Deportes

Paso atrás del Valencia

Enésimo paso atrás del Valencia, que no escapa del cuarto trastero de la clasificación. Javi Gracia y su pelotón de jovencitos con escaso currículum sumaron ante Osasuna un punto famélico que cierra una de las peores primeras vueltas en puntuación de toda su historia, con 20 puntos en 19 partidos. Los del murciélago no pudieron sumar su cuarta victoria seguida y no asoman la cabeza por el agujero en el que se han metido, empujados por la polémica gestión deportiva de su máximo accionista. Por el juego desplegado, el Valencia nunca dio la sensación de jugar un partido catalogado como una final desde el vestuario. Los rojillos de Jagoba Arrasate, a golpe de pico y pala, se sacuden sus penas pero prolongan su racha negativa a 13 partidos sin ganar y siguen en descenso.

Precipitado y con prisas por cerrar el encuentro en los primeros minutos, y relajado antes del descanso, el Valencia, reforzado con las tres victorias seguidas, dos en Copa y una ante el Valladolid en la Liga, interpretó mal el partido. Superior en su costado izquierdo, con Gayà y Cheryshev muy activos, los locales empujaron a Osasuna pero a Sergio Herrera solo lo asustó un cabezazo del larguirucho Diakhaby. No anduvo fino en el remate el Valencia, mientras sus velocistas del ala izquierda pudieron correr; luego los centros desde ese costado no fueron nada precisos y la altura del gigantón Maxi, algo apático en su lenguaje corporal, no se aprovechó.

El Valencia se despistó en un fuera de juego. Con el equipo desplegado delante del área rival y los laterales muy arriba, Osasuna sacó rápido la infracción y ocupó los espacios a la espalda de Gayà a todo trapo. Roberto Torres filtró un pase sobre Nacho Vidal, que lanzó a puerta y el rechace de Jaume, tras un rebote, le cayó a Calleri, que embocó con la derecha.

Osasuna, con tres bajas en el eje central de su defensa, Aridane, David García y Raúl Navas, y problemas para cerrar su defensa, apenas recibió arañazos de la ofensiva blanquinegra hasta el minuto 68. Sabedor del desequilibrio y de la proyección de Gayà, el Valencia abusa de los envíos al perfil izquierdo para abrir las defensas rivales. El capitán es el mejor argumento ofensivo del equipo pero, muchas veces, el único. Sucedió ante Osasuna, hasta la entrada de Yunus Musah. La bala de cañón inglesa le dio vuelo a la tropilla de Gracia por el flanco derecho justo cuando el técnico reajustó el bloque y lo metió en el campo junto a Guedes.

En una de sus primeras acciones, Yunus combinó con Maxi y se metió en el área. El uruguayo picó el balón sobre el inglés, que asistió a Gameiro y, cargado de fortuna, marcó, después de que la pelota antes de llegar al francés tropezase en Unai García y se colase en la portería. El efecto revitalizante de Yunus sólo duró 10 minutos, luego Osasuna lo neutralizó. Con pocos argumentos y justito de calidad, se limitó a defender el empate, un botín que consideró suficiente, y se asomó pocas veces arriba hasta que le perdió el respeto al Valencia. Con tiento, como pidiendo permiso, se desplegaron sorprendidos por las facilidades que encontraron en la estructura local. Un disparo de Lucas Torró, que palmeó a córner Jaume, y un lanzamiento al palo de Calleri enfriaron Mestalla. Con el tiempo cumplido, Manu Sánchez cabeceó fuera una excelente ocasión y Kike Barja perdió un mano a mano contra Jaume.

Leave a Reply