Deportes

Recorrido del Giro de Italia 2021: siete finales en alto para el duelo Egan-Nibali

La Gazzetta dello Sport del 9 de mayo de 1931 anunciaba que a imagen del Tour de Francia, el Giro instituía que el líder de la general vestiría diariamente a partir de entonces una maglia rosa, como rosa era el papel en el que se imprimía el diario inventor y organizador de la carrera. La decisión despertó severas críticas de los jerarcas del partido fascista (al que, quizás irónicamente, se homenajeaba con la maglia nera que vestía el último clasificado), que no veían como el rosa, un color delicado a su gusto, podría representar el la fuerza y el carácter enérgico del pueblo italiano.

El mantovano Learco Guerra, la locomotora humana, una de las figuras de la época, fue el primer ciclista que la vistió, el 10 de mayo de 1931, y 90 años después, entre el 8 de y el 30 de mayo, entre Turín y Milán, cuando la maglia rosa se ha convertido en uno de los mayores trofeos con los que puede soñar un ciclista, y su color representa tremendamente la fuerza y el carácter de todos los campeones, por ella pelearán, entre otros, el siciliano Vincenzo Nibali, de 36 años, el único ciclista en activo, junto a Chris Froome, que ha ganado Giro (2013 y 2016), Vuelta (2010) y Tour (2014), y Egan Bernal, de 24 años, el único colombiano que ha ganado el Tour (2019), y que tras un mal 2020 (abandono en el Tour, problemas en la espalda derivados de una escoliosis de columna producida por tener una pierna más larga que otra) rehace su carrera debutando en la carrera italiana. El duelo siciliano-colombiano, el gran duelo generacional, como anuncian los promotores, llena el cartel principal, pero también estarán el especialista Mikel Landa, que en el Giro no solo ha alcanzado el podio (2015), sino que ha ganado algunas de sus más recordadas etapas, y el debutante Marc Soler, y los franceses Thibaut Pinot y Romain Bardet, a quienes ya les asusta la tremenda presión que les supone correr su Tour. Y, dados los tiempos que corren en algunas de sus siete llegadas en alto y dos grandes tappone de alpinos, surgirán algunos jóvenes imberbes que querrán prolongar e imitar los hechos que en 2020 llevaron a la victoria en Giro y Tour a los debutantes Tao Geoghegan y Tadej Pogacar.

Aunque, por su profusión de llegadas en alto diseminadas durante las tres semanas (tercera etapa, Sestola, la estación de esquí de Bolonia donde aprendió el deporte Alberto Tomba y en la que en 2016 consiguió su primera victoria Giulio Ciccone, una de las esperanzas locales; sexta, San Giacomo, en los Apeninos de las Marcas, junto a Ascoli Piceno; en la novena, más al sur, la estación de esquí de Campo Felice, cerca de L’Aquila, en los Abruzos; en la 14ª, ya en el Véneto, el Zoncolan, pero por la vía fácil, la de Sutrio, la que inauguró Simoni en 2003; la 16ª será el gran tappone dolomítico, con Marmolada, Pordoi y Giau antes de bajar a Cortina d’Ampezzo, donde serán los Juegos de Invierno del 26; en la 17ª, ascenso al Sega di Ala, junto al Garda, al norte de Verona; en la 19ª, será la llegada a Alpe di Mera, estación de esquí en el Piamonte, y en los Alpes lombardos y suizos se desarrollará la 20ª etapa, la segunda etapa reina, con San Bernardino y Splugenpass, en el Ticino, antes de terminar en el Alpe di Motta, de nuevo en Italia, sobre el lago de Como), el Giro del 21 huele un poco al estilo Vuelta a España, la longitud de algunas etapas (más de 200 kilómetros la dolomítica y la del Zoncolan) y la altura de sus montañas (más de 2.000m los tres gigantes dolomíticos de la 16ª y los dos pasos suizos de la 20ª) son elementos que, evidentemente solo se pueden encontrar en una carrera como la italiana, en la que la veneración a su pasado, y al esfuerzo loco de sus campeones, forman parte de su carácter. En total serán 21 etapas, 3.450 kilómetros (164 kilómetros de media) y 46.900 metros de desnivel positivo (2.233 metros por etapa).

Para contentar a los suyos, sobre todo al fenómeno piamontés del Lago Mayor Filippo Ganna, El Giro se iniciará con una contrarreloj de nueve kilómetros, que permitirá a su ídolo vestir la primera maglia rosa, y se despedirá en Milán con otra contrarreloj individual, la que quizás decida el duelo final, de 29,4 kilómetros.

Leave a Reply