Las noticias

Sánchez encumbra a Ayuso

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, el pasado 21 de septiembre.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, el pasado 21 de septiembre.Alberto Di Lolli (Pool)

En Madrid, la derecha gobierna desde hace 26 años. Nada nuevo, por tanto, respecto a quien ocupará el sillón presidencial de la Real Casa de Correos en la Puerta del Sol, sede del Gobierno regional. Pero que no cambie el color del Gobierno no significa, en absoluto, que las elecciones autonómicas madrileñas del 4 de mayo no supongan una alteración profunda en la vida política regional y nacional. Isabel Díaz Ayuso acertó al promover el adelanto electoral aunque la estabilidad de su Gobierno no corría peligro. Su objetivo de acabar con Ciudadanos se ha cumplido. La gobernante madrileña ha ganado las elecciones al imbuir en muchos ciudadanos un estado de ánimo de optimismo, aunque la realidad de los datos no lo justifique.

El PSOE se preguntará qué ha hecho mal y en qué momento perdió pie en esta campaña o si erró desde el principio.

El triunfo de Isabel Díaz Ayuso será estudiado como un fenómeno político singular muy alejado de los parámetros habituales de su partido, pero que hará suyo el presidente del PP, Pablo Casado. La primera tarea del líder popular es ahondar en el hecho de que su compañera y amiga es y seguirá siendo la presidenta de Madrid. Mucho tiempo había pasado en este partido sin motivos para la celebración. Sus gobiernos autonómicos los consiguió con muy malos resultados propios, pero ahí estaban Ciudadanos y Vox para hacerlos posibles. El cuerpo a cuerpo que Diaz Ayuso buscó con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la convierte en una líder nacional; que el líder socialista se lo facilitara ha sido un error. Su fuerza en Madrid es superior a la de los tres partidos de izquierda juntos. En el PP empieza la campaña para las elecciones generales. Isabel Díaz Ayuso saludó desde el balcón “a toda España” y proclamó que “la política de La Moncloa tiene los días contados”. Casado proclamó que la victoria del PP en Madrid era el comienzo del fin del “sanchismo”.

Más información

Los dos partidos que forman el Gobierno de España han salido muy mal parados, sobre todo el PSOE, ya que Unidas Podemos puede dolerse de sus resultados con respecto a Más Madrid, pero no del apoyo obtenido, algo mayor que dos años antes. Pablo Iglesias puede atribuirse la salvación de Unidas Podemos en Madrid. Antes de que anunciara el abandono del Gobierno central para encabezar la lista regional, su partido estaba prácticamente fuera de la Asamblea madrileña. No hay duda de que su candidatura ha movido a un electorado que le había dado la espalda. Este pequeño éxito no puede ocultar la supremacía de Más Madrid, la escisión del proyecto que lideró Íñigo Errejón. La pugna continuará hasta que se demuestre cuál de los modelos conecta más con la izquierda que no apoya al PSOE. El éxito de la candidata Mónica García es incuestionable.

Son los socialistas y es Pedro Sánchez quienes a partir de ahora tendrán dificultadas para hacer valer su tesis de que Madrid no es España. Isabel Díaz Ayuso saludó desde el balcón “a toda España” e invocó “la pasión por la vida”. Ha nacido el nacionalismo madrileño, sin complejos, con casticismo, frente a la defensa de lo colectivo y del interés general,en la que insistió el PSOE.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Leave a Reply