Lo último

Respiro a la Tierra

He oído y leído que en estos días, en algunas grandes ciudades del mundo, los niveles de CO2 se han reducido drásticamente, que se han visto peces en los canales de Venecia, que el cielo está más limpio, que en las ciudades se escucha el trinar de los pájaros por las mañanas y que se pueden abrir las ventanas sin temor a la polución. Resulta algo llamativo que aquello que causa una emergencia a los humanos suponga un respiro para la agonía a la que estamos sometiendo a la Tierra. A propósito de la celebración de la Hora del Planeta, y aprovechando estos días de confinamiento, no sería un mal momento y un buen motivo para la reflexión. Cuando el paréntesis se cierre y la humanidad retome su actividad, ¿seguiremos sometiendo al planeta a una presión insostenible o entablaremos con la naturaleza una relación más respetuosa? El futuro de la humanidad dependerá del camino que elijamos.

Sebastián Fernández Izquierdo. Petrer (Alicante)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply