Las noticias

Paris Hilton, la rica heredera que lucha por tener “una vida real”

La maestra quiere ser ahora como su alumna. Paris Hilton, la estrella de la telerrealidad, la gran famosa de la década de los 2000, quien fue jefa de Kim Kardashian, que trabajó para ella como becaria, quiere parecerse ahora a su pupila, la más célebre de las hermanas del klan. Por eso ahora quiere formar una familia, como ella, y ha recurrido a la fertilización in vitro con tal propósito.

A sus 39 años, Hilton, una de las herederas del imperio hotelero que lleva su nombre por ser nieta de Barron Hilton —que falleció en septiembre de 2019 y donó el 97% de su fortuna a una fundación—, busca ahora lo que ella llama una vida normal. Así lo ha confesado en una entrevista para el podcast llamado The Trend Reporter with Mara. “Estoy muy emocionada de dar el siguiente paso en mi vida, y finalmente tener una vida real. Porque realmente creo que tener una familia e hijos es el significado de la vida”. Un planteamiento muy clásico para la mujer que ha sido modelo, dj, ha coqueteado con el alcohol y las drogas, ha protagonizado realities y escándalos y ha sido más conocida por sus juergas y por ser el alma de la fiesta que por sus ganas de sentar la cabeza.

La celebridad internacional (difícil ponerle algún otro título que la defina) busca esa solidez familiar de la mano de quien ella denomina como su “alma gemela”, Carter Reum. La pareja mantiene una relación desde hace apenas 14 meses pero ella ya tiene claro que es la persona con la que quiere forjar su futuro. Al contrario de lo que suele ser habitual en ella, esta vez no se prodiga tanto con su pareja en su concurrido perfil de Instagram, con 14 millones de personas siguiendo sus pasos. De hecho, Reum ni siquiera cuenta con una cuenta en esta red. Junto a su hermano Courtney, Carter ha escrito un libro y en 2007 creó una empresa de bebidas alcohólicas llamada Veev.

Para ella, Carter Reum es “100% el hombre definitivo”. ¿Habrá boda? “Hablamos constantemente sobre una boda y planeamos cuáles serán los nombres de nuestros hijos”. De hecho, en otra entrevista en septiembre ya dijo que quería, si fuera niña, que se llamara London (Londres), y que estaba pensando otro para el futuro niño. “Si alguien tiene alguna sugerencia… Les estoy preguntando a mis amigos. No quiero que sea temático de ciudades, pero no sé, es difícil decidirse. London es seguro para la niña, para el niño estoy pensando aún”.

”Hacerlo juntos, tener un compañero que me da tanto apoyo y siempre me hace sentir como una princesa no está nada mal”, reflexionaba Hilton sobre su pareja. Según ella, nunca había experimentado esa necesidad de aumentar la familia porque no había nadie que “mereciera ese amor” que ella da hasta que encontró a Reum.

Esa vida real a la que aspira con Reum no es más que la ansiada normalidad que lleva persiguiendo tras años de locura y dispendio. De ahí que, en realidad, tenga cierto sentido que Kim Kardashian sea su referente: otra estrella disoluta, con matrimonios que duraban apenas 72 días y años de escándalos, que decidió convertirse en esposa, madre y abogada de causas justas. Kardashian tuvo dos embarazos complicados, los de sus hijos North (de siete años), tras cuyo nacimiento decidió congelar sus óvulos, y el de Saint (de cinco). En ambos sufrió preeclampsia y placenta previa, y tras ello decidió que los dos embriones que tenía fueran gestados por un vientre de alquiler. De ellos nacieron Chicago, de tres años, y Psalm, de 20 meses.

Todo ello ha hecho que Hilton quiera seguir ahora los pasos de su amiga, esa con la que estuvo distanciada pero con quien hace un par de años escenificó su reconciliación: “Kim fue quien me habló sobre ello”, dice acerca del tratamiento de fertilización in vitro que quiere hacer, un proceso en el que ya está dando sus primeros pasos. “Yo no sabía nada sobre esto. Estoy muy contenta de que me haya dado consejos y me haya presentado a su médico”, afirma. Como siempre, Hilton no se anda por las ramas ni se queda corta en detalles. “Ya me he sometido al proceso de extracción de óvulos. Fue duro, pero sabía que merecería la pena. Ya lo he hecho un par de veces”. Por eso mismo también dice: “Ya estamos con el proceso, así que si quisiera, podría tener gemelos”. Hay cosas, como una vida a la carta, que nunca cambiarán en Paris Hilton.

Leave a Reply