Las noticias

Riocabado, el pueblo de Ávila que ha celebrado sus fiestas en un grupo de WhatsApp

La primera de las actividades del programa de las fiestas de Riocabado, que se celebraban del 1 al 3 de mayo, tuvo lugar el viernes a las 18.30 de la tarde, y se titulaba “apertura del grupo de WhatsApp de las fiestas”. Este pueblo de Ávila cuenta, según el censo, con 140 habitantes. Sin embargo, a las 18.30 del viernes, el grupo para celebrar los festejos del pueblo alcanzó los 161 usuarios. Entre los no censados, además de riocabadenses que viven fuera de su localidad y no querían perderse el evento, estaba yo: aunque sea de Albacete, me dejaron entrar al grupo para disfrutar de unas fiestas que se celebraron íntegramente por WhatsApp.

La crisis del coronavirus no ha podido evitar que los riocabadenses celebren, como todos los años, sus fiestas de mayo. Tradicionalmente, además de los actos religiosos en honor al Cristo del Amparo, en estos festejos “se organizan muchas actividades, como una charanga con disfraces, algún concurso (el año pasado, de fotografía)… Y por la noche, se juega al bingo”, cuenta a Verne por teléfono la riocabadense Carmen González. Todas esas actividades, actos religiosos incluidos, se han celebrado en el grupo de WhatsApp. La primera de ellas, tras la apertura del grupo de las fiestas, fue la “puesta de banderines” en puertas y balcones. Más de 70 personas enviaron la suya:

No todas estas imágenes están tomadas en Riocabado. Algunas son de balcones de riocabadenses que viven en Madrid, Andalucía, Canarias o incluso Reino Unido. “Una de las ventajas que ha tenido esta celebración es que ha podido participar gente de fuera que, de otra manera, no hubiera podido venir”, cuenta Carmen González. Ella es una de las jóvenes que estaba en otro grupo de WhatsApp, con solo siete personas, que coordinaba al grupo de 160 miembros: el del comité de festejos del pueblo.

Además de programar los actos, organizar las actividades y moderar el macro-grupo de las fiestas, el comité ha ido elaborando vídeos de cada evento con el material –fotos, pequeños vídeos…- que enviaban los participantes. Como el del concurso de postres celebrado el sábado, en el que los riocabadenses que se animaran tenían que enviar la imagen de un postre –”antes de probarlo”, aclaraba el programa– al grupo. Participaron cerca de sesenta postres y el ganador (honorífico, porque no había premio) fue el creador del “salchichón de chocolate”. La votación popular, realizada también por chat, se basaba en la pinta. No se pueden hacer catas por WhatsApp.

Desde el comité de festejos también realizaron vídeo-resumen de la charanga de disfraces (todos disfrazados, pero cada uno en su casa y publicando fotos por WhatsApp) y de otra de las actividades que más risas –escritas– provocó: el concurso de Tu cara me suena, donde los participantes que se animaran tenían que publicar un vídeo, al estilo del programa del TVE, imitando a un cantante o grupo de música. Ganó la imitación de Camela.

“La verdad es que hemos tenido que trabajar mucho para que todo salga bien, pero la idea [de celebrar las fiestas vía WhatsApp] ha funcionado mucho mejor de lo que esperábamos”, cuenta González. ¿Y de quién fue la idea? De un chaval de 15 años, Andrés Sánchez. “Viendo la situación en la que estábamos y teniendo en cuenta lo importante que son estas fiestas para el buen ambiente del pueblo me puse a pensar y se me ocurrió organizar una o dos actividades pues para mantener la tradición”, cuenta el joven a Verne. “Cuando me decidí a llevarlo a cabo contacté con mi vecina Angélica García [también del comité de festejos] y empezamos a maquinar poco a poco… Y se me fueron ocurriendo ideas como la misa o el bingo”.

Misas y bingo por WhatsApp, Zoom y megafonía

Algunas actividades, como el bingo –celebrado el sábado y el domingo–, podían seguirse por múltiples canales: los vecinos que se encontraran en la localidad podían seguir los números abriendo las ventanas y escuchando la megafonía. “El hermano de Andrés [Sánchez] es DJ, así que nos prestó el equipo para las actividades”, cuenta González. El resto de riocabadenses, por WhatsApp o Zoom. Así se organiza y se canta un bingo por WhatsApp:

A pesar de tener más de 150 miembros, el grupo de WhatsApp no se desmadró en ningún momento: no hubo interrupciones, ni cadenas de WhatsApp, ni ningún contenido que no tuviera que ver con las fiestas. “También nos ayudó que el sábado –2 de mayo, primer día con salidas permitidas a hacer deporte y pasear– ya se pudiera salir a la calle”, cuenta González. “Así, algunos vecinos pudieron hablar o incluso ir a comentarle a las vecinas más mayores, desde la puerta, como funcionaba el grupo”.

También pudo seguirse por distintas plataformas la misa: desde los balcones a través de altavoces, por directo de Instagram o, una vez finalizada, en un audio de WhatsApp. El cura, por supuesto, era otro de los integrantes del grupo. “Hay personas mayores que, debido al coronavirus, se fueron del pueblo temporalmente con sus hijos, que viven en Madrid o Ávila, para que los cuidaran”, cuenta Carmen González, “poder seguir la misa por el móvil les ha dado la vida”. También hubo procesión el domingo, al estilo de las que circularon por Twitter y grupos de WhatsApp durante la semana santa: de balcón a balcón. Pudo seguirse en directo por Instagram y, al finalizar, se publicó el vídeo en WhatsApp.

Aunque los festejos ya han terminado, el grupo de WhatsApp de las fiestas sigue existiendo, y este lunes seguían llegando mensajes de agradecimiento a los organizadores. “Creo que el gran éxito ha sido poder llegar a todos, tanto mayores como pequeños, a los de aquí y a los que estaban fuera […] nunca ha habido tantísima implicación como este año”, escribe una de las riocabadenses. No solo han conseguido mantener la celebración, sino que ahora guardan un bonito recuerdo para la posteridad: un grupo con más de 2.000 mensajes de texto y 300 fotografías y vídeos de los días en los que hicieron sus fiestas grandes sin salir de casa.

Los gemelos de Riocabado

La probabilidad de tener gemelos en España, según las estadísticas del INE, suele rondar el 2%. A menos, claro, que vivas en Riocabado: con tan solo 140 habitantes, este pequeño pueblo agrícola de Ávila cuenta, entre sus habitantes, con veinte parejas entre mellizos y gemelos.

En España Mutante, el tour por pueblos genéticamente únicos de Verne, Riocabado fue la primera parada. Puedes ver el vídeo a continuación:

[embedded content]

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

Leave a Reply