Las noticias

Natalio Grueso, condenado a ocho años de cárcel por su gestión al frente del Centro Niemeyer de Avilés

Natalio Grueso (segundo por la izquierda) acude al juzgado para declarar, el 1 de octubre de 2019.Natalio Grueso (segundo por la izquierda) acude al juzgado para declarar, el 1 de octubre de 2019.José Luis Cereijido / Efe

El exdirector general del Centro Niemeyer de Avilés, Natalio Grueso, ha sido condenado a una pena de ocho años de cárcel por los delitos continuados de malversación de caudales públicos, falsedad documental y por un delito societario por su gestión al frente de la institución cultural. El fallo dictado por la Audiencia Provincial de Oviedo, conformado por 355 páginas, condena a Grueso a cinco años de prisión por un delito continuado de malversación de caudales públicos en concurso medial mercantil y oficial, y a otros tres años por un delito continuado societario. La Audiencia Provincial de Oviedo considera acreditado que Grueso no ofreció ninguna explicación “mínimamente coherente” para justificar los gastos que imputaba de forma irregular a la Fundación. La sentencia no es firme y contra la misma cabe un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

En el juicio celebrado el pasado año a lo largo de seis meses para esclarecer la supuesta emisión de facturas falsas o manipuladas, la Fiscalía y la acusación particular que ejerció la Fundación Niemeyer solicitaban para Grueso una pena de 11 años de cárcel. Los magistrados declaran probado que el exdirector general viajó con su esposa, su madre y su abuela por España y el extranjero a costa de la institución alterando y manipulando las facturas para “encubrir” que carecían de vinculación laboral con el equipamiento cultural de Avilés. La Audiencia Provincial ha absuelto a Grueso del delito de insolvencia punible del que había sido acusado y ha acordado además su inhabilitación para la contratación con las administraciones públicas o entidades del sector público durante ocho años.

El tribunal de la Sección Tercera ha condenado también al exagente de Viajes El Corte Inglés José María Vigil a siete años y medio de prisión por un delito continuado de malversación de caudales públicos en concurso medial con un delito continuado de falsedad documental así como por su autoría en otro delito continuado de estafa en concurso con un delito continuado de falsedad en documento mercantil. Los magistrados han apreciado la existencia de manipulaciones y alteraciones en las facturas emitidas al Centro Niemeyer durante los años 2007 y 2012, donde Viajes El Corte Inglés facturó a la Fundación un total de 2.078 servicios, de los cuales en 313 existe una “alteración sustancial” en la información que se plasma en la factura respecto a la realidad, bien en la elaboración del talón de venta o en el traslado de los datos de éste a la factura.

La Audiencia ha estimado los daños y perjuicios causados a la Fundación Niemeyer en 78.819 euros; cantidad a la que deberán hacer frente en concepto de indemnización Grueso y Vigil, si bien Viajes El Corte Inglés responderá como responsable civil subsidiario respecto a su agente. Vigil también tendrá que indemnizar de forma individual a la Fundación Niemeyer con 36.452 euros, de los que responderá subsidiariamente Viajes El Corte Inglés por los daños y perjuicios causados por el procedimiento seguido en la facturación.

Respecto al resto de acusados, el exsecretario de la Fundación Niemeyer, el abogado José Luis Rebollo, que se defendió a sí mismo en la vista oral, ha recibido una condena de dos años de prisión por un delito continuado societario. La exmujer de Grueso, Judith Pereiro, ha sido absuelta del delito continuado de malversación de caudales públicos por el que afrontaba una petición del fiscal de dos años y medio de prisión en concepto de cómplice. También ha sido absuelto Marc Martí, exjefe de producción del Centro Niemeyer, para quien la Fiscalía solicitaba un año y medio de prisión por su presunta complicidad en un delito de malversación.

No obstante, el tribunal ha acordado que se deduzca testimonio contra Marc Martí y el gerente de la entidad Villafortuny S.L., Francisco Javier Franch, a la vista de que durante el juicio el excolaborador del Niemeyer reconociera que sus primeras retribuciones se abonaron a través de unas facturas fraudulentas a esta sociedad al estar cobrando el subsidio de desempleo por si los hechos pudieran constituir un delito de falsedad punible.

Leave a Reply