Lo más visto

Periodistas contra las matemáticas

Para no provocar sudores fríos alrededor, los periodistas nos abstenemos de hacer en voz alta esta pregunta tan incómoda en una redacción: “¿Alguien sabe hacer una regla de tres?” No hay semana en la que EL PAÍS no incluya golpes bajos a las matemáticas. A veces dan risa. Otras no tienen gracia. En ambos casos, erosionan la credibilidad del periódico, así que pocas bromas con la aritmética.

El pasado abril se publicó una barbaridad, destacada incluso en la portada de la edición impresa. Era una información de la revista S Moda que decía: “Más de 900 millones de toneladas de ropa usada acabaron en vertederos de España en 2017”. El lector Ángel Álvarez compartió conmigo un simple cálculo que nadie debió hacer en el diario: “cada español, incluidos niños y ancianos, habría tirado 20 toneladas de ropa al año, es decir, diez furgonetas de tamaño medio”.

También reaccionó José Ramón Muñoz Aguilar: “¿De verdad piensan cuando escriben?” No eran 900 millones de toneladas, sino 900 millones de kilos. Por el contrario, quitamos algún cero el 30 de enero cuando dijimos que el Condado de Cornualles es “un complejo agropecuario e inmobiliario de 550 metros cuadrados” (eran kilómetros y se rectificó en la web)

Otro disparate afeó en diciembre un estupendo reportaje titulado El líder de la mara que quiere hablar de rehabilitación. Se afirmaba que en Guatemala hay 23 homicidios diarios por cada 10.000 habitantes. “Las cifras me han hecho arquear las cejas”, me escribió Luis Mendívil Arciniega: de ser cierto, cada año serían asesinados 14 millones de guatemaltecos de una población total de 17 millones. No, eran 23 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. Un cero más. Y no eran “diarias”, sino “anuales”.

Ese dato se rectificó, como otro que apareció en noviembre bajo el título ¿Nuclear? No, gracias. El accidente nuclear de 1986 en Chernóbil (Ucrania), se leía al inicio, “fue 500 veces más mortífero que la bomba de Hiroshima”. El lector José Luis Sánchez Andrés bramó: “¿Es que ahí nadie lee los artículos antes de publicarlos?” La bomba de Hiroshima mató a 200.000 personas, luego, según el texto, Chernóbil costó la vida a cien millones de ucranios, cuando el país tiene 42 millones de habitantes. La explosión fue 500 veces más potente, no más mortífera.

Otra noticia destapó el inadecuado manejo de porcentajes. El periódico tituló en diciembre: Morir en Andalucía es un 38% más probable que en Madrid. ¿De verdad? “La posibilidad de morir, hoy por hoy al menos, es tan probable (100%) en Japón como en Malí”, recordó José Ramón Valero. El encabezamiento se modificó por este: La tasa de mortalidad es un 38% más alta en Andalucía que en Madrid.

En Negocios, se publicó en enero que la empresa Sylbon facturó en 2019 más de 10 millones, para decir seguidamente que 2,1 procedieron de Internet, “lo que supuso el 28% de la facturación total de la compañía”. No. Sería el 21%.

Las reglas de tres no son lo nuestro. En una noticia de septiembre sobre canales generalistas de televisión Los millones de personas que aún ven la tele contamos que “donde más se respeta el prime time” es en Andalucía (2,2 millones de espectadores diarios de media), Cataluña (1,89 millones) y Valencia (1,39); y donde menos, en Murcia (374.000), Aragón (356.000) y Asturias (260.000). Pues claro: las primeras son las comunidades más pobladas y las segundas, las menos. Aplicando la sencilla regla de tres, hubiéramos dicho que las regiones “con más respeto al prime time” son Valencia (28%), Aragón (27,1%), Andalucía (26%), Asturias (25,3%), Cataluña (25,2%) y Murcia (24,9%). O sea, ni parecido.

Un clásico es el embrollo con la edad. El lector Antonio Casero ha cazado varios traspiés. En diciembre, dijimos de una jugadora de balonmano que tenía 33 años, pero que llegó a España en 2007 con 19. Sumen o resten. El 21 de enero hablamos del portero César Sánchez “(Coria, 1971)”, decíamos, y contábamos: “Ahora vuelve a Valencia con 47 años”. El 20 de enero, se decía en una pieza sobre la Liga de 1973: “La séptima jornada visitaba el Barça…, que en Liga llevaba dos victorias, dos empates y tres derrotas”. Antonio Casero reaccionó: “No me salen las cuentas”. Ni a él ni a nadie.

El lector Ángel Álvarez comenta que esta clase de traspiés le recuerdan “a la historia de un pueblo primitivo que solo cuenta como `uno, dos y muchos´”. A él debió extrañarle poco que el pasado 25 varios medios reprodujéramos tal cual esta frase de un teletipo de la agencia Europa Press: “La muerte de un octogenario de unos 80 años ha elevado a…” Sí, mejor no preguntar quién conoce la regla de tres.

————————

Correo electrónico: defensor@elpais.es

Web: El Defensor del Lector Contesta

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fe de errores

En su versión impresa, el periódico publicó el 22 de diciembre que en Guatemala se registran “23 homicidios diarios por cada 10.000 habitantes”. En la versión digital, se aclaró después que se trataba de “23 homicidios anuales por cada 100.000 habitantes”. En una versión inicial de este texto del Defensor del Lector, se hacía referencia a ese cambio de “100.000” en lugar de “10.000”, pero no al de “anuales” en lugar de “diarios”.

Leave a Reply