Las noticias

Preocupación por el estado de salud de Felipe de Edimburgo

El duque de Edimburgo suma ya ocho días ingresado en el hospital privado King Edward VII en Maryleboneen (Londres) mientras que la preocupación por su estado de salud va en aumento porque solo se esperaba que permaneciera allí durante unos días, según explicó un portavoz de la casa real cuando anunció su llegada al centro médico.

El príncipe Felipe, de 99 años, ingresó hace una semana para recibir tratamiento por un problema no especificado ya que la comunicación oficial solo ha hablado de que su estancia en el centro médico a donde llegó desde el Castillo de Windsor era para “observación y descanso”.

Carlos de Inglaterra visitó a su padre el pasado domingo. Pese a las restricciones obligadas por la pandemia para las visitas, el heredero acudió a ver al duque con el que estuvo 30 minutos después de haber hecho un viaje de casi tres horas por carretera desde su casa de Highgrove en Gloucestershire. El príncipe de Gales entró por la puerta trasera para eludir a la prensa que aún así obtuvo alguna imagen de él. Testigos de la escena aseguran que Carlos salió visiblemente emocionado.

El lunes su nieto Guillermo al ser preguntado en un acto público sobre el estado de salud de su abuelo se limitó a decir: “Está bien, lo están vigilando”. No hay constancia de que Felipe de Edimburgo haya recibido más visitas. Isabel II permanece en el Castillo de Windsor.

En las últimas horas ha trascendido que el duque de Edimburgo está muy disgustado por la decisión de su nieto Enrique de apartarse definitivamente de la familia real. Felipe de Edimburgo ha hecho grandes esfuerzos por intentar comprender exactamente por qué la joven pareja formada por Enrique y Meghan, que aparentemente lo tenía todo de su lado, querría cambiar su privilegiada vida por una existencia más corriente. Así lo ha explicado Ingrid Seward, biógrafa que ha escrito libros acerca de diversos miembros de los Windsor: “Ha sufrido mucho, por ejemplo, por lo que lo que ve como un abandono por parte de su nieto Enrique de sus tareas, por que deje su tierra natal y todo lo que amaba por una vida egoísta y de famoso en Norteamérica. Se le ha hecho muy difícil comprender exactamente qué era lo que hacía la vida de su nieto tan insoportable. Hasta donde sabe Felipe, el matrimonio lo tenía todo: una casa perfecta, un hijo sano y una oportunidad única para lograr un enorme impacto global con sus tareas solidarias”.

Nacido en Grecia en 1921 (aunque en el exilio desde su juventud), el duque cumplirá 100 el próximo 10 de junio, una fecha para la que la institución ya está preparando una celebración especial, pese a que él decidió retirarse de la vida pública tras décadas de servicio en agosto de 2017. A principios del pasado mes de enero se supo que tanto él como la reina —que llevan casados más de 73 años— habían sido vacunados de coronavirus.

Este es el último de los diversos ingresos hospitalarios a los que se ha visto sometido Felipe a lo largo de los últimos años, algunos de ellos por precaución y otros por dolencias concretas. El último de ellos tuvo lugar en diciembre de 2019, cuando retornó de Norfolk, donde estaba pasando las fiestas navideñas, hasta Londres para ingresar en el mismo centro médico en el que se encuentra ahora. Pocos días después recibió el alta. Más aparatoso fue el accidente que había sufrido en enero de 2019, cuando salió ileso de un percance mientras conducía un Range Rover por el que su coche volcó, y por lo que acabó renunciando al carnet de conducir.

En abril de 2018 y en el mismo hospital, el Jorge VII, Felipe fue operado de un problema en la cadera, por lo que se le colocó un reemplazo. Casi un año antes, en junio de 2017, se vio obligado a pasar por el mismo durante un par de días por una infección. En 2012 no estuvo presente en todas las celebraciones del Jubileo de la reina Isabel II por una infección de vejiga que le obligó a estar ingresado cinco días, mientras que en el año 2011 se vio obligado a pasar las fiestas navideñas en el hospital para someterse a una operación en la que le despejaran una arteria bloqueada.

El duque se retiró hace dos años de la vida pública y son contadas las ocasiones en las que se deja ver.

Leave a Reply