintar el borde de la masa. Verter la mezcla sobrante encima de los espárragos y sacudir ligeramente la bandeja para que penetre entre ellos.

  8. Salar el conjunto y meter la tarta en el horno previamente calentado a 200 °C con calor arriba y abajo, en el nivel más inferior; el hojaldre debe recibir un buen golpe de calor en la base para que quede bien crujiente, se selle enseguida y no se humedezca con el relleno.

  9. Cocer la tarta 30-40 minutos, hasta que el hojaldre esté bien doradito y la tarta se vea cocida por el centro. Buen provecho.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Leave a Reply