Lo último

Sin turismo hay hambre

El parón impuesto por la pandemia de la covid-19 es, para nosotros, un mazazo económico en el sector del turismo por nuestra dependencia de esta actividad, y para muchos una incomodidad sobrevenida que no nos permite ir de vacaciones. Para amplias zonas del planeta, muchas de ellas en África, es una condena al hambre y al subdesarrollo, porque sin turistas no hay ingresos. Y el Estado no da ni ayudas, ni aprueba ERTE ni subsidios de paro. Literalmente, el Estado no existe.

Hay situaciones dramáticas. Podría traer a estas páginas cientos de ellas, pero quiero mostraros una como ejemplo por su cercanía –suelo ir por allí todos los años– y porque muchos lectores que han viajado conmigo y con El País Viajes (la agencia de viajes de este periódico) a África la han conocido de primera mano: en Victoria Falls, la población de Zimbabue a orillas de las famosas cataratas Victoria, 7.000 familias que vivían directa o indirectamente del turismo que llegaba para ver el famoso salto de agua documentado por primera vez por David Livingstone en 1855 languidecen de hambre porque llevan meses sin ingreso alguno.

Lo cuentan en un vídeo José Luis Regot y su mujer, María, dos españoles que llevan 11 años viviendo allí: “En Victoria Falls, ahora mismo, hay hambre”. La pareja regenta el Lola’s Bar, el único bar de tapas de Zimbabue y posiblemente de todo el cono sur africano. El Lola’s es parada obligada para todos los aventureros que pasan por Cataratas Victoria y las noches allí de grupos españoles que van o vienen hacia Botsuana y los grandes parques nacionales de la cuenca del Zambeze. Ambos han estado muy involucrados desde siempre en el desarrollo de las comunidades locales, mayoritariamente de etnia endebele, a las que dan trabajo, asesoran y ayudan, desde mucho antes de que existiera la palabra covid-19.

Ante lo crítico de la situación, han lanzado una campaña de recaudación de fondos a través de la plataforma GoFundMe. Con el dinero que van recaudando hacen paquetes que incluyen maíz, aceite, soja, judías, leche en polvo, sal y concentrado de naranja con los que una familia media zimbabuesa puede sobrevivir tres semanas. ¿Quiere ayudar? El turista no debería limitarse a viajar y contemplar. Ser turista significa también ser responsable, solidario y consecuente con la realidad de los destinos que visitas. 

Leave a Reply