Lo último

¿Para qué sirve esta supuesta alianza?

Tengo la sensación de que los países del norte de Europa, una vez más, han vuelto a traicionarnos. Pero no es esto lo que más me molesta. Me molesta la sensación de vaciedad de un proyecto, el europeo, que cuando realmente hace falta no existe. ¿Alguien se imagina que un país excluyera a una de sus regiones, o que remotamente lo intentará, en un contexto de crisis? ¿Qué clase de país sería ese? ¿Podría existir como nación? Sin embargo, eso es lo que ha hecho el Norte, con Holanda como portavoz. Nuevamente, a la hora de la verdad, la Unión Europea es un fantasma. Pero esta vez el vencido es la Unión Europea, no el Sur, que resiste.

Abel Ajates Cónsul. Zaragoza


Ningún país está preparado para afrontar la crisis del coronavirus de forma individual. Nosotros contábamos con la Unión Europea para que nos ayudara a relanzar nuestra economía. Pensábamos que el espíritu europeísta era verdadero y que los demás países de la zona euro serían empáticos ante nuestra situación. Nada más lejos de la realidad, Alemania junto a Holanda piden que cada país actúe por su cuenta y se saque sus propias castañas del fuego. Si ni en un escenario límite como este es útil la Unión Europea, me pregunto para qué sirve esta supuesta alianza continental.

Rafael Gómez Díaz. Madrid


Es indudable que la Unión Europea es uno de los mejores proyectos que se han concebido en la historia. Surgió con grandes perspectivas y con un sentimiento de cooperación que parecía impensable en aquella época. Ha sido capaz de manejar, mejor o peor, una gran recesión económica. Sin embargo, ha sido incapaz de acabar con ese sentimiento de superioridad que algunos países no acaban de dejar a un lado. Ese, que entraña un cierto desprecio hacia sus vecinos del Sur y que ya pudimos atisbar durante la crisis. El mismo que nos destruyó hace no más de 80 años.

Lucia Castelao Pérez. Villafranca del Bierzo (León)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply