Deportes Las noticias

Roland Garros se retrasa una semana

Imagen del abierto francés en su edición de 2020, que se celebró en el mes de septiembre.
Imagen del abierto francés en su edición de 2020, que se celebró en el mes de septiembre.ANNE-CHRISTINE POUJOULAT / AFP

La próxima edición de Roland Garros, programada del 23 de mayo al 6 de junio, se retrasará una semana debido al acuerdo alcanzado entre las autoridades sanitarias francesas y Federación Francesa de Tenis (FFT), según anunció este jueves la organización del torneo parisino. Es decir, el segundo grande de la temporada se celebrará finalmente del 30 de mayo al 13 de junio, por lo que el calendario tenístico, de por sí comprimido durante esa franja del año, se estrechará todavía más y de París a Wimbledon habrá únicamente un intervalo de dos semanas.

El ejecutivo encabezado por el presidente Emmanuel Macron barajaba diversos escenarios, e incluso la semana pasada se deslizó la posibilidad de que Roland Garros pudiera cancelarse. La incidencia actual de la pandemia en Francia —más de medio millón de contagios registrados en las dos últimas semanas, 277 fallecidos al día durante los últimos siete días— ha obligado a endurecer y prolongar las restricciones sanitarias, pero a priori estas se flexibilizarán a partir del 1 de junio.

Por tanto, los rectores sanitarios y los responsables federativos han llegado a la conclusión de que retrasar el arranque del torneo es lo más beneficioso. Mientras se vela por la seguridad, la FFT pretende garantizarse el máximo número de asistentes al recinto del Bois de Boulogne. En la edición del pasado mes de octubre, los planes iniciales incluían recibir diariamente a 11.000 personas, pero luego la cifra bajó a los 5.000, y en última instancia se decretó que solo 1.000 podrían acceder al recinto localizado al suroeste de París.

El impacto económico en las arcas del tenis francés fue más que significativo, por lo que ahora se trata de minimizarlo. “El objetivo es maximizar las posibilidades, tanto para los jugadores como la comunidad del tenis en general, de que el torneo se dispute frente a la mayor cantidad posible de aficionados, garantizando al mismo tiempo la salud y la seguridad. Respecto a ambos objetivos, cada semana es importante y puede marcar la diferencia”, explica la FFT a través de una nota emitida este jueves.

El curso pasado, cuando comenzó a expandirse la pandemia, Roland Garros suspendió sus fechas primaverales y posteriormente se trasladó al otoño. Entonces se disputó entre la lluvia y el frío de París, nada que ver con el clima de bullicio y las temperaturas primaverales que caracterizan al major francés. Entretanto, Wimbledon y la Copa Davis se cancelaron definitivamente, y el US Open se celebró con retraso y sin aficionados en las gradas. El trastoque del calendario fue enorme, llevándose por delante a numerosos torneos, y esta vez la realidad obligará a de nuevo a revisar el panel.

De momento se mantienen las fechas de la gira sobre tierra batida (Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma), pero el retraso de Roland Garros hará que se solape con algunos eventos sobre hierba, caso de ‘s-Hertogenbosch y Stuttgart, en el circuito masculino, y Nottingham en el femenino.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Reply