Las noticias

Nadia Calviño, en línea de ataque

Hasta no hace mucho, lo más comentado de Nadia Calviño en una sesión parlamentaria de control al Gobierno había sido aquella mañana de hace unos meses en que Pablo Iglesias mentó a Paca la Piraña, una artista trans, y la entonces vicepresidenta tercera, sentada a su lado, se volvió hacia él con gesto de asombro: “¿Paca queeeé?”. Para entonces, Calviño ya había avanzado mucho en el banco azul desde la época en que, aún sin el rango de vicepresidenta, se sentaba en una esquina casi inadvertida junto a Pedro Duque, a la sazón ministro de Ciencia. Calviño había alcanzado un lugar prominente en la bancada del Gobierno, cuarta en la fila tras Pedro Sánchez, pero sus intervenciones, siempre jalonadas de datos y detalles técnicos —lo que cabe esperar de un ministro de Economía—, no llamaban mucho la atención en medio de la pirotecnia que alimenta el teatro de las sesiones de control. La oposición le lanzaba alguna piedra -”Nada”, le llamaban- pero sin mucho empeño.

Seguir leyendo

Leave a Reply