Las noticias

Muere Alex Lequio, hijo de Ana Obregón, a los 27 años

Álex Lequio, de 27 años, hijo de Ana Obregón y del conde Alessandro Lequio, ha fallecido este miércoles en Barcelona, según han confirmado fuentes de la familia. Una muerte que ha adelantado la revista ¡Hola! y que llega después de dos años padeciendo un cáncer del que se conoció su existencia el 9 de abril de 2018, cuando unos paparazis localizaron al joven y a su madre a la entrada de un hospital de Nueva York especializado en oncología. Poco después la familia informaba del estado de salud del único hijo de la actriz. Desde entonces tanto él como sus padres han ido contando la evolución del tratamiento en un intento de normalizar la situación y generar esperanza entre quienes padecen esta enfermedad. Pero en los últimos meses el silencio se fue instalando tanto en las redes sociales del joven, que ha sido un ejemplo de optimismo y fortaleza frente a la enfermedad, como entre sus padres que evitaron realizar declaraciones. Las últimas las hizo Alessandro Lequio padre para desmentir que su hijo hubiera tenido que abandonar la clínica Ruber Internacional a causa de la pandemia por coronavirus y recordar una vez más que la enfermedad que padecía su hijo era larga y con un camino nada fácil por delante.

Alex Lequio comenzó su batalla contra el cáncer, una dolencia que empezó como un simple “tirón de espalda”, en marzo de 2018. El tratamiento para su tipo de enfermedad, que su madre calificó de rara, comenzó en el prestigioso Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, donde el joven permaneció durante siete meses antes de regresar a España. Desde entonces el hijo de Obregón y Lequio ha ido informado de su estado de salud a través de sus redes sociales y en algunas entrevistas. Barcelona fue la ciudad elegida para este último enfrentamiento con la dura enfermedad, ya que allí se encuentra actualmente el doctor Baselga, que ya le trató en Estados Unidos, donde el joven recibió los primeros cuidados poco después de conocerse el diagnóstico de su enfermedad.

La manera de encarar enfermedad de Álex Lequio le ha acercado a la gente. Hasta que se supo de su enfermedad, el joven tenía una imagen pública de chaval caprichoso, algo frívolo, criado y protegido por sus famosos padres. Sin embargo, en este tiempo cara a cara con el cáncer, Álex se ha mostrado maduro, cercano y con una ironía a prueba de fuego para abordar asuntos complicados. También ha sido muy sincero. Ha hablado en sus redes de sus logros, mensajes que ha intercalado con asuntos relativos a sus negocios y sus causas solidarias. También lo hizo en la revista ¡Hola! donde concedió dos exclusivas para contar detalles de su tratamiento y ayudar, así, al pago de sus facturas médicas.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply