Las noticias

Romeo y la obra

Luis Grañena

“Sal al balcón”. Firma el mensaje: Romeo. Es mi amigo, el actor y director Marco Magoa. Nos conocimos en El Cairo, hace unos años. Él es uno de esos autónomos trotamundos a la fuerza, y por eso mismo una persona muy abierta y sensibilizada. Trabaja con actores locales en países de Oriente Próximo o de África, monta piezas sobre refugiados en Escandinavia. Dice cosas.

Me pilla representando el monólogo Mujer desinfectando WC. Me lavo los guantes con las manos dentro y abandono mi escenario, no sin dedicar un simpático pensamiento a los fabricantes de productos higiénicos que los comercializan en frascos de litro carentes de una buena agarradera, como las de las monarquías o de don Jorge Fernández Díaz, sin ir más lejos.

Estamos todos desarrollando pequeñas piezas teatrales, mientras los cómicos forzosamente en paro (algunos, en reparo) se buscan la forma de alentarnos a través de las redes. Nuestras ventanas tienen formato de teatro italiano, solo que los actores de este drama hemos roto la cuarta pared e interactuamos entre nosotros porque, a la vez, somos público. No soy tonta. Hay mucha casa chapada y seguramente protegida por Securitas Direct, dado que ha sido prestamente abandonada por sus ocupantes para buscar otro refugio. No importa. A lo mejor son agorafóbicos.

“¡Julieta!”, me grita Romeo mandándome besos. “¡Vete, que no se puede pasear!”, le aúllo. “¡No, que voy a ayudar a una persona mayor!”, contesta.

Lo que decía. Pequeñas piezas dentro de la gran obra que vamos desarrollando comunitariamente, con amplio margen para la improvisación.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Leave a Reply