Internacional

Migrantes desesperados por llegar a Europa

La tímida sonrisa de la camerunesa Giselle, de 33 años, esconde una herida muy profunda. Sentada en un sillón de la misión católica de Niamey respira hondo antes de comenzar a hablar. “No sé cuántos hombres me violaron, cuando algo así te ocurre pierdes la cuenta”, asegura. Huyó de la guerra en su país para […]