Lo último

No somos héroes, somos personas

Soy una persona que también tiene miedo y llora. Ver la muerte día a día, más cerca que nunca, asusta. Asusta no poder realizar bien tu trabajo por tener el doble de pacientes que antes. Asusta no tener material suficiente para poder atenderos. Asusta perder compañeros en la batalla porque se contagian ante la falta de protección. Sin embargo, aquí estoy. Voy a dar lo máximo de mí, voy a acompañarte y voy a cuidarte. Lloraré, lloraré de alegría cuando vea que te vas de alta, caminando.

Lucía Herradón Lijó. Madrid


Quién nos iba a decir que 2020, Año Internacional de la Enfermera y la Matrona, iba a ser también el año de la Covid-19. Nadie se podía imaginar hace unos meses que lo que iba a ser una celebración mundial se convertiría en una demostración en toda regla de cuál es el rol del enfermero. No es necesario explicar en qué consiste nuestro trabajo. Todos los ciudadanos son testigos directos de la envergadura del trabajo que estamos desempeñando en la crisis del coronavirus. El Año Internacional de la Enfermera va a ser muy duro, no estaremos para muchas celebraciones, pero algo es evidente: habrá servido para demostrar al mundo el impacto de nuestro trabajo en la sociedad. La calidad y humanización de los cuidados es nuestra seña de identidad. Gracias a todos los trabajadores sanitarios, gracias compañeros.

Juanjo Sánchez Requena. Barcelona


En los centros de salud de toda España, estamos resolviendo muchos problemas por vía telefónica, sobre la Covid-19 y sobre cualquier otro problema de salud que lo permita. En especial en los de las áreas más afectadas por la pandemia atendemos y hacemos seguimiento a las personas que tienen una infección leve y se mantienen aisladas en su domicilio. Les hacemos llamadas periódicas para detectar un posible empeoramiento, en cuyo caso solicitamos que acudan para valoración presencial, o les derivamos al hospital correspondiente. También estamos haciendo visitas a domicilio en casos concretos. De esta forma intentamos que las personas se queden en casa y seleccionar bien quién va a los hospitales para contribuir a no colapsarlos. Las líneas a veces están ocupadas, pero sigan intentándolo. Tengan confianza, estamos aquí para ustedes.

Aser García Rada. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply