Las noticias

“Si no nos ayuda el Ministerio de Cultura, ¿quién lo hará?”

La primera comparecencia del ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, desde que se decretó el estado de alarma en España por la pandemia del coronavirus no solo frustró ayer las expectativas de que por fin anunciara alguna ayuda específica para el sector, sino que ha generado malestar entre los profesionales. “Pensábamos que después de las reuniones que había convocado esta semana con los representantes de las distintas disciplinas había entendido que no nos valen las medidas generales que ha aprobado el Gobierno para empresas y trabajadores, pero parece que no ha sido así. Le explicamos que nosotros no podemos acceder a ninguno de los tipos de subsidio ni beneficios que se han lanzado porque nuestro trabajo es intermitente, nuestros contratos duran muy poco, no tenemos acceso al paro. Ni siquiera a los ERTE especiales para el estado de alarma, pues los teatros tuvieron que cerrar antes de que se decretara”, lamenta Iñaki Guevara, secretario general de la Unión de Actores y Actrices.

Rodríguez Uribes afirmó en su intervención que no es el momento de activar recursos para el sector porque hay otras prioridades. “No hemos movilizado fondos específicos porque hemos movilizado fondos transversales. Ya llegará el momento de impulsar y reimpulsar para la cultura y el deporte. Hoy toca pensar en los enfermos, en salvarles la vida y en parar el virus. Y cuando lo consigamos, haremos todo para reactivar la cultura”, explicó. “Primero va la vida y luego el cine, aunque la vida sin el cine y la cultura tiene poco sentido”, sentenció citando a Orson Welles.

Esas palabras han dolido especialmente. “Está claro que no conoce el sector. Si lo conociera, sabría que si no se actúa ya, si no nos defiende en el Consejo de Ministros, que es para lo que se le ha nombrado, vamos a desaparecer”, insiste Guevara. “Aparte de que demuestra una clara falta de empatía, no está haciendo su trabajo. No nos representa”, añade.

En declaraciones ayer a este diario tras reunirse con el ministro, el presidente de la Federación de la Federación de Empresas de Teatro y Danza y de la Academia de las Artes Escénicas, Jesús Cimarro, subrayó también la necesidad de tomar medidas cuanto antes. “Si no empezamos ya, en junio estaremos en la UVI. Necesitamos el ministro defienda en el Consejo de Ministros la necesidad de apartar un fondo para la cultura de esos 100.000 millones que Europa va a destinar a los países más afectados. No queremos parches, simplemente pedimos la parte proporcional de lo que el sector aporta al PIB nacional”, dijo.

También el mundo las bellas artes se muestra “decepcionado” por la impresión de que ni su sector ni la cultura en un sentido más amplio es una prioridad… para el ministro de Cultura. La sensación de esperanza que en un primer momento despertó la reunión que mantuvieron ayer martes no les duró ni unas horas. Tras un encuentro telemático que se zanjó con un “cierto optimismo” por parte de las asociaciones que participaron, las posteriores declaraciones de Rodríguez Uribes en rueda de prensa dinamitaron las expectativas de un colectivo que se siente “abandonado” a pesar de que lleva ya casi un mes, desde el comienzo de esta crisis, lanzando gritos de auxilio.

Desde el Consorcio de Galerías de Arte Contemporáneo agradecen en cualquier caso el gesto de acercamiento del ministro, a quien por primera vez pudieron hacer llegar sus preocupaciones y sugerencias de un modo directo, en vez de a través de informes y misivas como las que le habían ido remitiendo en estas semanas de crisis. “Pero si no va a haber acciones concretas en un breve espacio de tiempo, esto va a ser un desastre sin paliativos”, lamenta la presidenta de la asociación, Idoia Fernández. ADACE, la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo, considera que “lo más preocupante de la rueda de prensa de ayer no fue tanto que no se comunicara ninguna medida, como que el único anuncio destacable fuera que no las habrá”, como apunta su presidente, Juan Antonio Álvarez Reyes. “Los museos y centros de arte contemporáneo y en general todo el sector cultural está intentando ser un auténtico servicio público ayudando en este estado de alarma y también estamos proponiendo medidas efectivas y realizables. El ministerio y, en general, las diversas administraciones públicas, deben ponerse ya manos a la obra”.

Aunque Rodríguez Uribes advirtió en la reunión de ayer que la principal urgencia consiste ahora en salvar vidas, “es muy diferente decírnoslo a nosotros que decírselo a la opinión pública”, protesta Marta Pérez Ibáñez, presidenta del Instituto de Arte Contemporáneo. “Ahora nos quedamos con que no hay ningún plan de choque, que no se contempla en absoluto la cultura española, lo cual es muy llamativo porque, si no nos ayuda el Ministerio de Cultura, ¿quién nos va a ayudar?”, agrega la historiadora del arte, que subraya que, sin embargo, hay varias comunidades autónomas, desde Madrid a Baleares, que ya han tomado medidas para dinamizar el sector. “Hoy hemos sabido que el Gobierno canario va a inyectar 2,6 millones de euros como respuesta inmediata”, recuerda. “¿Y qué se hace desde el Ministerio?”, se pregunta la presidenta del IAC, que reivindica el valor de la cultura más allá de la economía. “Es imagen, identidad, patrimonio, marca. También ante otros países cuyos gobiernos sí apoyan a la cultura. Si aquí no se apoya desde el Ministerio, ¿para qué lo queremos?”.

El Sindicato de Artistas Líricos ha emitido también un comunicado en el que expresa su “tristeza y decepción” por las palabras del ministro. “No necesitamos nos recuerde que deben priorizarse en la sanidad los recursos del país en estos momentos. Eso algo que comprendemos y defendemos porque también estamos enfermando y perdiendo familiares y amigos (…) Pero ello no significa que se abandone a su suerte a la cuarta industria del país; a 720.000 trabajadores de la cultura”, reza la nota, redactada en forma de carta a Rodríguez Uribes, al que acusa de claudicar en sus obligaciones.

En otro comunicad, la Academia de Música Catalana va más allá y pide la dimisión inmediata del ministro por considerar que sus declaraciones “menosprecian al sectro cultural” y demuestran su “desconocimiento absoluto de la realidad mayoritariamente precaria y desestructurada” de la actividad y “una falta de respeto intolerable hacia sus profesionales”. La organización recuerda también que entre marzo y mayo se han suspendido unas 30.000 actuaciones en directo y se han perdido más de 130 millones de euros solo en este ámbito.

Leave a Reply