Las noticias

Pollo a la cazadora

El pollo a la cazadora es un segundo plato típico italiano, una de esas recetas tradicionales que siguen siendo un éxito asegurado los días de celebrar, gracias en gran parte a la deliciosa salsa a base de cebolla, zanahoria, tomate, vino y el mismo jugo del ave. Se prepara en regiones como Piamonte, Emilia Romagna, Toscana o Lazio, con pequeñas variaciones. Como tantas otras recetas que nacieron en el entorno rural, sus orígenes son bastante difusos: se supone que era un apaño que los cazadores podían preparar con el ave que hubieran abatido, un solo recipiente y algunos ingredientes sencillos que podían traer de casa.

La fórmula que proponemos es una versión de la que aparece en La cuchara de plata, una de las biblias de la cocina italiana, a la que hemos añadido un par de zanahorias -la original solo lleva una- y sustituido la mitad del agua por vino blanco, que siempre aporta un delicioso sabor a los guisos de pollo. Como en el libro indican que en otras regiones se aceptan este tipo de cambios, e incluso se le añaden champiñones, opté por ponerme generosa con las zanahorias.

Tampoco creo que pase nada si quieres ponerle más cebolla para conseguir una salsa más compotada en la que mojar pan, añadir ajo o romero, rematar medio bulbo de hinojo que te ha quedado de una ensalada o si te apetece añadir unos dados de patata previamente dorada cuando queden 15 minutos para terminar la cocción. No me imagino a las personas que preparaban este tipo de recetas de supervivencia demasiado preocupadas por la su pureza: algo me dice si estaba bueno, le daba enjundia a la cosa -alimentarse no era cosa menor en ese momento- y lo tenían a mano; iba a la cazuela.

Dificultad

La de picar los ingredientes que hay que picar.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 pollo troceado como para hacer al ajillo
  • 50 g de mantequilla
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 6 tomates pelados, sin pepitas y picados (pueden ser de una buena conserva)
  • 3 zanahorias
  • 1 rama de apio
  • 75 ml de vino blanco
  • 75 ml de agua o caldo de pollo
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil (opcional)

Preparación

  1. En una cazuela de fondo grueso, poner el aceite y la mantequilla y calentarlos a fuego medio con la cebolla picada. Añadir el pollo salpimentado y dorarlo por todas partes durante 15 minutos, dándole vueltas tres o cuatro veces durante el proceso.
  2. Añadir el apio, la zanahoria y los tomates, picados. Añadir un poco más de sal y dar vueltas durante cinco minutos más.
  3. Añadir el agua o caldo y el vino -o 150 ml de agua, si se prefiere-, tapar y dejar cocinar a fuego lento 45 minutos desde que arranque el hervor.
  4. Controlar pasados 30 minutos: si el pollo ha soltado mucho jugo y la salsa está muy líquida podemos destapar la olla los últimos minutos de cocción para que reduzca. Emplatar, añadir más pimienta y perejil picado y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Leave a Reply