Las noticias

Prado, Reina Sofía y Thyssen posponen su reapertura a después del 11 de mayo

De acuerdo con el calendario de fases de la desescalada anunciado por el Gobierno para el regreso a la normalidad, los museos y salas de exposiciones estarán autorizados a reabrir desde la fase 1 (a partir del 11 de mayo), pero únicamente para las visitas, con aforo reducido a un tercio y control de aglomeraciones en salas. En el caso de los tres grandes museos que componen el Triángulo del Arte madrileño (el Prado, el Reina Sofía y el Thyssen) esta reapertura no se dará hasta en ese momento sino hasta que los responsables de estas instituciones puedan garantizar un acceso seguro a sus instalaciones, tanto para el público como para sus trabajadores.

Los empleados sí empezarán a reincorporarse a partir del 11 de mayo, siempre de manera escalonada y priorizando el teletrabajo cuando sea necesario y se pueda, cumpliendo con las recomendaciones que fije el Ministerio de Sanidad, según han asegurado fuentes de estos museos, que no han adelantado posibles fechas de apertura salvo el Thyssen, que cree que podrá retomar sus actividades a partir del mes de junio.

  • Así será la desescalada en cultura, sector por sector

Estos museos, que llevan cerrado desde el 12 de marzo, se preparan para volver a funcionar con las máximas garantías tanto para sus trabajadores como para el público. Entre las decisiones que se plantean se encuentran el uso de guantes y mascarillas, la instalación de mamparas, la división de las direcciones de acceso a las escaleras, si se continuarán repartiendo folletos, si abrirán las cafeterías… También se contemplan otras medidas como controlar la temperatura de los visitantes que accedan a sus instalaciones.

Acostumbrados a controlar el acceso a sus instalaciones, ninguno de los tres museos ve inconveniente en gestionar la limitación del aforo a un tercio. Con el sector turístico internacional parado, la gran pregunta será quién irá a los museos hasta que finalice el plan de desescalada. Los visitantes extranjeros suponen casi un sesenta por ciento de los visitantes totales, y los de la región de Madrid -los únicos ciudadanos que podrán acceder a los museos en un principio por las restricciones de movilidad- suelen rondar el veinte por ciento.

Quejas de otros sectores

Los museos no son el único sector cultural que no está de acuerdo con los plazos y condiciones que establece el plan de desescalada.

La Federación de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda) ha calificado de “precipitado” el planteamiento del Gobierno: “No se entiende que las iglesias puedan tener un 50% de aforo y los teatros un 30%, ha dicho su presidente, Jesús Cimarro. Tras una asamblea celebrada para valorar las medidas, Faeteda ha reiterado algo que ya dijo al comienzo de la crisis, que los teatros privados “no pueden abrir con un tercio de público”, algo “totalmente inviable”, en palabras de Cimarro.

También se han mostrado contrarios al plan los promotores musicales que considera que el proceso por fases deja fuera “prácticamente a la totalidad de la música en directo” y han exigido con urgencia una fecha para el retorno de los conciertos con aforo completo.

Celebrar conciertos con un tercio o la mitad del aforo, en función de las fases, es inviable para el sector, según han explicado desde la Asociación de Promotores Musicales (APM), que ha denunciado, en un comunicado, “la inacción del gobierno” y ha pedido “medidas urgentes para proteger a la industria de la música en vivo”.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply