Las noticias

Moreno reivindica un “andalucismo moderno” para abordar la recuperación tras la pandemia

Los actos oficiales por el Día de Andalucía han estado marcados por una pandemia que ha dejado más de 8.000 fallecidos en la comunidad. Tanto la entrega de medallas en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, como el pleno institucional en el Parlamento autonómico han coincidido en la sobriedad, las ausencias de representantes del Gobierno central, al que no se le invitó a la Cámara, y el reconocimiento a quienes han estado en primera línea en la lucha contra el coronavirus. Con una caída de la economía del 10,3% y un desempleo que roza el 23%, en su tradicional discurso por el 28-F, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, ha optado por un mensaje de esperanza y optimismo para abordar la recuperación en el que ha abogado por un “andalucismo moderno”, que rompa con reivindicaciones tradicionales para afrontar los nuevos retos del futuro.

“Reivindicamos un andalucismo moderno con mirada de futuro y vocación de liderazgo, porque Andalucía ya no es la tierra que reclamaba dignidad en 1980. Hoy somos una sociedad innovadora, confiada y consciente de su vigor”, ha afirmado Moreno en el acto de entrega de las Medallas de Andalucía. “Vivimos un tiempo de cambio al que Andalucía mira de frente, sin temor, porque estamos dispuestos a liderarlo”, ha insistido.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante la entrega de medallas por el Día de Andalucía. En vídeo, Moreno reivindica un “andalucismo moderno” en su discurso.(FOTO: PACO PUENTES | VÍDEO: EP)

El presidente andaluz también ha reclamado a Bruselas y al Gobierno central “diligencia y efectividad” en la distribución de las vacunas —una reivindicación que lleva haciendo la Junta desde que empezó la vacunación hace dos meses―, esencial, ha señalado, para la recuperación de la hostelería, un sector hacia el que ha tenido varios guiños; el turismo, que representa el 14% del PIB regional; y la economía en general. Moreno también ha hecho alusión a otros temas de actualidad como la crisis socioeconómica de Linares —donde nació Raphael, nombrado hijo predilecto de Andalucía―, o el nuevo reparto de la PAC, que ha levantado al campo andaluz en contra del Ministerio de Agricultura. “Es hora de responder con acciones concretas y con la implicación de todas las administraciones, de todas las empresas y de toda la sociedad”, ha señalado Moreno respecto a la crisis estructural y de inversiones que atenaza a la provincia de Jaén.

El momento de poner los faros largos

También se ha referido a la labor del Parlamento andaluz, que ha recibido la Medalla Manuel Clavero Arévalo y que en la última semana ha sido protagonista de una peculiar guerra de banderas —LGTBI, Falange o de Andalucía― en las dependencias adjudicadas a los diputados no adscritos, y ha defendido que la Cámara autónoma “es la casa de la palabra, de las ideas y del encuentro de los andaluces y en ella cabemos todos, de todos los rincones y de todos los pensamientos”.

Precisamente ahí ha tenido lugar un par de horas antes el pleno institucional con motivo del Día de Andalucía. El acto se ha celebrado en el patio de banderas, en el exterior del antiguo Hospital de las Cinco Llagas, un hermoso edificio renacentista orientado al norte y construido con grandes patios, para permitir la ventilación y la entrada de sol, elementos considerados curativos. Desde que estalló la pandemia, hace un año, los 109 diputados de la Cámara no coinciden en las sesiones por las limitaciones de aforo. En esta ocasión estaban citados todos, pero hubo 20 asientos vacíos, nueve de ellos de diputados de Vox. El portavoz del grupo, Alejandro Hernández, ha participado en el izado de bandera y en el homenaje a las víctimas por la covid, pero luego se ha ausentado. Sí ha permanecido el representante de Vox en la Mesa de Cámara. “Vox trabaja por la Andalucía que España necesita, no por la Andalucía fallida que ha dejado el Estado de las autonomías”, ha explicado el partido ultra, que ha celebrado un acto político en la plaza de San Francisco de Sevilla protagonizado por la portavoz adjunta en el Congreso, Macarena Olona, a la misma hora en la que se entregaban las Medallas de Andalucía.

El Parlamento ha invitado solo a los parlamentarios y al Gobierno andaluz, pero ha dejado fuera al Gobierno central, pese a que el acto se celebró al aire libre. El año pasado acudió la ministra de Hacienda, la sevillana María Jesús Montero, quien en un artículo publicado este domingo en Diario de Sevilla saca pecho del “ingente esfuerzo” realizado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez que, en su opinión, ha permitido a Andalucía “resistir mejor que en otras crisis”. Fuentes del Ministerio de Hacienda han informado de que llamaron al Parlamento porque Montero quería asistir. La respuesta fue que no se invitaba a nadie. Tampoco los expresidentes de la Cámara ni los expresidentes de la Junta han sido invitados, pero sí han asistido al acto de entrega de Medallas, en el Teatro de La Maestranza. Aunque en el caso de los expresidentes, solo han acudido José Rodríguez de la Borbolla y Susana Díaz —Manuel Chaves, que sí fue en 2020, José Antonio Griñán y José Antonio Escuredo, han faltado―.

La presidenta de la Cámara, Marta Bosquet (Ciudadanos), ha eludido hacer un balance de la autonomía y ha dejado fuera de su discurso el tono reivindicativo que suele caracterizar a los mensajes institucionales del 28 de febrero, fecha en la que se conmemora el referéndum celebrado en 1980 de acceso a la autonomía por la vía rápida prevista en la Constitución. Tampoco ha nombrado a Blas Infante, al que el Parlamento y el Estatuto de Autonomía consideran padre de la patria andaluza, y cuya cita es ineludible en un acto del Día de Andalucía. Como haría después Moreno, Bosquet también se ha referido a la dureza de la crisis económica y social. Y también ha llamado a la unidad de todas las fuerzas políticas para que la crisis del coronavirus “no se lleve también por delante nuestra convivencia en democracia”.

Mítines de Vox y Unidas Podemos

Además de los actos oficiales, tanto Vox como Unidas Podemos Andalucía han celebrado sendos actos para oponerse y conmemorar, respectivamente, el Día de Andalucía. Al evento del partido de extrema derecha en Sevilla han acudido unas 300 personas, muy agrupadas entre ellas en las primeras filas. Vox, que culpó a las manifestaciones del 8 de marzo del pasado año de la propagación del virus, ha sido el único partido político con presencia en el Parlamento andaluz que ha organizado un mitin público.

Habitualmente, Izquierda Unida y los sindicatos convocan una manifestación con motivo del Día de Andalucía, que suele ser reivindicativa y muy alejada del tono institucional de la entrega de medallas o del pleno del Parlamento. Esta vez se desistió por la pandemia, aunque PP y PSOE sí conmemoraron en días previos el 28-F en sitios con limitación de aforo. Unidas Podemos por Andalucía, la nueva marca de la confluencia en la comunidad ha convocado un encuentro en Málaga con una veintena de participantes, entre ellos el coordinador federal de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón.

En el mitin de Vox, que tenía como meta denunciar “la falacia autonomista”, su secretaria general en el Congreso, Macarena Olona, ha asegurado que el 28 de febrero “sentó las bases de lo que ha sido un régimen de corrupción, paro y miseria; de una Administración sobredimensionada incapaz de dar respuesta a los problemas reales de los andaluces”. El portavoz parlamentario de Vox Andalucía, Alejandro Hernández, ha aprovechado para exigir a PP y Ciudadanos, los partidos coaligados en el Gobierno andaluz, que cumplan el acuerdo que permitió la investidura de Moreno como presidente de la Junta. Estos supuestos incumplimientos es lo que ha llevado a la formación de Santiago Abascal a anunciar que no apoyarán más iniciativas de los partidos gubernamentales en el Parlamento. Desde el Gobierno se trabaja para revertir esta situación. “No vamos a apoyar ninguna iniciativa que no se ciña a eso y que pretenda como hasta ahora, hacer seguidismo de las políticas de [Pedro] Sánchez e [Pablo] Iglesias, basadas en la restricción de derechos y libertades”, ha dicho.

En el otro extremo político del arco parlamentario andaluz, Unidas Podemos por Andalucía ha aprovechado el 28 de febrero para estrenar marca electoral en un acto celebrado en Málaga. El mitin ha servido también para exigir al PSOE de Sánchez el cumplimiento de los acuerdos firmados con Pablo Iglesias, algunos de ellos en dique seco como las leyes trans y de la Vivienda. Garzón utilizó la célebre frase del líder comunista Julio Anguita, “programa, programa, programa”, como una manera de recordar que lo firmado es un contrato que se adquiere ante la ciudadanía. A esta frase se han acogido también la secretaria de Estado y dirigente de Podemos, Noelia Vera, el coordinador de IU Andalucía, Toni Valero, y el secretario general del PCA, Ernesto Alba. Estos últimos han destacado la necesidad de tener una militancia organizada y unida en torno a un proyecto político, después de vivir unos meses explosivos con la salida de los Anticapitalistas de Teresa Rodríguez de Podemos y, posteriormente, del grupo parlamento de Adelante Andalucía al declararlos tránsfugas. “No se cambia Andalucía con geranios y peinetas, se cambia con organización y propuesta política”, dijo Alba. Es una expresión habitual en los discursos de los dirigentes de IU que dirigían a los últimos gobiernos socialistas y ahora también a sus excompañeros.

Leave a Reply