Las noticias

Sandra Ortega, la discreta hija del dueño de Inditex, dona a título personal mascarillas y batas

Solo unas horas después de que Inditex anunciara importantes donaciones de material para combatir el coronavirus, se ha sabido que Sandra Ortega Mera, la hija mayor de Amancio Ortega nacida de su matrimonio con Rosalía de Mera, también va a proporcionar mascarillas y batas contra la pandemia a título personal. Sandra posee el 5% de Inditex, pero además de la aportación de la empresa familiar ha querido hacer otra a través de la Fundación Paideia Galiza que creó y presidió su madre y ahora dirige ella. Se espera que en las próximas horas llegue un avión desde China con un millón de mascarillas, 5.000 trajes protectores y un número aún por determinar de pantallas protectoras. Inditex, por su parte, donará 300.000 mascarillas de uso quirúrgico y además, fabricará batas, guantes, gafas protectoras, gorros, calzas y protectores faciales de tipo sanitario.

Sandra Ortega Mera es la hija más discreta del fundador de Inditex. Huye del foco mediático y las fotos que hay de ellas son escasas y casi todas datan del día del entierro de su madre. Tiene 52 años y es madre de tres hijos. Lleva en A Coruña una vida sencilla dedicada a la presidencia de la fundación que creó su madre porque cuando sus padres se separaron ella apostó decididamente por seguir al lado de ella. Siete años después de haberla perdido continúa fielmente la obra iniciada por su progenitora. Sin embargo, en ciertos aspectos, Sandra mantiene actitudes más propias de su discreto padre que de su extrovertida madre.

Rosalía Mera y su hija fueron, además de una familia, un equipo. Sandra estudió Psicología en la cercana Santiago, y cuando se casó con su novio del instituto se fue a vivir a una finca adyacente a la de su madre, en la costa de Oleiros, frente a A Coruña. Se implicó en su obra, la Fundación Paideia Galiza y en el resto de las sociedades y empresas, relacionadas con la asistencia a emprendedores o actividades culturales.

Así, Sandra Ortega heredó a Rosalía Mera en todos los aspectos. En la presidencia de la fundación y en la tutela de su hermano menor Marcos, afectado de una grave parálisis cerebral, y en mantener la paz con Inditex, donde, a pesar de reducir su participación al 5%, sigue siendo la segunda accionista. A ella le corresponderían dos tercios (el suyo y el de su hermano Marcos), pero Amancio Ortega ya ha expresado su deseo lo suceda en Inditex la hermana menor, Marta Ortega Pérez, hija de su segunda mujer, que ya es miembro del Consejo de Administración del grupo. Las leyes gallegas permiten una partición discrecional entre los descendientes.

Su marido, Pablo Gómez, trabaja en Inditex. El matrimonio disfruta de la vida en el campo. Algunos fines de semana se van a las Fragas do Eume, un bosque atlántico de robles y fresnos, aunque cada vez más invadido de eucaliptos de 10.000 hectáreas en las que viven menos de 500 personas. Allí, en la parroquia de San Pedro do Eume, el matrimonio restauró una casa de piedra con una huerta y cuadras para caballos. Su deseo de pasar inadvertida es tal que muchos de sus vecinos desconocen que ella es una de las mujeres más ricas de España.

Xabier Blanco, autor del libro De cero a Zara (La Esfera de los libros), y de la biografía de Rosalía Mera (Rosalía Mera. Un hilo suelto) explicaba en un reportaje de este periódico cuando preparaba el texto: “Lo que sí pasa es que con Sandra al frente, la Fundación Paideia ha perdido visibilidad. Rosalía era la rica comprometida y Amancio el multimillonario indiferente. Ahora es al revés. La Fundación Amancio Ortega construye residencias para pobres, guarderías, y dona equipos para hospitales y la de Rosalía no aparece”. Esta última aportación contra el coronavirus también ha sido silenciosa, pero ese es el modo de hacer de Sandra Ortega.

Leave a Reply