Las noticias

Pablo Alborán cura heridas con su música solidaria

Ahora que el abrazo se demora, la vida nos partió por la mitad. […] Ahora que Madrid es un desierto sus balcones tienen menos que llorar. Los versos pertenecen a una canción creada “del tirón” por Pablo Alborán durante su confinamiento en Málaga. Se llama Cuando estés aquí y tiene un objetivo solidario: sus beneficios irán a parar al proyecto Emergencia Coronavirus puesto en marcha por Unicef para luchar contra esta enfermedad. Es solo uno de los gestos con los que el malagueño ha demostrado su personalidad en estos días complicados. También fue noticia ayer al donar 100.000 euros —al igual que Antonio Banderas— para el grupo de investigación de Robótica Médica de la Universidad de Málaga. A él pertenece parte del equipo que ha creado Andalucía Respira, un dispositivo de emergencia que ayudará a hacer frente a la crisis sanitaria.

El próximo día 22 de abril se cumplirán diez años desde que Pablo Alborán subió a YouTube el vídeo que le cambió la vida. Era la canción Solamente tú, que tocaba con su guitarra desde el sofá blanco desde su casa. El tema le servía de catapulta y seis meses después se mostraba al mundo en un videoclip. En él, con unos cascos puestos, el artista cantaba mientras salía del metro en Callao para ascender por la Gran Vía. Las imágenes acumulan hoy 487 millones de reproducciones y, desde aquel 2010, Alborán ha publicado cuatro discos, obtenido numerosas nominaciones a los Grammy latinos e incluso ha ganado un Goya gracias a la banda sonora de Palmeras en la Nieve. También hizo un paréntesis de dos años para desconectar y se ha hecho un hueco en el corazón de millones de fans, que celebran cada uno de sus nuevos temas. Como cuando sorprendió con Tabú junto a la norteamericana Ava Max. O cuando ayer publicó Cuando estés aquí.

Alborán ha ido anticipando en sus redes sociales el tema durante los últimos días. Son, precisamente, las circunstancias que rodean al confinamiento las que aborda en la composición. La canción tiene como objetivo “mandar un abrazo, el abrazo que no nos podemos dar ahora” aseguraba el malagueño cuando ayer a primera hora presentaba el tema en una videollamada junto a Silvia Murias, de Unicef España. “He hecho lo que puedo hacer desde mi terreno, que es la música”, explicaba el malagueño en la entrevista, donde decía acordarse de quienes aplauden cada tarde en el balcón, la soledad de las personas mayores que viven solas, el personal sanitario en los hospitales o los trabajadores de muchos sectores que no han parado. “Es el momento de mantenernos unidos”, subrayaba Alborán, que aseguraba sentirse un privilegiado y pedía “empatía” con quienes lo está están pasando peor. “El mundo va a cambiar, esto está claro”, insistía para asegurar después en la agencia Efe que es buen momento para ser más conscientes cómo en los últimos años “se ha recortado en sanidad, educación y cultura”.

Confinamiento familiar en Málaga

El artista ha preparado el tema desde su casa en Málaga, donde también se ha grabado parte del videoclip. Le ha bastado una guitarra y un bolígrafo para componerla en apenas unos días. Son las mismas herramientas con las que trabaja también estos días en su próximo álbum, el quinto. Lo hace especialmente de madrugada, cuando da rienda suelta a su creatividad en plena soledad. El silencio generalizado, de hecho, es una de las consecuencias de un encierro que él supera en la vivienda familiar de Málaga, junto a sus padres. Allí viajó casualmente desde Madrid tras su último concierto de la gira Prometo el pasado 29 de marzo en Punta del Este (Uruguay). Han sido 78 conciertos en 16 países durante los dos últimos años. Su próxima fecha era el 4 de abril en una cita solidaria en el WiZink Center de Madrid, que primero se aplazó al 1 de junio y ahora ha sido suspendida sin nueva fecha.

Madrid es su casa. Allí tiene un grupo de amigos anónimos y otros que no lo son tanto, como Antonio Orozco, Manu Carrasco, Pablo López y Malú, con los que acaba cantando canciones allá donde haya un piano. Pero mientras puede recuperar esos momentos, Alborán escribe, compone y sube imágenes a sus redes sociales desde Málaga. Celoso de su intimidad, son imágenes que protagoniza él mismo o su perro, Terral.

El nombre de su mascota es un guiño a su tierra, a esos vientos cálidos que convierten el invierno de Málaga en primavera o el verano en un pequeño infierno de altas temperaturas donde el Mediterráneo se convierte en salvavidas. Precisamente junto al mar, en el antiguo balneario de los malagueños Baños del Carmen, grabó a finales de 2014 el videoclip de Pasos de Cero. Alborán tira de raíces siempre que puede. Ya esa para visitar a su familia o para acordarse de su amigo Dani Rovira, que anunció hace apenas unos días que sufre un cáncer. “¡A por todas Dani!”, le decía en Instagram. “Ojalá pudiera darte un abrazo fuerte”, aseguraba. El lunes por la noche, en El Hormiguero, explicó que tiene ganas de cantar y que, por qué no, el primer sitio donde le gustaría dar un concierto es en su Málaga, donde está su primer público. El mismo que le cantará Sabremos que hay cura cuando estés aquí, último verso de su nueva canción.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply