Las noticias

Qué opciones hay si se hereda una vivienda con hipoteca

El aumento del número de fallecidos durante la pandemia de Covid ha disparado las herencias de viviendas hasta la cifra récord de 19.500, según los últimos datos de Estadística. Una herencia se puede obtener a través de un testamento (por voluntad del difunto) o por el parentesco. Pero hay que tener en cuenta que si la propiedad tiene una hipoteca pendiente, también se hereda la deuda. En estos casos, el heredero no solo tendrá que pagar los impuestos correspondientes, como el impuesto de sucesiones y la plusvalía municipal, sino que tendrá que hacer frente a las cuotas mensuales del préstamo. Es posible renunciar a la herencia u optar por una alternativa menos conocida: aceptar al beneficio del inventario.

Los seguros de vida vinculados a las hipotecas impiden que los herederos contraigan las deudas asociadas a las transmisiones de la propiedad por herencias. Pero es una medida preventiva, esto es, deben estar contratados antes de hacerse efectiva la herencia. Estos seguros tienen como beneficiario a la entidad bancaria, de tal manera que en caso de fallecimiento del titular de la hipoteca es el banco el que recibe la cantidad correspondiente para amortizar el préstamo. De esta forma, el heredero recibirá la vivienda sin cargas hipotecarias.

En caso de aceptar la herencia, lo primero es acudir al notario para poder ser dueños del inmueble. El beneficiario asume el pago de la hipoteca con las mismas condiciones que tenía el fallecido, tan solo cambiando el titular de la misma. El problema surge cuando no se tienen recursos para hacer frente a esta deuda con la entidad bancaria.

Igualmente, es posible aceptarla a beneficio de inventario. Se trata de una fórmula muy interesante para no tener que renunciar a la herencia. Permite al heredero ‘pagar’ la hipoteca con el resto del patrimonio heredado, hasta donde alcance el valor del resto de bienes. Este trámite debe hacerse ante un juez o notario y puede ser una opción muy ventajosa si se cuenta con patrimonio suficiente para no tener que renunciar a nada.

También existe la opcion de renunciar al legado. Si el heredero no puede asumir la hipoteca, no se puede renunciar tan solo a la vivienda, sino que tiene que ser una renuncia “en bloque” de toda la herencia. Hay que tener en cuenta que aparte de heredar la hipoteca, para aceptar una vivienda se debe pagar también la plusvalía del suelo y el impuesto de sucesiones, que variarán en función de la consanguineidad con el fallecido y la comunidad autónoma donde vivamos.

“Lo cierto es que poder pagar los impuestos de sucesiones no siempre es asequible y es una de las principales razones la que se rechazan las viviendas como herencia. Una forma de poder pagar en cuotas más asequible el coste de heredar es acudir a los préstamos con garantía hipotecaria, unos préstamos que aceptan las viviendas a heredar como garantía para concedernos el capital que necesitamos”, señalan desde HelpMyCash.

Leave a Reply