Las noticias

Padres separados: “Desde el inicio de la crisis, acordamos que yo me quedaba con la niña entresemana”

Las dudas ya se han resuelto. Abogados de familia y el Colegio de Abogados de Madrid han manifestado que en tiempos de coronavirus deben cumplirse las resoluciones judiciales o los acuerdos adoptados siempre que no se ponga al menor en situación de riesgo. “Se debe seguir con el régimen de visitas habitual siempre que sea posible. Es decir, si ninguno de los progenitores o menores se encuentra dentro del colectivo más vulnerable para contraer el Covid-19”, dice Pilar Sacristán, abogada especializada en Derecho de Familia del Despacho Sacristán & Rivas Abogados. Es el caso de Belén. La nueva pareja del padre sus dos hijos (Irene y Álvaro) es caso probable de coronavirus: “Por eso hemos decidido que se queden conmigo durante todo el periodo de cuarentena. O al menos hasta estar seguros de que ella ha sanado y él no ha sido contagiado”.

Hasta ahí está claro. Pero a partir de ahí cada pareja es un mundo y tiene unas circunstancias y una relación. Por eso no cabe duda de que nada hay más adecuado que poner en práctica el sentido común. Es lo que ha hecho, por ejemplo, Javier. Su expareja no puede dejar de acudir a su trabajo. Sin embargo, él teletrabaja: “En cuanto se declaró el estado de alarma quedamos de acuerdo en que yo me podía quedar con la niña (Amelia, 10 años) todos los días. Eso sí, como ella tiene el mismo derecho que yo a verla, vamos a seguir con los fines de semana alternos, como indica nuestro régimen de visitas”. Algo parecido le ha pasado a Alfonso. Aunque en este caso la relación de los progenitores no es muy buena y ella tiene la custodia, él pasa el mayor tiempo posible con Blanca (8 años). “Soy profesor, así que en cuanto suspendieron las clases se vino a mi casa y aquí seguirá, incluso los fines de semana. Consideramos que es mejor que no se produzcan apenas desplazamientos”. No siempre está tan claro que uno de los dos tiene más facilidades para el cuidado del niño. Almudena y Nacho llevan dos años separados y tienen la custodia de Dani compartida. Él teletrabaja desde hace años, pero en horarios salteados. Ella lo hace desde que se declaró el estado de alarma, pero con peros. “Tengo tanto trabajo que apenas puedo apañarme con mi hijo, que tiene 5 años y necesita mucha atención. Así que he tenido que recurrir a mis padres y por el momento estamos pasando la cuarentena los cuatro juntos en su casa. Si no, hubiera sido imposible. La semana que viene, que le toca a su padre, se lo llevará, pero siempre sabiendo que puede contar conmigo para lo que necesite”.

MÁS INFORMACIÓN

Dice Pilar Sacristán: “Si bien el artículo 7 del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma permite los desplazamientos para atender a los menores, estos deben efectuarse de la forma más segura posible”. Y añade que es aconsejable “minimizar la exposición del menor acordando medidas excepcionales de mutuo acuerdo como consecuencia de los hechos que acontecen”. Es decir, si los progenitores se ponen de acuerdo sería una buena idea evitar las visitas intersemanales y cambiarlas por fines de semana más largos, para conseguir hacer el menor número de desplazamientos. No siempre es posible. A menudo, las rencillas son más poderosas que el bien estar del menor.

MÁS INFORMACIÓN

Es el caso de Miguel Ángel. La custodia provisional de sus hijos es de la madre. “El día anterior a recogerles para una visita intersemanal que tenemos acordada en el convenio previo le propuse agrupar días para así evitar desplazamientos innecesarios a los niños: en vez de que pasaran conmigo una tarde suelta, más fines de semana alternos (otros tres días), le planteé que pasaran cuatro días seguidos conmigo. Por razones que se me escapan se negó”. En efecto, cabe la posibilidad de que el sentido común no se imponga y no se llegue a un acuerdo.

Es posible que la relación de pareja sea tan mala que se llegue a un incumplimiento del convenio. En este caso, lo normal sería llamar a la policía y poner una denuncia. “Pero ahora estamos en tierra de nadie, de modo que va a ser complicado. En caso de poner una demanda al juzgado, no se va a tramitar, puesto que durante el estado de alarma no están en funcionamiento los juzgados, salvo que haya una causa penal por medio. Por eso, recomiendo encarecidamente a los padres que tomen conciencia de la situación excepcional que estamos viviendo, actuando con responsabilidad y en el estricto interés de los menores, apartando las diferencias que puedan existir entre ambos. De lo contrario se está incumpliendo el derecho del menor a ver sus padres y el derecho de los padres o madres a estar con sus hijos”, asevera Sacristán.

Y un apunte práctico

Aunque el pasado partes en consejo de ministros se cambiaron algunos detalles del real decreto y ahora sí es posible que los adultos vayan acompañados por menores, la policía local de algunos municipios ha anunciado que solicitará justificación. Por eso, Pilar Sacristán aconseja que cuando vayamos a dejar o recoger al menor, “los progenitores que deban desplazarse con ellos, vayan acompañados de una copia de la sentencia y/o del convenio regulador vigente, para evitar consecuencia no deseadas”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply