Las noticias

Miguel Urdangarin cumple 18 años aislado en Ginebra con su madre y hermanos

Miguel Urdagarin, el hijo menor de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, cumple este jueves 18 años. Lo hace en Ginebra, acompañado de todos sus hermanos —Juan, Pablo e Irene— y de su madre. La infanta ha reunido a sus hijos en el que es su hogar desde hace casi siete años para pasar este periodo de aislamiento a causa del coronavirus. Juan ha regresado desde Madrid, donde pasaba mucho tiempo tras una estancia en Londres, y Pablo lo ha hecho desde Alemania, donde además de estudiar jugaba al balonmano. Miguel e Irene, en cambio, siempre han estado junto a la infanta desde que Urdangarin ingresó en prisión en junio de 2018.

Miguel, el quinto nieto de los reyes eméritos, recibió el sacramento del bautismo en una ceremonia de carácter familiar celebrada en los jardines del palacio de la Zarzuela en junio del año 2002. Fue apadrinado por su tío materno, el entonces príncipe Felipe, y por su tía Lucía Urdangarin, hermana menor de su padre, en una ceremonia oficiada por el cardenal Antonio María Rouco Varela. Al acto religioso asistieron el entonces el presidente del Gobierno, José María Aznar, y su esposa, Ana Botella.

A partir del 11 de mayo, Suiza entrará en la fase 2 de la desescalada, lo que supone la apertura de las escuelas de educación obligatoria, de primero a noveno. Y a partir del 8 de junio entrarán en fase 3, lo que implica la apertura de todos los centros de educación. De este modo, los dos hijos menores de la infanta Cristina volverán pronto al colegio, si las previsiones se mantienen. Hay que tener en cuenta, además, que Miguel está en el último curso de bachillerato y el año próximo empezará sus estudios universitarios. El joven obtiene muy buenas notas. De carácter tranquilo y muy educado, ha sido un gran apoyo para su madre en estos tiempos. Debe su nombre a su tío paterno y se mantiene muy cercano a Irene, la pequeña de la familia.

Cristina de Borbón lleva dos meses sin poder visitar a su esposo en la cárcel de Brieva, donde permanece preso desde junio de 2018. Por la aparición de la pandemia ha perdido el derecho a salir dos veces en semana a tareas de voluntariado y a disfrutar de permisos. Cuando la situación sanitaria mejore recuperará estos beneficios. En la cárcel, Urdangarin ha recibido la visita de sus hijos en el tiempo en que lleva aislado. Ahora mantiene la comunicación telefónica.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply