Lo último

Solidaridad en la politica sanitaria

A causa del desbordamiento de los servicios sanitarios en los focos de contagio, en Francia se está trasladando a otras regiones a los afectados para descongestionar los hospitales de origen. En España no es así. Si aspiramos a combatir el discurso ideológico recentralizador es necesario arrimar el hombro entre distintas autonomías para ayudar al más desfavorecido.

Fermín Lecanda Caro. Madrid


Vivo y estoy confinado en Barcelona. Tengo 66 años y un enfisema pulmonar bilateral que reduce mi capacidad pulmonar al 75%, es decir: si me infecto por la Covid-19, posiblemente moriré. Parece que el Gobierno de la Generalitat, aún teniendo clínicas y hospitales no saturados, da por desahuciados a los mayores de 80 años y a aquellos que tengan menos posibilidades de sobrevivir. Por otra parte, las comunidades autónomas no se ponen de acuerdo para trasladar enfermos de una comunidad a otra en un vergonzoso ejemplo de falta de solidaridad, y el Gobierno de España nos da cada día muestras de buenas intenciones pero de falta de eficiencia. Nuestra sociedad no se va a extinguir a causa de la Covid-19; no, nos vamos a extinguir por la absoluta pérdida de valores éticos y morales que estamos padeciendo.

Juan José Quixano Burgos. Barcelona


En el mismo informativo de TVE las dos siguientes noticias: enfermos de coronavirus de la ciudad francesa de Colmar están siendo trasladados a hospitales cercanos de Alemania y Suiza; enfermos de Albacete (Castilla-La Mancha) no pueden ser trasladados a Murcia por problemas administrativos. Casi me quedo sin habla. De ser ciertas ambas afirmaciones, tal y como las han transmitido, ¿qué más tiene que suceder en España para que recuperemos el más elemental sentido común, aunque sea de signo administrativo?

Bartolomé Valle Buenestado. Córdoba


Soy médica de familia y trabajo en Madrid. En esta situación echo de menos a políticos valientes y generosos. Me gustaría que el número de camas de UCI, el número de camas de hospital y el material de protección no pertenezcan a una comunidad, sino a las que más lo necesiten. ¿Por qué esto lo entendemos con los trasplantes y no con la crisis de la Covid-19?

Sara Ares Blanco. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply