Deportes

Sandra Sánchez la ‘pequeñina’ del karate ya es la más grande

Como alguien que va a un examen y se lo sabe todo y sólo quiere hacerlo y quitarse esa ansiedad. Así ha saltado Sandra Sánchez este jueves al tatami del Nippon Budokan, un lugar mágico, el templo de las artes marciales. Cuando era una niña de cuatro años y decía sentir algo cada vez que pisaba un tatami no paró hasta convencer a sus padres que la llevaran a uno. El profesor les dijo: “Dejadla probar, se le pasará la tontería”. Nunca se le pasó. En su casa, en Talavera de la Reina, a miles y miles de kilómetros de distancia de Tokio, su hermano Paquito, dos años mayor que ella, o montó este jueves una pequeña villa olímpica en la que se juntó toda la familia, todos con la camiseta de Sandra. “Transmítele todo nuestro apoyo”, pedía Serafín, su padre, a través un WhatsApp. A sus padres les había regalado Sandra los billetes de avión para que fueran a Japón a vivir y compartir su emoción desde las gradas. Eso antes de que llegara la pandemia e hiciera que los Juegos se convirtieran en un bunker con los voluntarios y los periodistas como únicos espectadores.

Seguir leyendo

Leave a Reply