Lo último

Recuperar la solidaridad

Soy italiano, vivo en París desde hace 40 años y siempre he admirado el carácter, disciplina y solidaridad del pueblo francés. Sin embargo, estos últimos días, he observado con tristeza que había mucho más individualismo de lo que pensaba, como si solo importara la propia seguridad. La comunicación ilegible del Gobierno durante la crisis, que optó por mantener las elecciones, seguramente no ayudó en concienciar a los franceses del peligro que supone esta pandemia. Las imágenes del pasado fin de semana de mercados y parques abarrotados hablan por sí solas. Pero esto ya queda atrás y ahora nadie puede ampararse en los fallos de la clase política para obviar la gravedad de la crisis y faltar a su deber de ciudadano, para el bien de todos y para que podamos seguir sintiendo orgullo por este maravilloso país.

Nicola Franceschi. París (Francia)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply