Las noticias

Protestas contra las restricciones en Madrid: “No han hecho nada en seis meses para reforzar los servicios”

Domingo caliente en Madrid tras la primera concentración la misma noche del viernes en la Puerta del Sol de Madrid en protesta por los confinamientos selectivos anunciados por Isabel Díaz Ayuso. A mediodía, miles de afectados, convocados por las asociaciones vecinales, han llevado a cabo una ola de protestas en muchas de las 37 zonas de la capital y la comunidad en las que a partir del lunes habrá restricciones a la movilidad. Denuncian que las medidas, que tildan de “ineficaces y discriminatorias”, se ceban con el sur y con las zonas humildes y reclaman inversiones para sus barrios y pueblos y un refuerzo de los centros de salud y del transporte público. Una de las concentraciones se ha celebrado delante de la Asamblea, donde se ha caldeado el ambiente y se han vivido momentos de tensión sin llegar a mayores, porque los manifestantes han tratado de acercarse al edificio y la policía se lo ha impedido. “Más sanidad y menos policía”, coreaban. [Puede consultar aquí si vive en una zona afectada, la lista de las medidas y las respuestas a las principales dudas]

Antes de las doce, decenas de personas han ido concentrándose en pequeños grupos en los alrededores de la Asamblea mientras coreaban lemas a favor de la sanidad pública y por la dimisión de Ayuso, como “No es modo de vida, es precariedad”, “Que viva la lucha de la clase obrera” o “Vallecas se defiende”. Una manifestante explica que han ido a quejarse de una estigmatización que viene de lejos: “La atención primaria está colapsada y los transportes abarrotados en los barrios de la gente que no puede teletrabajar”. Su pareja trabaja y ella, además, estudia. “Con el poco dinero que ganamos, encima ahora no vamos a poder dar ni una vuelta”, se lamenta, ya que a las diez de la noche cerrarán todos los establecimientos en las 37 zonas rojas.

Diego López vive en una zona no confinada, pero su centro de salud se encuentra en una que sí lo está ―en Madrid existe desde hace 10 años la libre elección de médico, por lo que unas 20.000 personas tienen un centro de salud diferente al que les corresponde, a los que se suman las personas no empadronadas en su vivienda habitual―. Si le hacen un control aleatorio como los anunciados por la Comunidad de Madrid no sabe qué pasará. “Tendré que justificarme con mi contrato de alquiler o algo”, cuenta. Cree que la respuesta será arbitraria: “Todo va a depender de lo que crea el policía”.

Ricardo Martínez, administrativo en un centro de salud de Vallecas, afirma que “no han hecho nada en seis meses para reforzar los servicios” y ahora lo pagan los vecinos. Denuncia que la atención primaria está al borde del colapso y cree que el confinamiento no es más que una excusa para tapar la mala gestión. Dolores Solascasas es profesora en una escuela de enseñanzas artísticas en Tirso de Molina. “La incapacidad de esta a mujer [por Isabel Díaz Ayuso] para gestionar es total, ¿de qué sirven las medidas si mañana vamos a tener que movernos por medio Madrid para ir y volver del trabajo?”, critica. Muestra una foto de un andén de metro a reventar de gente en su móvil: “Esta foto la saque el otro día cuando volvía de trabajar, ya tarde. ¿Ahora ya no nos vamos a poder tomar una caña en el barrio pero sí podemos irnos a otros a servirla?”.

Álvaro Jarabo, otro vallecano, cree que no hay motivos sanitarios tras las medidas, sino políticos: “No se entiende que confinen Vallecas y otras zonas con más incidencia como Lavapiés no sufran ninguna medida”. “Estas son nuestras armas”, comienzan a gritar los manifestantes al tiempo que la policía se pone los cascos y saca los escudos. “No es confinamiento, es lucha de clases”, dicen otros de los concentrados, centenares, que desbordan las aceras y alrededores de la Asamblea. Sobre la una y media de la tarde, la protesta echa a andar por la calle Martínez de la Riva. El enfado por las medidas concretas se mezcla con un hartazgo que viene de lejos. Es el caso de Pilar de la Cruz, que vive en la zona de Miguel Hernández. Afirma que todas las inversiones se van al centro. “Y aquí en Vallecas nos quedamos toda la mierda”. Tiene dos hijos, uno de 21 años que vive de ella y su hija, que se acaba de casar. “No puede tener niños porque no se lo puede permitir”.

La convocatoria, según explica en una nota la Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm), se ha movido por redes sociales “por la dignidad del sur”, y muestra “no solo del profundo malestar generado por la desastrosa gestión de la pandemia del Gobierno regional sino por décadas de abandono institucional”. Además de la de la Asamblea, ha habido protestas también al mediodía ante las juntas de los distritos de Villaverde Bajo, Villaverde Alto, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Carabanchel Alto, Carabanchel Bajo, Arganzuela y Ciudad Lineal-San Blas, así como en Getafe, Parla y Fuenlabrada.

En esta última localidad, participa en la concentración Fernando Fernández, un jubilado de Humanes que protesta por lo que considera un estado de alarma encubierto: “Restringe la movilidad y esto es ilegal sin una ley”. Con una pancarta de Ayuso dimisión en las manos, se queja de que no han hecho nada todos estos meses y ahora los “confinan por la renta”. Junto a él está Marisol Calle, profesora del colegio Los Naranjos. Ella no está confinada, pero algunos de sus alumnos sí. “No nos han dicho cómo vamos a hacerlo, pero no los podemos separar en clase”. Cree que la solución pasa más por contratar más médicos y rastreadores y menos por “dividir a la gente”.

Mar Gómez, de 52 años, también opina que las medidas no servirán de nada si no hay más rastreadores. “Han puesto una tirita mojada”. Es auxiliar administrativa en el hospital La Paz como y tendrá que seguir yendo en metro. “Vamos a llevar el virus igualmente, si confinan debería ser para todo”. En los meses más estrictos de confinamiento acudía al hospital en metro, pero no había gente. “Ahora pasan cada más y van llenos”.

Los vecinos se pasan un micrófono conectado a un coche con altavoces. Eso sí, entre mano y mano hay un papel y desinfección de las manos con gel. Antonio pide que se reabra el hospital de campaña en Fuenlabrada. Al acabar se escuchan aplausos y Ayuso dimisión. La siguiente en hablar es Mar, que muestra su indignación con la frase que repiten los políticos de no hay médicos: “Hay muchísimos en el paro, pero lo que no van a hacer es trabajar gratis y que luego les den una patada”. También tiene tiempo para hablar sobre la próxima cita entre Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez, a los que tilda de irresponsables por no ponerse de acuerdo en un momento importante.

Hay vecinos que denuncian que lo que se está produciendo es una segregación. Marisol ha acudido, con su marido y su hijo, por conciencia social. “Nosotros no estamos confinados, pero nos parecen injustas las medidas, o nos confinan a todos o a ninguno”. Cree que las medidas son un sin sentido y que permiten que las personas salgan a trabajar para que las personas que viven en barrios con rentas altas no se queden sin asistentas del hogar. “Es apartheid”, grita. Nicolás Lázaro, de 55 años, y su mujer Trinidad Gil, de 52, viven en la zona de Francia. Este lunes estarán confinados a pesar de que la incidencia de contagios se sitúa en 661, más baja que otros municipios y distritos que se han librado de estas medidas tan restrictivas. “No entendemos nada y no nos lo explican a qué se debe”.

Lázaro trabaja en mantenimiento en la Universidad Complutense de Madrid y no teme por su puesto, pero su mujer limpia portales en el centro de Madrid y no sabe si va a poder seguir haciéndolo. “Lo descubriré mañana”. Se sabe afortunada porque tiene contrato y se pregunta qué pasará con la gente que trabaja en negro. “No pueden alegar que están ocupados, es todo un desastre”. Gil tampoco entiende que confinen a los que han pasado el virus, como ella. “Ya soy inmune, ¿por qué me tengo que quedar en casa si no me puedo contagiar?”.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Buscador: La nueva normalidad por municipios

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

Leave a Reply