Las noticias

Muere el periodista José María Calleja víctima del coronavirus

El periodista José María Calleja en 2019El periodista José María Calleja en 2019Bernardo Pérez

El periodista, escritor y profesor universitario, José María Fernández Calleja (León, 1955) ha fallecido este martes en Madrid, víctima del Covid 19. Tras una larga trayectoria en medios como CNN+ y en EITB, donde presentó el informativo principal, Calleja no ha superado la enfermedad después de doce días en la unidad de cuidados intensivos de un hospital madrileño. “Era un resistente, una voz por la libertad”, recuerdan sus amigos. El periodista pasó una parte sustancial de su vida profesional con numerosos escoltas al estar amenzado por ETA. Después de haber estado en la cárcel por su lucha antifranquista, sus opiniones contundentes contra la banda y quienes la apoyaban, se convirtieron en un sello personal que amenazó su vida durante varias décadas. José María Múgica, el sobrino de Enrique Múgica, el exministro de Justicia y Defensor del Pueblo que falleció también por el Covid19, ha lamentado profundamente el fallecimiento de Calleja: “Un abrazo muy fuerte a su familia”

Celso Almuiña, catedrático de Historia de la Universidad de Valladolid, se ha quedado “de piedra” al conocer el fallecimiento de su antiguo alumno de Historia en las aulas vallisoletanas. Su “íntimo amigo” Chema le había dicho en los últimos días que había pasado el coronavirus y que había sufrido muchísimo. Calleja era “tremendamente honrado, trabajador y combativo”, explica el historiador que fundó la carrera de Periodismo en esta universidad. También admiraba la entereza profesional de un hombre “tremendamente honrado, trabajador y combativo” y recuerda anécdotas que Calleja le contaba de sus tiempos como director de la televisión pública vasca. El leonés, rememora con la voz tomada, le explicó que al denominar “asesinos” a los etarras por primera vez desde el medio público “los técnicos temblaban” y el presentador pensó que iban a cortar la emisión.

Almuiña relata cómo su colega tuvo hasta seis escoltas para su familia y que ni siquiera podía tomar un vino porque le llamaban “fascista” en los bares. “Lo respetaba tremendamente”, prosigue, afectado, al hablar de una persona “sin pelos en la lengua”. “Lo pasó muy muy mal con su lucha contra ETA”, insiste, también porque denunció que el clero vasco protegió a la banda armada y dejó de lado a muchas víctimas.

Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, y profesor asociado de Periodismo en la Universidad Carlos III, arrancó su vida laboral tras licenciarse en Historia por la Universidad de Valladolid. A los dos años se trasladó a vivir a Valladolid y, posteriormente, al País Vasco, donde comenzaría su carrera periodística a principios de los 80 en la delegación de la Agencia EFE en esa comunidad. Después trabajó durante siete años en la Euskal Telebista (ETB).

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply