Las noticias

“Sánchez nos ha maltratado, pero no me dejaré llevar por rencillas”

Inés Arrimadas, este miércoles en su domicilio en una imagen cedida por Ciudadanos.Inés Arrimadas, este miércoles en su domicilio en una imagen cedida por Ciudadanos.

Inés Arrimadas cumple un confinamiento “a rajatabla” por su embarazo de ocho meses. “No he salido más que a revisiones y analíticas”, cuenta al otro lado de la pantalla. Aparece en la videoconferencia en el salón de su casa en Madrid, delante de un mapamundi que recuerda la dimensión global de la epidemia. En estas circunstancias excepcionales, la presidenta de Ciudadanos acaba de cumplir su primer mes en el cargo, en el que ha imprimido a su partido un nuevo carácter pactista. A pesar de situarse en las antípodas ideológicas del Gobierno de Pedro Sánchez y de Podemos, Arrimadas (Jerez de la Frontera, 38 años) defiende una reedición de los Pactos de La Moncloa. En la entrevista se muestra convencida de la participación del PP en un gran acuerdo, si este es para salir de la crisis y no para “un cambio de régimen”.

Pregunta. España cumple un mes de encierro y de estado de alarma, en la mayor crisis a la que se ha enfrentado la democracia. ¿Qué valoración hace de la gestión del Gobierno?

Respuesta. Todo el mundo está viendo que se debería haber actuado antes y que hay errores importantes que corregir. Nuestra mano tendida al Gobierno no es para tapar sus errores, que son muchos y muy graves, sino para ayudar a que no se sigan produciendo. Hay que cambiar la improvisación por la planificación, la unilateralidad por el consenso. Y muchas medidas que son claramente ideológicas por otras sensatas.

P. ¿Cree, como PP y Vox, que se puede responsabilizar en exclusiva al Gobierno de que España sea el país con más muertes por habitante? Los expertos apuntan a múltiples factores, como el envejecimiento de la población y el impacto del virus en las residencias, nuestras costumbres sociales o la falta de test masivos.

R. Seguro que hay muchos factores, pero que España sea el país con mayor contagio de sanitarios y mayor número de fallecimientos muestra que hay cosas que no se han hecho bien. Obsesionarnos con intentar justificar a toda costa al Gobierno es tan malo como centrarnos solo y exclusivamente en criticarlo.

P. Este jueves se reúne con Pedro Sánchez para estudiar la posibilidad de unos nuevos pactos de La Moncloa, o pactos para la Reconstrucción. ¿Qué va a decirle?

R. Que si realmente quiere que haya pactos no podemos estar 12 días sin hablar. Lo primero es tener un diálogo fluido. El tiempo apremia, hay que concretar mucho el objeto. Esto no es volver a los años 70 para cuestionar nuestro sistema democrático.

P. ¿Cuántas veces ha hablado con Sánchez en esta crisis?

R. No sabría decirle, pero ha habido una clara predisposición de Ciudadanos. Contactos por mi parte han sido muchos, por parte del Gobierno hacia nosotros, bastante menos.

P. No parece que los nuevos Pactos de La Moncloa comiencen con muy buen pie, tras ese encontronazo entre el Gobierno y el PP sobre la convocatoria de la primera cita. ¿De verdad ve posible la reedición de un consenso como el del 77?

R. No necesitamos un cambio de régimen. No estamos en una dictadura para pasar a una democracia. No necesitamos unos pactos para que triunfe la ideología de Pablo Iglesias en España. Necesitamos unos pactos para una cosa muy concreta, que es acordar un plan sanitario, económico y de protección social para salir de esta crisis. Si lo centramos en esto, si la predisposición por parte del Gobierno es buena, yo creo que sí pueden salir adelante. Si Iglesias quiere derrocar la monarquía parlamentaria, si el otro quiere nacionalizar los bienes… no vamos a hacer nada.

P. Cuando hablan de riesgo de un cambio de régimen, ¿a qué se refieren?

R. Me baso en lo que dice Podemos. ¿Qué es eso de que vamos a aprovechar esto para redefinir las bases de nuestra sociedad? Si Pablo Iglesias quiere estos pactos con nostalgia de otros regímenes políticos o para implantarnos su ideología económica trasnochada, no van a salir.

P. ¿Cs puede hacer de pegamento entre Gobierno y oposición en posiciones tan alejadas?

R. Nosotros tenemos que afrontar esto con humildad y la representación que tenemos. Lo que sí hemos hecho es proponer. Humildemente, hacemos nuestra aportación.

P. En la propuesta que usted ha enviado al Gobierno sobre estos pactos no excluye de la participación a ninguna fuerza política. ¿Cree posible algún entendimiento con los independentistas para la reconstrucción del país?

R. Los partidos independentistas se autodescartan. No me extraña, porque si esto es bueno para España, si cohesiona a los españoles, los independentistas no quieren participar. Pero yo no he excluido a nadie porque primero vamos a definir para qué son estos pactos. A lo mejor, si los definimos para estas tres cosas, sí puede haber más participación.

P. ¿Entendería que el PP se quedara fuera de este gran acuerdo?

R. Si el Gobierno toma la iniciativa, retoma el contacto con la oposición y hace una propuesta sensata y concreta como la que hemos hecho nosotros, yo creo que se pueden sumar muchos partidos, incluido el PP.

P. ¿Lo ha hablado con el PP?

R. El PP es consciente de nuestra posición y estoy convencida de que están mucho más cerca de nuestra propuesta que de la retórica de Pablo Iglesias.

P. ¿Está dispuesta a negociar los Presupuestos en el marco de estos Pactos de La Moncloa? ¿Podrían ser el instrumento para poner en marcha estos acuerdos?

R. El tiempo es fundamental, y tenemos urgencia. Este lunes se han incorporado millones de trabajadores a trabajar sin tener mascarillas. A cortísimo plazo hay que definir la respuesta. Una vez consensuado eso, habrá que ver cómo se financia, y esas medidas se tendrán que ver reflejadas en los Presupuestos.

P. Sigue tendida entonces la mano de Ciudadanos para aprobar los Presupuestos generales.

R. Claro que sigue en pie. Si consensuamos las medidas para salir de esta crisis, esas medidas se reflejarán en los Presupuestos. Si el Gobierno quiere el apoyo de la oposición va a tener que abrirse de verdad al consenso.

P. Usted defiende que hay que evitar que se imponga la ideología “trasnochada” de Podemos. ¿Ve factible que el Gobierno cambie de socios en esta coyuntura? ¿Estaría dispuesta a promover un acuerdo entre PSOE, PP y Cs para sacar a Podemos del Ejecutivo?

R. Más que centrarnos en quién está en el Gobierno, centrémonos en el qué. Yo me conformo a corto plazo con que las ideas trasnochadas de Podemos no triunfen en el Gobierno. Esos pactos que yo defiendo conseguirían que el peso de Podemos no fuera tan importante. Y a largo plazo serán los españoles los que decidan qué Gobierno quieren, o se abrirán otros escenarios. Ahora esto es lo más realista.

P. ¿A largo plazo sí pueden abrirse otros escenarios?

R. No me planteo nada ahora a largo plazo. Necesitamos una actuación urgente.

P. ¿Estará a la altura esta generación política para construir un gran consenso, como lo estuvo la de la Transición?

R. Puedo hablar por mi partido, que ha sido ninguneado por Sánchez y aun así no nos estamos dejando por llevar por rencillas personales, sino que estamos pensando en el interés general. Lo que yo pienso de Sánchez y de Iglesias y de su Gobierno lo sabe todo el mundo. Yo intenté evitar que el Gobierno actual se formara proponiendo la vía 221 [un acuerdo entre PP, PSOE y Cs por la suma de sus escaños]. Estamos intentando ser lo más útiles posible. Sí que hay personas en esta etapa que quieren llegar a un consenso. Quien más responsabilidad tiene es el Gobierno, que no siempre está por unir sino que muchas veces está por dividir. Tengo la obligación moral de intentarlo. Por nuestra parte no va a quedar.

P. El cainismo parece una singularidad española. ¿Es posible construir una tercera España que escape de esta polarización?

R. Es posible, si nos centramos en lo que nos une. Pero los Gobiernos tienen un papel fundamental.

P. El cainismo parece una singularidad española. ¿Es posible construir una tercera España que escape de esta polarización?

R. Es posible, si nos centramos en lo que nos une. Pero los Gobiernos tienen un papel fundamental, marcan la agenda.

P. ¿La polarización es responsabilidad de Sánchez?

R. En general, los partidos que están en el Gobierno tienen unas herramientas y unos recursos para marcar agenda que no tiene la oposición. Sánchez no debería dejarse llevar por Podemos. Es que el Gobierno de España, en plena pandemia, promovió una cacerolada contra el jefe del Estado. ¿Eso es unir a los españoles?

P. Vox ha acusado al Gobierno de aplicar una “eutanasia feroz” por las muertes del coronavirus y de realizar una “gestión criminal”. También habla de la “peste china”, en referencia al virus, con una connotación racista. ¿Le preocupa esta degeneración de la discusión pública?

R. Cada partido tiene que responder de sus declaraciones. Yo estoy más centrada en las soluciones que en discursos que no llevan a ninguna parte.

P. El FMI prevé una caída este año del PIB del 8% en España y un paro de más del 20%. En este contexto se han puesto sobre la mesa nuevos debates. El liberal Financial Times ha defendido una renta básica e impuestos a las rentas altas. ¿Apoya estas propuestas?

R. Hay que consensuar la salida socioeconómica de la crisis. No podemos improvisar ni lanzar globos sonda con medidas tan importantes como esta. No se debe dejar a nadie atrás y a la vez hay que reactivar la economía. Dentro del propio Gobierno hay discrepancias. Se tendrá que negociar, se tendrá que poder pagar. Y no olvidemos que la mejor manera de proteger a los ciudadanos es con unos servicios públicos fuertes, pero también con una economía que se reactiva.

P. Pero, en términos generales, ¿una mayor redistribución de la riqueza le parece un enfoque para salir de esta crisis?

R. Nuestro sistema ya contempla la redistribución de la riqueza. Lo que hay que hacer es concretar cómo se sale. La protección social debe ir de la mano de la reactivación económica.

P. ¿Debe España aumentar la inversión en la sanidad pública?

R. La sanidad es la joya de la corona de nuestro sistema de protección pública. Gracias a su calidad no hemos salido aún peor parados de esta crisis. En general, en España lo que falta es quitar duplicidades, chiringuitos, y tener más recursos para sanidad y educación. Esta pandemia nos ha cogido con el Gobierno más caro y mastodóntico de la historia.

P. Vista la tragedia en las residencias, ¿hay que ir a un sistema de gestión totalmente público?

R. Lo que hay que hacer es mejorar la gestión, no tanto el debate de qué titularidad tiene. No podemos olvidar que se ha actuado tarde. Debe reforzarse la atención sanitaria en las residencias.

P. La posición política que defiende ahora Cs, de lealtad al Gobierno, se aleja de la del partido en la última etapa antes de que usted asumiera la presidencia, cuando se negaba a cualquier acuerdo con el PSOE. ¿Esto es una autocrítica implícita?

R. La pandemia es una circunstancia absolutamente excepcional. Lo que yo pienso de Pedro Sánchez lo sabe toda España. Y toda España ha visto cómo Sánchez nos ha maltratado y ninguneado. Pero yo no pienso dejarme llevar por rencillas. El interés general está ahora mismo en que Cs sea una oposición que a la vez haga propuestas y sea constructiva. No lo hago por estrategia. Es la posición que más converge con el sentir generalizado.

P. Pero esta posición contrasta con la última etapa del partido. Ha imprimido un carácter nuevo.

R. También es verdad que estamos en una situación excepcional. No podemos comparar la situación que había antes de las elecciones, los escenarios cambian. La política tiene que hacer cosas extraordinarias que estén a la altura de lo que hace la sociedad española.

P. ¿Sigue apostando de forma preferente por pactos con el PP?

R. Es que mi propuesta para las tres comunidades, Galicia, País Vasco y Cataluña, era una apuesta constitucionalista. Estoy muy orgullosa de haberlo intentado y de que se haya podido llegar llegado a un acuerdo en el País Vasco.

P. ¿En Cataluña sigue en pie la apuesta por coaligarse con el PP?

R. Ahora mismo no pienso en otra cosa que en salir de esta.

P. Acaba de cumplir su primer mes como presidenta de Ciudadanos, en circunstancias difíciles. ¿Cómo ha llevado asumir el liderazgo en este contexto?

R. Ha sido un reto. Desde que me metí en política todo ha sido un reto, no ha sido fácil. Estoy satisfecha y creo humildemente que Cs ha demostrado que sigue teniendo su espacio. Que es un partido de Gobierno serio. Dentro de todos los errores que seguro que he cometido y cometeré estoy bastante satisfecha de nuestro papel desde que tuvimos el malísimo resultado electoral. Ahora, más que nunca, hay mucha gente que ve lo necesario que es un partido sensato, liberal y de centro en España.

P. El Eurogrupo aprobó la activación del fondo de rescate sin condiciones, pero de momento no se han activado los llamados coronabonos. ¿Es insuficiente la respuesta europea?

R. Yo soy una convencida europeísta. Creo que además de poner en marcha mecanismos de financiación y de liquidez hay que dar pasos en un plan de inversión conjunto en Europa para salir de este parón. Y que se pueda emitir deuda que no sea española, italiana o francesa, sino europea.

P. ¿Qué lecciones extrae de esta crisis?

R. La fragilidad de todo lo que dábamos por hecho. Y que como país debemos aprender a actuar antes, a coordinamos más y a ser mucho más previsores.

Leave a Reply