Las noticias

Ni edad, ni sexo, ni condición social: 14 parejas que dinamitaron todas las convenciones sociales

Woody Allen y Soon Yi Previn paseando por Nueva York en 1998, un año después de casarse.Woody Allen y Soon Yi Previn paseando por Nueva York en 1998, un año después de casarse. Foto: Getty

Soon Yi y Woody Allen

La relación prohibida. No hace falta haber visto ni una película de Woody Allen (Nueva York, 1935) ni siquiera saber quiénes son Soon Yi, Mia o Dylan Farrow para exclamar “Woody Allen se casó con su hija” ante cualquier conversación en la que salga a relucir el nombre del cineasta. Pero la realidad es que no, la mujer con la que Allen se casó el 23 de diciembre de 1997 en Venecia no es su hija, es la hija del músico André Previn y Mia Farrow. Y como tanto Allen como Soon Yi se han cansado de repetir ni siquiera habían convivido juntos porque Allen y Farrow vivían en distintos apartamentos.

Soon Yi Previn (Seul, 1970) era hija de la pareja de Allen y eso ya fue suficiente motivo para que la prensa amarilla hiciese su agosto, pero en su relación no hay ningún elemento delictivo ni siquiera ningún tabú religioso. Lo que perjudicó notablemente al inicio de su historia de amor es que tras descubrir la relación Mia Farrow declaró que Allen había abusado sexualmente de la pequeña Dylan que sí era hija de los dos. Una acusación que fue investigada y desestimada en los noventa.

Durante la relación de Farrow y Allen el cineasta no mostró ningún interés en Soon Yi a la que encontraba aburrida, el sentimiento era mutuo, Soon Yi creía que cualquiera que encontrase interesante a su madre adoptiva a la que aborrecía tenía algún problema. Hasta que un día instigados por la propia Farrow empezaron a pasar más tiempo juntos y lo que desafiaba toda lógica sucedió: se enamoraron. Allen lo cuenta detalladamente en su autobiografía Apropos of nothing, Soon Yi era mayor de edad y la relación con Mia estaba acabada, pero seguían juntos. Una tarde Allen olvidó unas fotos sugerentes que le había realizado a su amante y Mia estalló al descubrirlas. Se hizo dueña de la historia y despellejó al cineasta ante quien quisiera escucharla, obviando intencionadamente que ella tenía la misma edad cuando se había casado con Frank Sinatra que también era ostensiblemente mayor que ella y que en su momento no había tenido remilgos a la hora de romper la relación de André Previn con su buena amiga Dory.

A pesar del escándalo, Hollywood no se posicionó y tanto Allen como Farrow mantuvieron sus carreras con normalidad, a finales de la pasada década el movimiento me too resucitó la historia de Dylan y los mismos actores que, conociendo las acusaciones, habían estado orgullosos de participar en sus películas le dieron la espalda.

¿Aguantaron la presión? Tras 25 años y dos hijas en común, la relación de Allen con Soon Yi ya es la más estable y duradera de la vida del actor.

El duque de Windsor junto a Wallis Simpson en 1937, ese mismo año la pareja se casó.El duque de Windsor junto a Wallis Simpson en 1937, ese mismo año la pareja se casó. Foto: Getty

Duque de Windsor y Wallis Simpson

La relación prohibida. El reinado de Eduardo VIII (Reino Unido, 1894- Francia, 1972) apenas llegó a un año, pero asestó un zarpazo a los cimientos de la institución monárquica que estuvo a punto de destruirla. El heredero al trono británico tuvo claro desde que conoció a Wallis Simpson (Estados Unidos, 1896- Francia, 1986) que amaba a su país, pero amaba más a aquella enjuta norteamericana divorciada doblemente, y ni la iglesia ni la sociedad ni la casa real pudieron quebrar su voluntad de estar con ella. El breve monarca ofreció la alternativa de un matrimonio morganático, según el cual ella jamás sería reina de Inglaterra y al no ser aceptado, renunció al trono tras 325 días de reinado. “Me ha resultado imposible soportar la pesada carga de la responsabilidad y desempeñar mis funciones como rey, en la forma en que desearía hacerlo, sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”, declaró, unas palabras que serían oro molido en un guion, pero en la realidad supuso el mayor dolor de cabeza en la historia de la monarquía británica. La línea de sucesión al trono sufría un viraje inesperado y la corona acabó en la cabeza de Jorge VI y posteriormente en su hija Isabel.

Cuando Wallis consiguió el divorcio se casaron en Francia sin la presencia de ningún miembro de la familia real. A partir de ahí el lujoso y decadente estilo de vida de la pareja les situó siempre bajo la lupa de los medios y sus coqueteos indisimulados con el nazismo no les convirtieron precisamente en la pareja favorita de los británicos.

¿Aguantaron la presión? Se mantuvieron juntos y perfectamente conjuntados hasta la muerte del Duque en 1972. A pesar de que su romance ha pasado a la historia como símbolo de un amor capaz de superar cualquier obstáculo, en 2018, el azote de los famosos, Andrew Morton, escribió en Wallis in Love que la duquesa había mantenido varias relaciones extramatrimoniales. No supuso ninguna sorpresa: durante su relación se había especulado con la bisexualidad de ambos y su afición a las relaciones sadomasoquistas.

La actriz Ingrid Bergman con el director italiano Roberto Rossellini en 1949.La actriz Ingrid Bergman con el director italiano Roberto Rossellini en 1949. Foto: Getty

Ingrid Bergman y Roberto Rossellini

La relación prohibida. “Querido Sr. Rossellini: he visto sus cintas Roma, ciudad abierta y Paisá y las he disfrutado mucho. Si usted necesita una actriz sueca que habla muy bien inglés, que no ha olvidado su alemán, que no entiende mucho de francés y que en italiano sólo puede decir ti amo, estoy lista para viajar y hacer un filme con usted. Ingrid Bergman”. Así empezaba la famosa carta que Ingrid Bergman (Suecia, 1915- Reino Unido, 1982) escribió a Roberto Rossellini (Roma, 1906- 1977) y que dio paso a una fructífera relación artística y también personal que transgredió la moral puritana de la época y acabó en el Senado de los Estados Unidos.

Bergman era una estrella oscarizada, pero lo que más importaba a la sociedad bienpensante es que era una respetable madre de familia, Rossellini también estaba casado y tenía dos hijos, por eso la pía Italia se consternó cuando su romance durante del rodaje de Stromboli se convirtió en un secreto a voces. Y no sólo eso, Bergman se había quedado embarazada.

Por supuesto la película fue un fracaso, el público odió todo lo que la pareja hizo y convirtió a la sueca en blanco de los más enfurecidos ataques, como la propia Bergman recogió en sus memorias: “Me llamaban puta y fulana. No podía creer que me odiara tanta gente. Al margen de lo que pensaran sobre mi vida, se trataba de mi vida privada, y yo no le había hecho nada.”

La iglesia se opuso firmemente al romance y en Estados Unidos un senador denunció a Bergman: “De las cenizas de Ingrid Bergman crecerá un Hollywood mejor”, declaró. A pesar de todo, en 1950 se casaron en México y la actriz se quedó en Europa consciente del odio que despertaba en Estados Unidos.

¿Aguantaron la presión? Los insultos de los antiguos fans y las reprimendas de la iglesia pesaron menos en el fin de la relación que el carácter autoritario de Rossellini, que prohibía a su mujer trabajar con otros directores, y sus constantes infidelidades. Tras siete años y tres hijos en común, Bergman solicitó el divorcio y volvió a Estados Unidos.

Emmanuel Macron con su mujer Brigitte Macron saludando desde el coche en París en 2018.Emmanuel Macron con su mujer Brigitte Macron saludando desde el coche en París en 2018. Foto: Getty

Emmanuel Macron y Brigitte Macron

La relación prohibida. La sociedad francesa está curtida respecto a la vida privada de sus líderes políticos. Vivieron el romance de Carla Bruni y Sarkozy, el episodio de la hija secreta de Mitterrand, las amantes de Chirac o las escapadas en moto de Hollande, por lo que la poco convencional relación de su presidente Emmanuel Macron (Francia, 1977) no pasó de ser una anécdota durante la campaña electoral.

Pero el origen de su relación no pasó tan desapercibido. Cuando se conocieron, Brigitte Macron (Francia, 1953) era la profesora de teatro del joven Emmanuel y según cuenta la periodista Maelle Brun en Brigitte Macron, l’Affranchie, sus primeros años no fueron un camino de rosas. Algo fácil de entender teniendo en cuenta que cuando se enamoraron él tenía quince años y ella era su profesora, estaba casada y era madre de tres hijas, una de ellas compañera de clase de ese amante del que la separaban 24 años. Es fácil imaginar el estruendo que causó aquel romance entre los muros de un colegio jesuita de una localidad burguesa, una historia que habría hecho las delicias de Claude Chabrol y que pudo tener consecuencias más graves. En Francia la edad de consentimiento sexual era de 15 años, pero en el caso de profesores y alumnos se elevaba a 18, Brigitte podría haber acabado en la cárcel como la profesora norteamericana Mary Kay LeTourneau.

El marido de Brigitte desapareció de su vida mientras los padres de Macron sacaban a su hijo del colegio y se trasladaban a París. Pero diez años después los amantes se reencontraron y ya nada pudo frenar su amor. Se casaron en 2007 y ella se convirtió en una de los principales apoyos en la fulgurante carrera política de su marido.

¿Aguantaron la presión? Y probablemente incluso reforzó su relación, llevan juntos trece años y su amor no da ningún síntoma de fatiga.

Elton John con su mujer Renate en el aeropuerto de Londres en 1986.Elton John con su mujer Renate en el aeropuerto de Londres en 1986. Foto: Getty

Elton John y Renate Blauel

La relación prohibida. A pesar de la escandalosa vida del cantante, la relación de Elton John (Reino Unido, 1947) que más cejas arqueó fue la que le unió a una mujer, la alemana Renate Blauel (Alemania, 1953) con quien mantenía una fructífera relación profesional y de amistad y que en algún momento a principios de los ochenta confundió con el amor romántico.

John le pidió dos veces matrimonio y a la segunda ella dijo que sí. Tal vez ellos dos creían que era un primer paso hacia la heterosexualidad, pero el mundo, que no se había creído jamás su bisexualidad (ni la de nadie) torció la nariz y se sentó a esperar. Se casaron el día de San Valentín de 1984 por la iglesia y ese acto probablemente fue el único de toda su relación que implicó algo de romanticismo.

¿Aguantaron la presión? Está claro que Elton John no soportó la mayor de las presiones: ser gay. Se divorciaron cuatro años después y como el cantante contó en sus memorias (Yo, ed. Penguin Random House) “Renata no solo se casó con un drogadicto gay, sino con un drogadicto gay cuya vida estaba a punto de desmoronarse”. Lo que eximía a su amiga de toda culpabilidad en el fin de su matrimonio. Ella nunca ha hablado sobre el tema a lo que probablemente haya contribuido la indemnización de trece millones de euros que recibió tras el divorcio. A pesar de que no suele referirse a ella, en 2017 John escribió sobre Renata en su cuenta de Instagram. “Hace muchos años elegí Australia para casarme con una maravillosa mujer por la que tengo tanto amor y admiración. Quise más que nada en el mundo ser un buen marido, pero estaba negando quién era realmente yo, lo que le causó tristeza a ella y una enorme culpa y arrepentimiento a mí. Para ser merecedor del amor de alguien debes ser lo suficientemente valiente y tener la mente clara para ser honesto contigo mismo y con tu pareja”.

El príncipe Carlos con Camilla Parker Bowles en 2005.El príncipe Carlos con Camilla Parker Bowles en 2005. Foto: Getty

Carlos de Inglaterra y Camilla Parker

La relación prohibida. Probablemente el tiempo la situará entre las más grandes historias de amor, pero sus coetáneos no lo sintieron así, probablemente porque no le gustaban demasiado sus protagonistas. Carlos de Inglaterra (Reino Unido, 1948) y Camilla Parker (Reino Unido, 1947) se conocieron en 1970 durante un partido de polo y el flechazo, al menos por parte de él, fue instantáneo. Les unía su amor por los caballos y la naturaleza y les separaba el origen plebeyo de ella, algo que para Carlos no era relevante, pero sí para las férreas tradiciones británicas. La reina Isabel ya tenía a la candidata perfecta para él: la dulce y tímida Diana Spencer, muy del gusto del pueblo británico y muy poco del que debía pasar con ella el resto de su vida.

El 29 de julio de 1981 contrajeron matrimonio en la Catedral de San Pablo en Londres para solaz de 750 millones de espectadores que siguieron la ceremonia en todo el mundo. Pero la verdadera historia de amor de Carlos transcurría detrás de los focos. Como la propia Diana reconoció años después “Éramos tres en ese matrimonio. Cuando caminaba al altar solo la buscaba a ella entre los invitados, y fue muy doloroso verla allí, sentada en la iglesia”. A pesar del escándalo y la tremenda erosión que el divorcio del heredero al trono podía causar a la corona, el divorcio fue inevitable. Un año antes Camila se había divorciado de Andrew Parker Bowles y la casa real empezó una labor de blanqueo de la imagen de la denostada amante sabiendo que el matrimonio entre ambos era inevitable. En 2005 y tras tres décadas la pareja se casó en el Ayuntamiento de Windsor el 9 de abril de ese mismo año, esta vez el gran amor de Carlos no estaba entre los invitados si no a su lado en el altar.

¿Aguantaron la presión? Si alguien pensaba que la ausencia de obstáculos provocaría desinterés en la pareja, se equivocó, quince años después de su matrimonio siguen siendo una pareja modélica.

Sammy Davis Jr. con su prometida, la actriz May Britt, en 1960.Sammy Davis Jr. con su prometida, la actriz May Britt, en 1960. Foto: Getty

Sammy Davis Jr. y May Britt

La relación prohibida. Apenas cinco años antes de que el actor, cantante y miembro del mítico rat pack Sammy Davis Jr. (Estados Unidos, 1925- 1990) contrajese matrimonio con May Britt (Suecia, 1933), un chico afroamericano de apenas catorce años había sido linchado en Mississippi por silbarle a una mujer blanca. Una imagen que se vale por sí sola para demostrar el nivel de desafío que implicó la boda de un Davis que ya sabía a lo que se enfrentaba: más de treinta estados consideraban el matrimonio interracial un delito grave. Y no era un problema del que su fama y su dinero pudiesen protegerlo, tres años antes el todopoderoso Harry Cohn había pagado a la mafia para que lo secuestrase tras descubrir su idilio con Kim Novack.

La audacia de Davis removió conciencias y supuso un paso abismal para los Derechos Civiles, pero también implicó amenazas de muerte y cancelaciones de conciertos y, por supuesto, el fin de la incipiente carrera de Britt en Hollywood. La hostilidad hacia la pareja tanto en Estados Unidos como en Inglaterra fue brutal; sin embargo en Suecia, país natal de la novia, no supuso ningún problema y su familia asistió encantada al revolucionario enlace.

¿Aguantaron la presión? May Britt y Sammy Davis Jr estuvieron casados durante ocho años tuvieron una hija y adoptaron dos niños más, pero en 1968 Wilkens descubrió la infidelidad de Davis con la actriz y cantante Lola Falana y a pesar de las súplicas del cantante, solicitó el divorcio.

Anne Heche y Ellen DeGeneres en la gala de los Emmy en 1997.Anne Heche y Ellen DeGeneres en la gala de los Emmy en 1997. Foto: Getty

Ellen Degeneres y Anne Heche

La relación prohibida. En los noventa las lesbianas en Hollywood seguían siendo tan escasas como su representación cinematográfica que no pasaba de papeles de sádicas asesinas o de disimuladas notas a pie de página de la historia principal como sucedía en Ellas dan el golpe o Sólo ellas…los chicos a un lado. Al menos hasta que Ellen Degeneres (Estados Unidos, 1958) dio el campanazo y convirtió a la protagonista de su exitosa serie Ellen en lesbiana al mismo tiempo que ella revelaba su orientación sexual. Ambas, personaje y actriz, salían del armario ante una audiencia millonaria. Poco después presentó al mundo a su novia, Anne Heche (Estados Unidos, 1969), una actriz semidesconocida que empezaba a ser ubicua y en aquel momento estaba a punto de estrenar la película de catástrofes Vulcano y se preparaba para rodar uno de los proyectos con más expectativas de la temporada, Seis Días y Siete Noches con Harrison Ford.

Heche habló del inicio de su relación en el podcast Irish Goodbye: “Ellen y yo nos conocimos un domingo noche en una fiesta de Vanity Fair. El martes fue su salida del armario en su serie Ellen. El miércoles era el pase de prensa de Volcano y el jueves la premiere”. “Llevé a Ellen al preestreno y nos dijeron que Fox rescindiría mi contrato y que yo sería despedida y que también me despedirían de la película que iba a hacer con Harrison Ford. Nos dijeron que no podíamos permitir que la prensa nos hiciera fotos juntas. Esa misma semana fuimos despedidas las dos”.

Seis días y siete noches sí se grabó y Ford fue uno de sus principales apoyos, pero su carrera se hundió. Hollywood no le perdonaba que se hubiese salido del carril, ni siquiera que hubiese dejado a Steve Martin, su pareja por entonces. Ambas actrices vivieron un vía crucis laboral y se convirtieron en el blanco favorito de los conservadores americanos y el tele-evangelista Jerry Falwell acuñó el término Ellen DeGenerate.

¿Aguantaron la presión? En 2000 rompieron y el público optó por echar las culpas a Heche, no les gustó demasiado que tras Ellen volviese a casarse con un hombre. La homosexualidad ya era demasiado para sus cabezas, como para tener que lidiar también con la bisexualidad.

Ellen declaró a Los Ángeles Times que no sabía qué había pasado y que se sentía engañada. Muchos quisieron pensar que Heche la había utilizado como un trampolín a la fama, aunque declararse lesbiana a mediados de los noventa era más bien como desfilar por el tablón de un barco pirata. La guinda de la historia llegó cuando a la mañana siguiente de la ruptura una Heche notablemente confusa entró en una casa ajena y mantuvo una conducta errática que provocó la intervención de la policía. Si hay un tabú que resiste agazapado todavía es el de la salud mental, aquellas imágenes de Heche fueron el beso de la muerte a su carrera.

Marta Luisa de Noruega con su novio, el chamán Durek Verrett, llegando a la grabación del programa 'God Morgen Norge' en Oslo en 2019.Marta Luisa de Noruega con su novio, el chamán Durek Verrett, llegando a la grabación del programa ‘God Morgen Norge’ en Oslo en 2019. Foto: Getty

Marta Luisa de Noruega y Durek Verrett

La relación prohibida. Probablemente la familia real noruega creyó que había digerido su píldora más amarga cuando el heredero Haakon contrajo matrimonio con la plebeya Mette-Marit o incluso cuando la rebelde Marta Luisa (Noruega, 1971) inició romance con el díscolo y recientemente fallecido Ari Behn, un enfant terrible culto, divertido y estudiadamente escandaloso. Ni en sus mayores pesadillas podrían imaginar un escenario peor, pero llegó en forma de chamán bisexual entre cuyos logros figura haber resucitado. Durek Verrett (Estados Unidos, 1974) es gurú de celebridades como Gwyneth Paltrow y autor de un libro Spirit Hacking en el que realiza afirmaciones tan controvertidas como que la infelicidad provoca cáncer.

Ni la familia real ni los noruegos ven con buenos ojos la relación de Marta luisa con Verret e incluso se ha sugerido que debería abandonar su título de princesa con el fin de evitar la tentación de lucrarse gracias a él, algo que ya ha sucedido durante la gira de conferencias en las que bajo el título La princesa y el chamán ambos comparten sus experiencias sobrenaturales para pasmo de una familia real que ya creía haberlo visto todo. Marta Luisa, que ya sabía lo que le esperaba, se anticipó a las críticas desde su cuenta de Instagram: “No elijo a mi pareja para satisfacerles a ustedes ni las normas o compartimentos estancos que han elegido en su mente para mí”, escribió en la red social.

¿Aguantaron la presión? Cada posado por separado alimenta los rumores de separación, pero parece más bien las ganas tanto de la sociedad noruega como de la familia real. Recientemente la princesa se saltó las recomendaciones de su país sobre el coronavirus para viajar a Estados Unidos con su pareja.

Bo y John Derek en 1981.Bo y John Derek en 1981. Foto: Getty

Bo y John Derek

La relación prohibida. A mediados de los setenta la adolescente Mary Cathleen Collins (Estados Unidos, 1956), lo de Bo llegaría después, viajó a las islas griegas a grabar su primera película acompañada por su madre. A la progenitora le preocupaba que los adolescentes griegos fuesen un peligro para su guapísima hija. Lo que ninguna de las dos podía imaginar entonces era que el verdadero peligro era el hombre que les había llevado allí, el director John Derek (Estados Unidos, 1926- 1998), ex galán cinematográfico treinta años mayor que ella, casado con la actriz Linda Evans y con dos divorcios a sus espaldas. Las fuertes diferencias entre ambos convirtieron el inicio del rodaje en un infierno, pero cuando volvieron a Estados Unidos ya eran una pareja para consternación de Evans que esperaba que su marido recapacitase. No fue así, a pesar de la diferencia de edad la pareja paseó su amor por medio mundo, incluida España, principalmente porque las leyes de Estados Unidos lo consideraban violación, y no pudieron residir en su país hasta que Bo alcanzó la mayoría de edad.

¿Aguantaron la presión? Ni la diferencia de edad, ni el escrutinio de los medios hicieron mella en su relación: John y Bo estuvieron juntos hasta la muerte del director en 1998.

Russell Crowe y Meg Ryan paseando por Nueva York de la mano en el año 2000.Russell Crowe y Meg Ryan paseando por Nueva York de la mano en el año 2000. Foto: Getty

Meg Ryan y Russell Crowe

La relación prohibida. A mediados de los noventa un puñado de éxitos habían convertido a Meg Ryan (Estados Unidos, 1961) en la reina de la comedia romántica. Su aire de chica de la puerta de al lado, dulce, soñadora y ligeramente patosa, la había convertido en un seguro de taquilla, ya fuese en compañía de Tom Hanks, Billy Cristal o Kevin Kline. Para redondear ese romance con el público, la vida privada de Meg también parecía de ensueño: estaba casada con el guapo Dennis Quaid, epítome de las virtudes del sanote muchacho americano, al que había conocido en el rodaje de El chip prodigioso y con quien para redondear el paquete aspiracional se había casado un día de San Valentín. De puertas adentro la situación era distinta: el éxito de Meg había coincidido con una época menos afortunada de Quaid, que lidiaba con su adicción a la cocaína mientras Meg hacía mohines frente a la cámara. Sabiendo que su papel de joven atribulada por el amor tenía fecha de caducidad, Meg intentó dar un giro a su carrera y se embarcó en el rodaje de Prueba de vida, un thriller sobre una mujer que, tras el secuestro de su marido en un país extranjero, contrata a un negociador para liberarlo. Las noticias sobre su exceso de química con su coprotagonista, Russell Crowe (Nueva Zelanda, 1964), enervaron al público y a una prensa que encontró una mina zarandeando a Ryan. La enésima novia de América había tirado a la basura casi una década de matrimonio por un rudo neozelandés malencarado. No iban a ponérselo fácil.

La película fue un fracaso. Si en otras ocasiones el salseo había servido como promoción en este caso fue un frasco de veneno, los espectadores se sentían traicionados por Ryan. No solo había engañado a Quaid, les había engañado a ellos. Las comedias románticas de Ryan eran un refugio en la tormenta, y nadie quería refugiarse en la vida de una adúltera

¿Aguantaron la presión? La relación apenas duró unos meses, pero asestó un golpe brutal para la carrera de Ryan, no así para la de Crowe al que nadie culpó de destrozahogares e inició un coqueteo con la Academia y la taquilla que aún perdura. La prensa que había machacado a Ryan durante la relación se regodeó en el presunto abandono del neozelandés, aunque la realidad parece haber sido distinta. “Russell no rompió el matrimonio”, declaró a InStyle en 2008. Definitivamente estaba allí al final, pero no fue su culpa. Yo era un desastre. También lo lastimé al final. No podría estar en otra relación larga, no era el momento para eso. Así que salí”. También reveló que durante su “idílica relación” Quaid le había sido infiel repetidas veces y ese sí había sido el verdadero detonante de la ruptura.

Olivier Sarkozy y Mary Kate Olsen en Nueva York en 2014.Olivier Sarkozy y Mary Kate Olsen en Nueva York en 2014. Foto: Getty

Olivier Sarkozy y Mary-Kate Olsen

La relación prohibida. Su romance sacudió las páginas de sociedad neoyorquinas y parisina y las de chismes de Hollywood. Era difícil imaginar una pareja más opuesta, por origen, intereses, estilo de vida, edad e incluso, y casi es lo más perturbador, altura.

En 2010, Olivier Sarkozy (Francia, 1969), hermano del presidente Nicolás Sarkozy, estaba casado con una adinerada escritora de libros infantiles con la que tenía dos hijos y vivía en la zona más elegante de Manhattan, dos años después compartía piso en el barrio más bohemio de la ciudad con Mary-Kate Olsen (Estados Unidos, 1986) una de las gemelas protagonistas de Padres forzosos y diseñadora de moda, dieciséis años más joven que el banquero.

Su matrimonio con Charlotte Bernard, oficiado en París por su hermano, había durado casi tres lustros y su ruptura supuso un trauma para toda la familia, que asociaba su huida a la zona alternativa de la ciudad a la típica crisis de mediana edad. Los amigos de él miraban con desconfianza a la diminuta estrella de Hollywood a la que presuponían disoluta y vacua y los de ella miraban con recelo al enorme banquero cincuentón y burgués.

¿Aguantaron la presión? El 27 de noviembre de 2015, tres años después del inicio de su relación, se casaron en una ceremonia discretísima en Nueva York a la que sólo asistieron cincuenta personas, según desveló Page Six. Desde entonces han mantenido su relación alejada de los focos, pero sin evitar las muestras de afecto. “Tengo un marido, dos hijastros y una vida. Después de trabajar, debo regresar a casa y hacer la cena”, así de convencionalmente definía Olsen su relación a la web Net a Porter en 2017.

La princesa Estefanía de Monaco con su primer marido, el guardaespaldas Daniel Ducruet en Mónaco en 1994.La princesa Estefanía de Monaco con su primer marido, el guardaespaldas Daniel Ducruet en Mónaco en 1994. Foto: Getty

Estefanía de Mónaco y Daniel Ducruet

La relación prohibida. El pequeño principado de Mónaco se creía curado de espantos tras los romances de juventud de Carolina de Mónaco, pero nada les había preparado para todas las portadas que protagonizaría la pequeña de la familia. Estefanía de Mónaco (Mónaco, 1965), la “princesa rebelde” combinaba su gusto por las celebridades como el actor Rob Lowe o los hijos de Belmondo y Delon, con anónimos con ínfulas de vividores como Mario Oliver con quien compartió flequillo oxigenado o Jean-Yves Le Fur y, sobre todo, los guardaespaldas. El primero de ellos, que no el último, fue Daniel Ducruet (Francia, 1964). Ducruet había formado parte de la seguridad del príncipe Alberto y fue este quien se lo recomendó a su hermana cuando empezaba su carrera como cantante. La sintonía entre ambos fue obvia desde el primer día y se afianzó cuando la acompañó en su gira por Sudamérica. Mientras Europa bailaba Ouragan, la princesa y el ex policía imitaban a Whitney Houston y Kevin Costner en la intimidad, hasta que Paris Match publicó unas fotos de ambos retozando en Portugal y estalló el escándalo.

La familia real se opuso al romance e incluso anuló la asignación de la princesa que acabó vendiendo la exclusiva del nacimiento de su primer hijo a la prensa. Tras la llegada del segundo bebé, Rainiero aceptó lo inevitable y el verano de 1995 se celebró un matrimonio discreto en el principado.

¿Aguantaron la presión? Apenas un año después de la boda, el 28 de agosto de 1996 unas fotos, 60 en concreto, de la revista española Interviú hicieron que todo saltase por los aires. En ellas el consorte real aparecía manteniendo relaciones sexuales al borde de una piscina con la striper Fili Houteman. El guardaespaldas aseguró que todo había sido un montaje e inició una batalla legal contra la publicación. Estefania pidió el divorcio y meses después el matrimonio llegó oficialmente a su fin, pero a pesar de lo traumático y humillante de la situación, han sabido reconducir su relación y es frecuente verles juntos en las actividades de sus hijos.

Eddie Furlong y su mujer Jackie Domac en una fiesta en 2001.Eddie Furlong y su mujer Jackie Domac en una fiesta en 2001. Foto: Getty

Edward Furlong y Jackie Domac

La relación prohibida. Edward Furlong (Estados Unidos, 1977) era el James Dean de la generación Calvin Klein. Frágil y desvalido, pero con una mirada desafiante fue el gran descubrimiento de Terminator 2, una de las películas más taquilleras de los noventa. Tras conquistar el cine más comercial se unió a la pandilla disfuncional de John Waters en Pecker, compartió plano con Meryl Streep en Antes y después y salió airoso de su duelo con Edward Norton en American History X. Con apenas quince años solo su debacle personal iba tan rápido como su carrera. Mientras su madre y sus tíos se peleaban por su custodia (y por la de su dinero), Furlong iniciaba una relación con Jackie Domac, su tutora en el set de rodaje de Terminator 2 y trece años mayor que él. Tras muchos rumores sobre lo inapropiado de su relación, Furlong confirmó el romance y se fueron a vivir juntos, él acababa de cumplir los quince y ella tenía veintiocho, pero eso no era óbice para que se paseasen abrazados por las alfombras rojas. Sus tíos intentaron que Domac fuese juzgada por violación e incluso que perdiese su licencia como profesora, pero fue infructuoso. Además de amante, Domac ejerció también el papel de manager de Furlong que se distanció de su familia para siempre.

¿Aguantaron la presión? Cinco años, esa fue la duración de su relación. Mucho más de lo que la inestabilidad de un Furlong cada vez más dependiente de las drogas prometía. Se separaron en 1998 y Domac le denunció por abusos y reclamó el 15% de las ganancias del actor durante los tres años que ella había sido su manager.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply