Las noticias

No compres ahora: tiendas online que animan a no consumir mientras dure la Covid-19

En enero de 2020, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), señalaba que las ventas realizadas a través de internet en nuestro país, rozaban los 12.000 millones de euros en volumen de negocio, un récord histórico. Un par de meses después, la gran mayoría de tiendas online han visto explotar sus métricas desde el pasado 14 de marzo, cuando el Ejecutivo declaró el estado de alarma.

Pero lo digital no quita lo valiente. “No lo compres, no es el momento”, reza el lema de la web de Minimalism Brand (el primer comercio electrónico en España que comparte sus métricas), que ha decidido cerrar, es decir, no habilitar la opción de realizar pedidos, durante el tiempo en el que se extienda la crisis sanitaria y económica ocasionada por el coronavirus. No quieren que nadie se exponga al virus en su cadena de envíos. Pepe Martín, cofundador de Minimalism Brand, explica que fueron conscientes de la situación a raíz de los últimos pedidos. “Veíamos a clientes comprando un par de carteras o una camiseta y pensábamos, ¿realmente son necesarios nuestros pedidos para estar encerrados en casa?”, recuerda.

Victor Rodado, su socio, admite que tras realizar él un pedido online recientemente y recibirlo, entendió que el transportista estaba asumiendo un riesgo que ellos entendían que no era necesario, al no tratarse de un producto de primera necesidad. Minimalism Brand, una compañía que invita a “emprender con sentido” y “dejar una huella positiva”, crecía hasta la fecha un 70% más que el año pasado y había alcanzado los 350.000 euros de facturación. Ahora esperan a que pase el temporal. “Si tenemos que alargarlo un poco más, lo haremos”, destaca Martín, que comprende que existan compañías que no se lo puedan permitir al contar entre sus filas con equipos mucho más grandes que el suyo.

Pero la empresa no está sola. Son varios los negocios digitales que han decidido cerrar o aplazar los envíos hasta que todo pase. La firma de ropa alicantina Trendsplant ha colgado en su web el cartel “Reduciendo el contacto, recudimos el riesgo”. El sector textil no ofrece productos de primera necesidad para afrontar las próximas semanas, por lo que desde la marca invitan a reflexionar sobre cuántas personas hacen falta para que un determinado pedido llegue a las manos de cualquier consumidor.

Estas decisiones impactan directamente a la facturación de una pequeña empresa, cuyos costes están dimensionados y alineados con las previsiones de venta. “Vamos a pausar todos los envíos hasta que mejore la situación”, señalan, agradeciendo los pedidos y remarcando que no están en condiciones de esclarecer una fecha exacta de entrega.

Otro ejemplo es Greencorners, que hace unas semanas celebraba su aniversario. Esta empresa, propiedad de la influencer, Verdeliss, ha cerrado su web y ha redirigido a los usuarios a la iniciativa #MascarillasAlRescate, surgida en colaboración con las tiendas online, Mamis and Minis y Ninona Handmade. Entre todas han puesto a disposición de los sanitarios y trabajadores su conocimiento en el mundo textil “para abastecer de mascarillas de tela a profesionales expuestos”, impulsando una donación de 1.000 mascarillas que ya se encuentran en producción.

No necesitas un mapa para la cuarentena

Por su parte, Carlos Martínez, fundador de ENJOYERS, asegura: “No tiene mucho sentido exponer a nuestros trabajadores y a los de la empresa de mensajería. No somos un producto imprescindible ahora mismo. No necesitas un mapa para pasar la cuarentena”. Lo explica el CEO de esta marca de láminas diseñadas con tinta rascable, una idea de negocio nacida en un pequeño pueblo al norte de Cáceres. Hasta la fecha, facturaba 200.000 € anuales y el 15% de la facturación era internacional. “Tenemos algunos pedidos pendientes de enviar, pero no los llevaremos a cabo hasta que todo pase”, insiste Carlos, que vislumbra finales de abril o principios de mayo, como fecha tentativa.

La empresa acababa de cerrar una ronda de inversión de 100.000 € por parte de un grupo de business angels. “Aun no me creo lo que está pasando. El 6 de marzo, me encontraba en la notaría firmando la ronda y preparando la mudanza a Madrid para comenzar a trabajar desde Google Campus”, señalan en su web, donde se puede leer cómo se encuentra comunicando por teléfono a sus trabajadores un ERTE al 100% de la plantilla.

En el caso de Timpers , marca de zapatillas 100% diseñadas por personas ciegas: sus responsables anunciaban su decisión el pasado 19 de marzo, a través de una carta publicada en sus redes sociales. “Ahora no vamos a pediros ayuda. Ahora, la necesitan otras personas. La ayuda os la pediremos cuando pase todo esto”, se puede leer en el post, lleno de mensajes de ánimo. La marca asumía que se avecinaban meses de facturación 0 y dibujaba un escenario negativo con respecto a los números de la empresa, sin poder vaticinar fecha de reanudación de los envíos.

Al mismo tiempo, surgen plataformas colaborativas que tienen como protagonistas a los comercios que pueden vender por Internet pero se ven afectados por el cierre de fábricas, la falta de proveedores de materiales, la disminución de los recursos humanos o las complicaciones a nivel logístico. La iniciativa España Espera, nace como un punto de encuentro virtual donde los comerciantes que así lo estimen oportuno puedan inscribir sus tiendas online, a fin de comunicar descuentos o poner a disposición de los internautas distintas ofertas.

El objetivo es incentivar el repunte del comercio electrónico y apoyar al pequeño y mediano comerciante español, de tal forma que los usuarios realicen compras en alguna de las webs españolas y se mantengan a la espera hasta que la situación se normalice, momento en el que recibirán su pedido.

MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply