Las noticias

Primero las cosas sentimentales

Es un juego de salón conocido: ¿qué salvarías en tu casa de un incendio? Ahora no es un juego, en La Palma afrontan ese dilema. “Primero las cosas sentimentales, las fotos, los cuadros”, le decían a mi compañero Antonio Jiménez Barca en su reportaje. Lo extraño, a diferencia del juego, es el tiempo. La lava va muy despacio, es una tragedia a cámara lenta, y quizá es peor poder pensar. Les daban una hora para recoger sus enseres. Al día siguiente, 15 minutos. ¿Cómo entras en tu casa por última vez? ¿Cómo miras todo, para no olvidarlo? ¿Lo fotografías todo, haces un vídeo, y para qué, si quizá luego no eres capaz de verlo? Si a veces hasta da pena dejar una habitación de hotel. No quiero ni pensar cómo se encoge el alma, cómo se mueve la mano en el aire yendo de una cosa a la otra, sin saber con cuál quedarse. Si algunas mañanas la pasas por las perchas y no sabes qué ponerte. La despedida, cuando no te quieres despedir, es una de las cosas más tristes. La Palma es como el andén de una estación, donde la gente dice adiós a parte de su vida, que desaparece a una cierta hora.

Seguir leyendo

Leave a Reply