Internacional

Netanyahu acusa a Irán del ataque al barco de un naviero israelí en el golfo de Omán

El mercante 'Helios Ray', de un naviero israelí, fondeado para su reparación, el domingo en Dubái.
El mercante ‘Helios Ray’, de un naviero israelí, fondeado para su reparación, el domingo en Dubái.GIUSEPPE CACACE / AFP

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusó el lunes a Irán del ataque sufrido la semana pasada por el mercante Helios Ray, matriculado en Bahamas por un naviero de Israel, en aguas del golfo de Omán. En declaraciones a la radio estatal hebrea, el jefe del Ejecutivo señaló directamente a Teherán como responsable de la explosión de minas magnéticas en el casco del buque, que han causado daños materiales por encima de la línea de flotación y le han forzado a atracar para reparaciones en Dubái. El Gobierno iraní lo niega todo.

“Es evidente que ha sido una operación de Irán”, afirmó tajante Netanyahu en la emisora Radio Kan sin ofrecer más detalles. La misteriosa explosión que se produjo en el buque de transporte de automóviles de propiedad israelí en la noche del jueves al viernes, no lejos del litoral iraní, ha disparado la tensión en ambos archienemigos de Oriente Próximo.

Fuentes navales de Israel apuntaron durante el fin de semana a un ataque con un misil lanzado desde la costa o desde un barco de guerra que había traspasado el casco del Helios Ray de extremo a extremo. La explosión se produjo en un transitado corredor marítimo internacional a la altura de Mascat, la capital del sultanato de Omán.

El ministro israelí de Educación, Yoav Galant, exmilitar de carrera y miembro del Gabinete de Seguridad, rechazó esa versión. En una intervención en el canal Ynet-TV aseguró que las fotografías que había examinado de los daños indicaban que los agujeros situados a ambos lados del casco del mercante había sido producidos por la explosión de “minas magnéticas colocadas de noche, en una aparente operación de comandos”, de acuerdo con su declaración transcrita por la agencia Reuters.

“Irán es el mayor enemigo de Israel”, recordó el primer ministro Netanyahu en su entrevista con la emisora de radio estatal. “Vamos a repeler sus agresiones y para ello estamos interviniendo en toda la región”, añadió. En la noche del domingo, aviones de combate israelíes dispararon misiles contras posiciones militares cercanas a Damasco.

El Ministerio de Asuntos Exteriores iraní negó la implicación de su país en la explosión. “Rechazamos enérgicamente esta acusación y subrayamos que el régimen sionista [Israel] es la mayor causa de inseguridad e inestabilidad en la región”, dijo un portavoz oficial citado por Efe. La seguridad en el golfo Pérsico y el mar de Omán, según recalcó la misma fuente, es clave para Teherán, por lo que no permitirá que Israel “intimide a la región”. Irán había prometido en noviembre vengar la muerte del científico Mohsen Fajrizadeh, padre de su programa nuclear, asesinado en un atentado que atribuyó a agentes israelíes.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, ONG que cuenta con informadores sobre el terreno, precisó que el ataque había afectado a la zona de Al Sayeda Zainab, a sur de la capital siria, donde tienen su base unidades de la Fuerza Al Quds, cuerpo expedicionario de la Guardia Revolucionaria Iraní, y de la milicia libanesa chií de Hezbolá. Las incursiones de Israel en Siria se han sucedido en los últimos años con el objetivo de impedir que se afiancen y se rearmen cerca de su frontera las fuerzas iraníes y sus aliados, que apoyan al régimen del presidente Bachar el Asad desde el inicio de la guerra, que estalló hace casi 10 años en el país árabe.

Con bandera de Bahamas

El Helios Ray es un buque registrado en Bahamas y fletado por la naviera Ray, propiedad del empresario israelí Rami Ungar, según se desprende de información pública disponible en internet. Ningún miembro de su tripulación es de nacionalidad israelí. En los últimos años se han registrado incidentes de seguridad en el golfo Pérsico y el golfo de Omán contra navíos de varias nacionalidades en acciones atribuidas en muchas ocasiones a Teherán, que siempre ha negado su implicación.

El buque había zarpado con carga no identificada hace dos semanas del puerto de Eilat, en la costa israelí del mar Rojo, en el fondo del golfo de Áqaba, con destino a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, para proseguir más tarde su singladura en dirección a Singapur. Tras la firma del acuerdo de normalización de relaciones entre Israel y Emiratos, el pasado agosto, el tráfico marítimo entre ambos países ha intensificado una alianza comercial y estratégica ante Irán.

Leave a Reply