Las noticias

Nace una nueva estrella en la familia Kennedy: Jack Schlossberg, la viva imagen de su tío John John

Michelle Obama, Eva Longoria, Cardi B… A Joe Biden, nombrado este martes candidato demócrata para las elecciones de Estados Unidos, le han apoyado en los últimos días diferentes rostros conocidos, tanto de la política como del mundo del espectáculo. Pero al exvicepresidente de Barack Obama le faltaba alguien de gran peso en el partido y con un valor histórico apreciado por los votantes: la familia Kennedy. Caroline Kennedy, la única hija viva de John Fitzgerald y Jacqueline Kennedy, ha querido mostrar su conformidad con Biden durante la convención demócrata. Pero no lo ha hecho sola. Ha estado acompañada de su hijo, John Jack Schlossberg Kennedy.

A pesar del importante papel que ha desempeñado la hija del presidente asesinado en 1963, pues fue embajadora de Japón cuando Biden ejerció de vicepresidente, toda la atención ha recaído sobre el joven de 27 años. En los últimos años ha concedido alguna que otra entrevista y ha asistido a diversos eventos, pero sus apariciones han sido mínimas y no tan relevantes e involucradas con la política actual de su país como la de esta semana. “Para mi generación, este momento definirá el resto de nuestras vidas. Necesitamos abordar el cambio climático. Necesitamos acabar con la injusticia racial sistémica. Necesitamos que la atención médica esté disponible para todos. Y necesitamos reconstruir una economía que ayude a las familias trabajadoras. Podemos hacer esto. Podemos alcanzar nuevas fronteras solo con un presidente que se pregunte qué puede hacer por nuestro país”, ha dicho Schlossberg en un vídeo emitido durante la convención, ya que esta se celebró de manera telemática debido a la crisis del coronavirus.

Madre e hijo recordaron la figura de John Fitzgerald Kennedy, quien hace seis décadas también aceptó la nominación de los demócratas. “Los tiempos han cambiado, pero los temas del discurso de mi abuelo —coraje, unidad y patriotismo— son tan importantes hoy como lo fueron en 1960. Y una vez más, necesitamos un líder que crea que los mejores días de Estados Unidos están por venir. Necesitamos a Joe Biden”, ha sentenciado el joven, que ha mostrado su habilidad para la oratoria, propia de un miembro perteneciente a una de las familias de políticos más importantes del mundo.

Sin embargo, él todavía no tiene tan claro si su futuro girará en torno a la profesión que tanto ha caracterizado a los Kennedy. De niño estudió en la prestigiosa escuela neoyorquina Collegiate School, situada en el Upper West Side de Manhattan, y más tarde entró en la universidad de Yale, donde se graduó en 2015 en Historia. Después inició un postgrado en Derecho y Negocios en Harvard, mismo centro al que acudió su abuelo. Fue becario del senador John Kerry, ha escrito para diversas publicaciones como The Washington Post y Time y ha trabajado en las empresas japonesas Rakuten y Suntory Holdings Limited. “Me inspira el legado familiar de servicio público, es algo que me hace sentirme orgulloso, pero todavía estoy tratando de labrarme mi propio camino y no tengo nada decidido”, explicó hace tres años en el programa Today Show. Lo que tiene claro es que no se dedicará a la interpretación pese a haber aparecido en la serie Blue Bloods: “Ahora la gente me llama agente… No creo que vaya a tener una carrera como actor. Fue algo divertido para mí, es mi serie favorita y para mi fue un sueño hecho realidad”.

En los últimos años se ha involucrado en diferentes proyectos filantrópicos de su familia y acompaña a su madre a diferentes eventos, como la gala Met de 2017. Ese mismo año la edición estadounidense de la revista Vanity Fair le incluyó en la lista de los hombres más elegantes del mundo. Su físico y su talante recuerdan mucho a los de su tío, John F. Kennedy Jr., fallecido en 1999 en un accidente aéreo en el que también perdió la vida su esposa, Carolyn Bessette. El hijo de Kennedy tenía las características propias de un político exitoso: carisma y atractivo, por lo que fue elegido el hombre más sexy del mundo por la revista People en 1988.

A diferencia de las desgracias que han rodeado a los Kennedy, la familia de Schlossberg se ha caracterizado por la discreción y la estabilidad. Es el tercer hijo Caroline Kennedy y el diseñador Edwin Schlossberg, procedente de una familia de origen ucraniano y judía. El joven mantiene algunas tradiciones de esta religión, pero se ha criado principalmente en el catolicismo que profesa su madre. Discreto, al igual que su madre, no puede evitar como muchos otros jóvenes compartir algunos aspectos de su vida en las redes sociales. En Instagram acumula más de 46.000 seguidores y su perfil, con ciertas dosis de humor, se ha centrado últimamente en la política.

Leave a Reply