Las noticias

“No es fácil morir así, pero ella ya no estaba en esta vida y no quería estar”

Eskarne falleció el pasado 23 de julio a los 86 años de edad. Murió como ella deseaba, en el dormitorio de su domicilio, rodeada de familiares y con la ayuda de los médicos. Es la primera persona a la que se le ha aplicado la eutanasia en el País Vasco. En un tiempo récord, en menos de un mes desde la entrada en vigor el 25 de junio de la ley que regula el derecho a solicitar y recibir asistencia para morir en determinados casos de enfermedad incurable o que causa un sufrimiento insoportable. El hijo de Eskarne explica que “morirse es algo muy íntimo y no es necesario dar detalles personales”. La familia quiere mantenerse en el anonimato, aunque ha aceptado relatar a EL PAÍS la experiencia vivida, “muy intensa y positiva”, cuenta el hijo, desde que activaron el protocolo para acogerse a la eutanasia hasta oficiarse el último adiós de ella. “Decidió morir así, fue un acto de mucha valentía y a la vez ejemplar para la sociedad en que vivimos”, explica este familiar.

Seguir leyendo

Leave a Reply